Artículos

Historia de Guatemala - Historia

Historia de Guatemala - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La civilización maya floreció en gran parte de Guatemala y la región circundante mucho antes de la llegada de los españoles, pero ya estaba en declive cuando los mayas fueron derrotados por Pedro de Alvarado en 1523-24. Durante el dominio colonial español, la mayor parte de Centroamérica quedó bajo el control de la Capitanía General de Guatemala.

La primera capital colonial, Ciudad Vieja, fue arruinada por inundaciones y un terremoto en 1542. Los sobrevivientes fundaron Antigua, la segunda capital, en 1543. En el siglo XVII, Antigua se convirtió en una de las capitales más ricas del Nuevo Mundo. Siempre vulnerable a erupciones volcánicas, inundaciones y terremotos, Antigua fue destruida por dos terremotos en 1773. Los restos de su arquitectura colonial española se han conservado como monumento nacional. La tercera capital, Ciudad de Guatemala, fue fundada en 1776, luego de que Antigua fuera abandonada.

Guatemala se independizó de España el 15 de septiembre de 1821; se convirtió brevemente en parte del Imperio Mexicano y luego, durante un período, perteneció a una federación llamada Provincias Unidas de Centroamérica. Desde mediados del siglo XIX hasta mediados de la década de 1980, el país atravesó una serie de dictaduras, insurgencias (particularmente a partir de la década de 1960), golpes de estado y períodos de gobierno militar con solo períodos ocasionales de gobierno representativo.

1944 hasta 1986
En 1944, la dictadura del general Jorge Ubico fue derrocada por los "Revolucionarios de Octubre", un grupo de militares disidentes, estudiantes y profesionales liberales. Un presidente civil, Juan José Arévalo, fue elegido en 1945 y ocupó la presidencia hasta 1951. Las reformas sociales iniciadas por Arévalo fueron continuadas por su sucesor, el coronel Jacobo Arbenz. Arbenz permitió que el Partido Laborista guatemalteco comunista obtuviera estatus legal en 1952. A mediados del mandato de Arbenz, los comunistas controlaban organizaciones campesinas clave, sindicatos y el partido político gobernante, ocupando algunos puestos clave del gobierno. A pesar del apego de la mayoría de los guatemaltecos a los ideales originales del levantamiento de 1944, algunos líderes del sector privado y el ejército vieron las políticas de Arbenz como una amenaza. El ejército se negó a defender al gobierno de Arbenz cuando un grupo respaldado por Estados Unidos liderado por el coronel Carlos Castillo Armas invadió el país desde Honduras en 1954 y rápidamente se hizo cargo del gobierno. El general Miguel Ydígoras Fuentes tomó el poder en 1958 tras el asesinato del coronel Castillo Armas.

En respuesta al gobierno cada vez más autocrático de Ydígoras Fuentes, un grupo de oficiales militares subalternos se rebeló en 1960. Cuando fracasaron, varios se escondieron y establecieron estrechos vínculos con Cuba. Este grupo se convirtió en el núcleo de las fuerzas que estuvieron en insurrección armada contra el gobierno durante los siguientes 36 años. Cuatro principales grupos guerrilleros de izquierda, el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), la Organización Revolucionaria del Pueblo Armado (ORPA), las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) y el Partido Laborista Guatemalteco (PGT), llevaron a cabo un sabotaje económico. y atacaron instalaciones gubernamentales y miembros de las fuerzas de seguridad gubernamentales en ataques armados. Estas organizaciones se combinaron para formar la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) en 1982. Al mismo tiempo, grupos de autoproclamados autoproclamados de extrema derecha, incluido el Ejército Secreto Anticomunista (ESA) y la Mano Blanca, torturaron y asesinaron a estudiantes, profesionales y campesinos sospechosos de participar en actividades de izquierda.

Poco después de que el presidente Julio César Méndez Montenegro asumiera el cargo en 1966, el ejército lanzó una importante campaña de contrainsurgencia que disolvió en gran medida el movimiento guerrillero en el campo. La guerrilla luego concentró sus ataques en la ciudad de Guatemala, donde asesinaron a muchas figuras destacadas, incluido el embajador estadounidense John Gordon Mein en 1968. Entre 1966 y 1982, hubo una serie de gobiernos militares o dominados por militares.

El 23 de marzo de 1982, tropas del ejército comandadas por oficiales subalternos dieron un golpe de estado para evitar la toma del poder por el general Ángel Aníbal Guevara, el candidato escogido por el presidente saliente y general Romeo Lucas García. Denunciaron la victoria electoral de Guevara como fraudulenta. Los golpistas pidieron al general retirado Efraín Ríos Montt que negociara la salida de Lucas y Guevara. Ríos Montt había sido el candidato del Partido de la Democracia Cristiana en las elecciones presidenciales de 1974 y se consideraba que se le había negado su propia victoria mediante un fraude.

