Artículos

Crónicas reales portuguesas medievales: temas en un discurso de identidad y poder

Crónicas reales portuguesas medievales: temas en un discurso de identidad y poder

Crónicas reales portuguesas medievales: temas en un discurso de identidad y poder

Por Bernardo Vasconcelos e Sousa

Revista electrónica de historia portuguesa, Volumen 5: 2 (2007)

Resumen: Recién en el siglo XV las crónicas reales portuguesas asumen su propia forma inequívoca. El siguiente texto los analiza como un discurso sobre la identidad y el poder de la Corona. Se seleccionan tres temas por su importancia y prominencia. Estos temas son el territorio objeto de observación, el tema central de la narrativa y la pregunta de los autores de los relatos historiográficos, o más bien la posición en la que se ubican los cronistas y la perspectiva que adoptan para su descripción de los hechos.

Introducción: El género de la crónica real medieval constituye un tipo certero de historiografía en forma narrativa, promovida por la Corona y en la que el protagonista central es la monarquía (habitualmente el propio rey, su máximo exponente). Por tanto, el discurso se centra en las hazañas del monarca y en la historia de la institución real que encarnan el rey y su respectiva dinastía. En términos generales, el foco es el de una historia política tanto en términos de los temas predominantes de la crónica (acciones del rey, guerra, paz, justicia, etc.) como en términos de sus objetivos. Enfatiza la "bondad" del monarca y sirve como una disculpa por las acciones del soberano y la Corona. Como tal, la crónica real es también uninstrumento de poder, afirmando la autoridad de la monarquía y contribuyendo a la legitimación de esa misma autoridad.
En Portugal, las crónicas reales como tales comenzaron y cobraron importancia a partir de principios del siglo XV, estando estrechamente ligadas a la nueva dinastía Avis, que comenzó con João I (1385-1433). Es cierto, sin embargo, que existen algunos ejemplos historiográficos previos de los que se puede decir que presagian el surgimiento del género. El ejemplo más famoso que puede citarse como antecedente es elCrónica Geral de Espanha de 1344, no tanto porque fue escrito por un bastardo real, Pedro Afonso, conde de Barcelos e hijo del rey Dinis (1297-1325), sino por la forma en que claramente delimita el reino portugués de su vecino, Castilla, y el realzado valor que atribuye a la monarquía portuguesa, que se trata de forma autónoma en el contexto de la Península Ibérica. Sin embargo, las concepciones de una nobleza feudal a menudo se superponen aquí a lo que podemos llamar la ideología monárquica.

Es, por tanto, sólo en el siglo XV (siguiendo el llamadoCrónica de Portugal de 1419) que las crónicas reales portuguesas asumen su propia forma inequívoca. En nuestro análisis de ellos como discurso de la identidad y el poder de la Corona, solo se han seleccionado tres temas que, por su importancia y prominencia, realzan esta característica. Estos temas son losterritorio, que es un objeto de observación, la centralsujeto de la narrativa y, finalmente, la cuestión de laautores de los relatos historiográficos, o más bien la posición en la que se sitúan los cronistas y la perspectiva que adoptan para sus descripciones de los hechos.


Ver el vídeo: Canarias Amazigh, las entrevistas completas: Sergio Baucells (Mayo 2021).