Artículos

Gobernar por la razón natural: concepciones de la corrupción política en la Baja Edad Media y principios del Renacimiento

Gobernar por la razón natural: concepciones de la corrupción política en la Baja Edad Media y principios del Renacimiento

Gobernar por la razón natural: concepciones de la corrupción política en la Baja Edad Media y principios del Renacimiento

Por Manuhuia Barcham

Corrupción: ampliar el enfoque, editado por Manuhuia Barcham, Barry Hindess y Peter Larmour (Universidad Nacional de Australia, 2012)

Introducción: Este artículo sostiene que, aproximadamente desde el siglo XI d.C., un nuevo y distintivo modelo de corrupción acompañó el redescubrimiento y una mayor disponibilidad de una serie de textos e ideales clásicos, en particular los de Cicerón y los juristas romanos. Este nuevo modelo de corrupción acompañó un renovado énfasis en los ideales clásicos en la teorización de lo político, y un posterior cambio en la forma en que se concibió la vida política en Europa. Combinando el enfoque cristiano medieval en la importancia de los valores morales con el énfasis clásico en el valor de la razón, esta tradición fusionó la razón política y moral de tal manera que se volvieron conceptualmente idénticos e indistinguibles entre sí. La política se veía así como una comunidad cristiana que vivía bajo leyes acordadas a través de la razón, gobernada en nombre del bien común por un gobernante que estaba obligado y constreñido por estas mismas leyes. En este nuevo modelo conceptual, la corrupción se percibía en gran medida en términos de las consecuencias adversas de acciones que ocurrían sin tener en cuenta la razón natural, en contraste con el anterior enfoque agustiniano que veía toda nuestra vida terrena como corrupta y sin posibilidad de redención.

Tras el colapso del Imperio Romano Occidental en el siglo V, un enfoque agustiniano del concepto de lo político como orden proporcionó el marco más influyente dentro del cual se discutió y estudió la vida política en la Europa cristiana. El trabajo de Agustín presentó una teoría política que colocó las instituciones políticas terrenales dentro del contexto de la teología cristiana. Probablemente, su desviación más radical de la tradición clásica consistió en repensar el papel de la política y las instituciones políticas en los asuntos humanos. Agustín consideró la vida terrenal a raíz de la Caída como inherentemente corrupta. Se diferenciaba de las concepciones clásicas anteriores al ver la política y la vida política como males necesarios para lograr una apariencia de orden en la vida terrenal. En la obra de Agustín, la idea de la "buena" vida que se puede lograr en la tierra, tan importante para las concepciones clásicas de lo político o su corrupción, se eliminó del vocabulario del discurso político europeo. Para Agustín, la política se preocupaba simplemente por preservar la paz y el orden externos, no por moldear el carácter moral de los ciudadanos. En el mejor de los casos, todo lo que podían hacer las leyes era asegurar el orden cívico. Es este trasfondo agustiniano el que proporcionó el marco para gran parte del pensamiento político en la Europa medieval.


Ver el vídeo: La política De La Edad Media (Mayo 2021).