Ríos Montt era en ese momento un pastor laico en la "Iglesia de la Palabra" protestante evangélica. En su discurso inaugural de 1982, afirmó que su presidencia fue el resultado de la voluntad de Dios. Formó una junta militar de tres miembros que anuló la constitución de 1965, disolvió el Congreso, suspendió los partidos políticos y canceló la ley electoral. Después de unos meses, Ríos Montt destituyó a sus colegas de la junta y asumió el título de facto de "Presidente de la República".

Las fuerzas guerrilleras y sus aliados de izquierda denunciaron a Ríos Montt. Ríos Montt buscó derrotar a la guerrilla con acciones militares y reformas económicas; en sus palabras, "rifles y frijoles". En mayo de 1982, la Conferencia de Obispos Católicos acusó a Ríos Montt de ser responsable del aumento de la militarización del país y de las continuas masacres militares de civiles. El general Ríos Montt fue citado en el New York Times del 18 de julio de 1982 diciendo a una audiencia de indígenas guatemaltecos: "Si estás con nosotros, te daremos de comer; si no, te mataremos".

El gobierno comenzó a formar patrullas de defensa civil locales (PAC). La participación era en teoría voluntaria, pero en realidad, muchos guatemaltecos, especialmente en el noroeste densamente indígena, no tuvieron más remedio que unirse a las PAC o a la guerrilla. El ejército de reclutas de Ríos Montt y las PAC recapturaron esencialmente todo el territorio guerrillero; la actividad guerrillera disminuyó y se limitó en gran medida a operaciones de asalto y fuga. Sin embargo, Ríos Montt obtuvo esta victoria parcial a un costo enorme en muertes de civiles.

La breve presidencia de Ríos Montt fue probablemente el período más violento del conflicto interno de 36 años, que resultó en alrededor de 200.000 muertes de civiles indígenas en su mayoría desarmados. Aunque las guerrillas de izquierda y los escuadrones de la muerte de derecha también participaron en ejecuciones sumarias, desapariciones forzadas y tortura de no combatientes, la gran mayoría de las violaciones de derechos humanos fueron llevadas a cabo por el ejército guatemalteco y las PAC que controlaban. El conflicto interno se describe con gran detalle en los informes de la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) y la Oficina Arzobispal de Derechos Humanos (ODHAG). La CEH estima que las fuerzas gubernamentales fueron responsables del 93% de las violaciones; ODHAG estimó anteriormente que las fuerzas gubernamentales eran responsables del 80%.

El 8 de agosto de 1983, Ríos Montt fue depuesto por su propio ministro de Defensa, el general Oscar Humberto Mejía Victores, quien lo sucedió como presidente de facto de Guatemala. Mejía justificó su golpe diciendo que "fanáticos religiosos" estaban abusando de sus posiciones en el gobierno y también por "corrupción oficial". Siete personas murieron en el golpe, aunque Ríos Montt sobrevivió para fundar un partido político (el Frente de la República de Guatemala) y ser elegido Presidente del Congreso en 1995 y 2000. Conciencia en los Estados Unidos del conflicto en Guatemala y su dimensión étnica , aumentó con la publicación en 1983 del libro I, Rigoberta Menchú, Una mujer indígena en Guatemala. El libro relata la vida del personaje principal, una joven cuyas experiencias de vida a menudo trágicas reflejan las experiencias comunes a muchos pueblos indígenas que sufren las injusticias de esa nación.

El general Mejía permitió un retorno controlado a la democracia en Guatemala, comenzando con las elecciones del 1 de julio de 1984 para una Asamblea Constituyente para redactar una constitución democrática. El 30 de mayo de 1985, luego de 9 meses de debate, la Asamblea Constituyente terminó de redactar una nueva constitución, que entró en vigencia de inmediato. Vinicio Cerezo, político civil y candidato presidencial del Partido de la Democracia Cristiana, ganó la primera elección realizada bajo la nueva constitución con casi el 70% de los votos y asumió el cargo el 14 de enero de 1986.

1986 hasta 2003
Tras su inauguración en enero de 1986, el gobierno civil del presidente Cerezo anunció que sus principales prioridades serían poner fin a la violencia política y establecer el estado de derecho. Las reformas incluyeron nuevas leyes de habeas corpus y amparo (protección ordenada por la corte), la creación de un comité legislativo de derechos humanos y el establecimiento en 1987 de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos. La Corte Suprema también se embarcó en una serie de reformas para combatir la corrupción y mejorar la eficiencia del sistema legal. Con la elección de Cerezo, los militares dejaron de gobernar y volvieron al papel más tradicional de brindar seguridad interna, específicamente combatiendo a los insurgentes armados. Los primeros 2 años de la administración de Cerezo se caracterizaron por una economía estable y una marcada disminución de la violencia política.

El personal militar descontento hizo dos intentos de golpe en mayo de 1988 y mayo de 1989, pero el liderazgo militar apoyó el orden constitucional. Se criticó duramente al gobierno por su falta de voluntad para investigar o enjuiciar casos de violaciones de derechos humanos. Los últimos 2 años del gobierno de Cerezo también estuvieron marcados por una economía en decadencia, huelgas, marchas de protesta y acusaciones de corrupción generalizada. La incapacidad del gobierno para hacer frente a muchos de los problemas de la nación, como la mortalidad infantil, el analfabetismo, los servicios sociales y de salud deficientes y los crecientes niveles de violencia, contribuyeron al descontento popular.

Las elecciones presidenciales y parlamentarias se llevaron a cabo el 11 de noviembre de 1990. Luego de una segunda vuelta, Jorge Serrano asumió el cargo el 14 de enero de 1991, completando así la primera transición de un gobierno civil elegido democráticamente a otro. Debido a que su Partido Movimiento de Acción Solidaria (MAS) obtuvo solo 18 de los 116 escaños en el Congreso, Serrano entró en una tenue alianza con los Demócratas Cristianos y la Unión Nacional del Centro (UCN).

El historial de la administración Serrano fue desigual. Tuvo cierto éxito en la consolidación del control civil sobre el ejército, reemplazando a varios oficiales superiores y persuadiendo a los militares para que participaran en las conversaciones de paz con la URNG. Serrano dio el paso políticamente impopular de reconocer la soberanía de Belice. El gobierno de Serrano revirtió la caída económica que había heredado, reduciendo la inflación e impulsando el crecimiento real.

El 25 de mayo de 1993, Serrano disolvió ilegalmente el Congreso y la Corte Suprema y trató de restringir las libertades civiles, supuestamente para combatir la corrupción. El "autogolpe" (o golpe de Estado autoiniciado) fracasó debido a las fuertes protestas unificadas de la mayoría de los elementos de la sociedad guatemalteca, la presión internacional y la aplicación por parte del ejército de las decisiones de la Corte de Constitucionalidad, que falló en contra del intento de toma de posesión. Ante esta resistencia, Serrano huyó del país.

El 5 de junio de 1993 el Congreso, de conformidad con la constitución de 1985, eligió al Defensor del Pueblo, Ramiro De León Carpio, para completar el período presidencial de Serrano. De León, no afiliado a ningún partido político y carente de base política pero con fuerte apoyo popular, lanzó una ambiciosa campaña anticorrupción para "depurar" el Congreso y la Corte Suprema, exigiendo la renuncia de todos los miembros de los dos órganos.

A pesar de la considerable resistencia del Congreso, la presión presidencial y popular condujo a un acuerdo en noviembre de 1993 negociado por la Iglesia Católica entre la administración y el Congreso. Este paquete de reformas constitucionales fue aprobado por referéndum popular el 30 de enero de 1994. En agosto de 1994, se eligió un nuevo Congreso para completar el período pendiente. Controlado por los partidos anticorrupción, el populista Frente Republicano Guatemalteco (FRG) encabezado por el ex-Gen. Efraín Ríos Montt, y el Partido de Avance Nacional (PAN) de centroderecha, el nuevo Congreso comenzó a alejarse de la corrupción que caracterizaba a sus predecesores.

Bajo De León, el proceso de paz, ahora gestionado por las Naciones Unidas, tomó nueva vida. El gobierno y la URNG firmaron acuerdos sobre derechos humanos (marzo de 1994), reasentamiento de personas desplazadas (junio de 1994), esclarecimiento histórico (junio de 1994) y derechos indígenas (marzo de 1995). También lograron avances significativos en un acuerdo socioeconómico y agrario. En noviembre de 1995 se llevaron a cabo elecciones nacionales para la presidencia, el Congreso y los cargos municipales. Con casi 20 partidos compitiendo en la primera vuelta, la elección presidencial se redujo a una segunda vuelta el 7 de enero de 1996 en la que el candidato del PAN Álvaro Arzú derrotó a Alfonso Portillo de la FRG por poco más del 2% de los votos. Arzu ganó por su fuerza en la Ciudad de Guatemala, donde anteriormente se había desempeñado como alcalde, y en el área urbana circundante. Portillo ganó todos los departamentos rurales excepto Petén. Bajo la administración de Arzu, se concluyeron las negociaciones de paz y el gobierno firmó acuerdos de paz que pusieron fin al conflicto interno de 36 años en diciembre de 1996. La situación de los derechos humanos también mejoró durante el mandato de Arzu, y se tomaron medidas para reducir la influencia de los militares en el país. asuntos.

Guatemala celebró elecciones presidenciales, legislativas y municipales el 7 de noviembre de 1999 y una segunda vuelta de las elecciones presidenciales el 26 de diciembre. En la primera vuelta, el Frente Republicano Guatemalteco (FRG) obtuvo 63 de 113 escaños legislativos, mientras que el Partido de Avance Nacional (PAN) ganó 37. La New Nation Alliance (ANN) obtuvo 9 escaños legislativos y tres partidos minoritarios ganaron los cuatro restantes. En la segunda vuelta del 26 de diciembre, Alfonso Portillo (FRG) obtuvo el 68% de los votos frente al 32% de Oscar Berger (PAN). Portillo llevaba los 22 departamentos y la Ciudad de Guatemala, que se consideraba el bastión del PAN. Portillo fue criticado durante la campaña por su relación con el presidente del FRG, el ex general Efraín Ríos Montt, el presidente de facto de Guatemala en 1982-83. Muchos denunciaron que algunas de las peores violaciones de derechos humanos del conflicto interno se cometieron bajo el gobierno de Ríos Montt. Sin embargo, el impresionante triunfo electoral de Portillo, con dos tercios de los votos en la segunda vuelta, le dio derecho a un mandato del pueblo para llevar a cabo su programa de reformas.

El presidente Portillo se comprometió a mantener fuertes lazos con Estados Unidos, fortalecer aún más la creciente cooperación de Guatemala con México y participar activamente en el proceso de integración en Centroamérica y el hemisferio occidental. A nivel nacional, prometió apoyar la liberalización continua de la economía, aumentar la inversión en capital humano e infraestructura, establecer un banco central independiente y aumentar los ingresos mediante una aplicación más estricta de la recaudación de impuestos en lugar de aumentar los impuestos. Portillo también prometió continuar el proceso de paz, nombrar un ministro de Defensa civil, reformar las Fuerzas Armadas, reemplazar el servicio militar presidencial de seguridad por uno civil y fortalecer la protección de los derechos humanos. Nombró un gabinete pluralista, que incluía a miembros indígenas y otros no afiliados al partido gobernante FRG.

El progreso en la implementación de la agenda de reformas de Portillo fue lento en el mejor de los casos, con la notable excepción de una serie de reformas patrocinadas por el Banco Mundial para modernizar la regulación bancaria y criminalizar el lavado de dinero. La administración logró algunos avances en temas como asumir la responsabilidad del Estado por casos pasados ​​de derechos humanos, apoyar los derechos humanos en foros internacionales y presionar reformas de derechos laborales, pero no logró mostrar avances significativos en la lucha contra la impunidad en casos pasados ​​de derechos humanos, reformas militares, y legislación para incrementar la participación política. Renunció al llamado Pacto Fiscal que se había establecido junto con grupos empresariales y de la sociedad civil para financiar las reformas solicitadas en los acuerdos de paz. Posteriormente, el gobierno se vio involucrado en una serie de escándalos de corrupción de alto nivel, ninguno de los cuales dio como resultado el enjuiciamiento exitoso de los responsables. Estados Unidos determinó en abril de 2003 que Guatemala no había cumplido de manera demostrable con sus compromisos internacionales contra el narcotráfico durante el año anterior. La popularidad del gobierno, medida por las encuestas de opinión, `` disminuyó constantemente a medida que se acumulaban pruebas de corrupción y mala gestión.

Una alta tasa de criminalidad y un problema de corrupción pública grave y cada vez más grave fueron motivo de preocupación para el Gobierno de Guatemala. Estos problemas, además de cuestiones relacionadas con el acoso y la intimidación, a menudo violentos, por parte de agresores desconocidos de activistas de derechos humanos, trabajadores judiciales, periodistas y testigos en juicios de derechos humanos, llevaron al gobierno a iniciar serios intentos en 2001 para abrir un diálogo nacional para discutir los considerables desafíos que enfrenta el país. Este diálogo no ha tenido lugar, a pesar de la creación del Foro de Guatemala, una coalición de intereses de la sociedad civil y el sector privado que pide reformas políticas.

Las elecciones nacionales se llevaron a cabo el 9 de noviembre de 2003. Oscar Berger Perdomo del partido Gran Alianza Nacional (GANA) ganó las elecciones, recibiendo el 54,1% de los votos. Su oponente, Alvarado Colom Caballeros del partido Unidad de la Nación para la Esperanza (UNE) obtuvo el 49,1% de los votos. El nuevo gobierno asumió el cargo el 14 de enero de 2004.


Ver el vídeo: Guadalupe Pineda - Historia De Un Amor (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Garmann

    Tu pensamiento es genial

  2. Bardolf

    Es reserva

  3. Gairbith

    Tengo un personaje CGI :)

  4. Burkhart

    Creo que cometes un error. Puedo defender la posición. Escríbeme por PM, nos comunicamos.



Escribe un mensaje