Artículos

San Cuthbert en Lindisfarne

San Cuthbert en Lindisfarne


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Cuthbert de Lindisfarne

Nuestro padre entre los santos Cuthbert de Lindisfarne, Taumaturgo de Gran Bretaña, fue un misionero monástico y obispo durante el siglo VII, en Escocia y el norte de Inglaterra. Es un santo muy venerado en Inglaterra. Su fiesta se celebra el 20 de marzo. El 4 de septiembre es la conmemoración de la traducción de sus reliquias a Durham.

No se sabe mucho sobre la juventud de Cuthbert. Varias veces, se ha pensado que era de origen irlandés, llamado "Mulloche" y descendiente de la realeza irlandesa, o de nacimiento en Northumbria de una familia inglesa acomodada, con entrenamiento de guerrero o de pastoreo de ovejas. Fue criado en las tierras bajas de Escocia por una viuda pobre llamada Kenswith. Su fecha de nacimiento se da como 634 o 635. Su curso en la vida parece haberse convertido en una experiencia cuando estaba cuidando ovejas una noche. Cuthbert vio luces en el cielo que interpretó como un ángel que descendía a la tierra y regresaba al cielo con el alma de San Aidan de Lindisfarne, a quien más tarde descubrió que había muerto esa noche, 31 de agosto de 651. A través de este evento decidió ir a la Abadía de Melrose en el río Tweed y convertirse en monje.

Cuthbert fue un monje en Melrose bajo St. Eata desde 651 hasta 661, donde el prior, St. Boisil, le enseñó las escrituras. En 661, se unió a un nuevo monasterio en Ripon, con St. Eata, donde fue el maestro invitado. Cuthbert regresó a Melrose, después de que el rey Alcfrid colocó a Ripon bajo el liderazgo de St. Wilfrid, y allí se convirtió en el prior después de la muerte de St. Boisil. Fue mientras estaba en Melrose cuando Cuthbert comenzó sus esfuerzos misioneros en toda Northumbria. Se enfermó de la plaga que era endémica en la zona y que había sido la causa de la muerte de Boisil. Mientras Cuthbert recuperó su salud en adelante se vio socavada.

En el Sínodo de Whitby en 664, se tomó la decisión de seguir las costumbres litúrgicas romanas introducidas por Agustín de Canterbury en lugar de las prácticas celtas que se seguían anteriormente. Mientras St. Colman, el obispo local, y sus monjes se negaron a aceptar la decisión del Sínodo de Whitby y se fueron a Irlanda, Cuthbert pareció haber aceptado la introducción de las prácticas romanas y se quedó. Cuthbert, entonces, siguió a su abad, St. Eata, de Melrose a Lindisfarne, donde se convirtió en prior y más tarde en abad.

Desde Lindisfarne, Cuthbert continuó su obra misional hacia el sur, hasta Northumberland y Durham. Cuthbert se había quedado fascinado con el mar y las tierras rocosas de Lindisfarne y anhelaba una vida solitaria allí. En 676, se dedicó activamente a esa vida retirándose a una cueva y poco después se mudó a una celda que construyó en la aislada isla de Inner Farne, al sur de Lindisfarne. Sin embargo, todavía lo buscaban. Después de ser implorado enérgicamente por el rey de Northumberland, Cuthbert, entre lágrimas, acordó aceptar la elección como obispo en 684. Aunque inicialmente estaba destinado a la sede de Hexham, Cuthbert intercambió sedes con St. Eata y fue consagrado obispo de Lindisfarne el 26 de marzo. , 685, el domingo de la Resurrección, por San Teodoro, Arzobispo de Canterbury, y por seis obispos en York.

Durante los siguientes dos años, Cuthbert, mientras mantenía una vida ascética, dirigió su diócesis cuidando a los enfermos, distribuyendo limosnas, haciendo los muchos milagros que le valieron el título de Taumaturgo de Gran Bretaña. Luego, durante la temporada navideña del 686, con una salud en declive, renunció a su cargo y se retiró a su celda en la isla Inner Farne, donde reposó el 20 de marzo del 687.


San Cuthbert

Aunque la tradición dice que Cuthbert era hijo de un rey irlandés, lo más probable es que haya nacido en las cercanías de Melrose, en la actual Escocia, de padres pobres. Ciertamente, sabemos que él cuidaba ovejas en las colinas sobre la abadía cuando era mayor.

El joven Cuthbert pudo haber sido influenciado por los monjes cercanos de Melrose Abbey en su elección de vocación cuando tenía dieciséis años recibió una visión del alma de San Aidan siendo llevado al cielo por ángeles. Esta visión pudo haberlo convencido de ingresar a las órdenes sagradas en Melrose, pero no se apresuró a cumplir su llamado.

En cambio, Cuthbert pasó varios años como soldado, probablemente al servicio del Reino de Northumbria contra los ataques del rey Penda de Mercia. Después de que terminó ese conflicto, Cuthbert ingresó al monasterio de Melrose, donde su devoción le valió grandes elogios. Cuando se fundó el monasterio de Ripon, fue Cuthbert quien actuó como maestro.

Fueron años de conflicto entre las tradiciones del Rito Celta y el Rito Romano en la Iglesia Católica. En 661 Ripon adoptó el enfoque romano, y Cuthbert y sus seguidores regresaron a Melrose. En 664 Cuthbert se convirtió en Prior de Melrose después de la muerte de Boisil.

Su reinado como prior no duró mucho en ese mismo año de 664 el Sínodo de Whitby resolvió la disputa en curso entre el cristianismo romano y celta a favor del primero. Cuthbert accedió a la decisión del Sínodo y adoptó el gobierno romano. Fue enviado al Priorato de Lindisfarne para facilitar la transición a la tradición romana en esa casa.

Cuthbert fue una elección perfecta para un papel tan sensible, su reputación de devoción y santidad, y el hecho de que él mismo se había criado en la tradición celta y ahora apoyaba el dominio romano hizo que su liderazgo amable fuera ideal para el trabajo en cuestión. Pasó gran parte de su tiempo en Lindisfarne evangelizando entre la gente de la zona y ejerciendo el tacto y la paciencia por los que era conocido para liderar la conversión al cristianismo romano.

Sin embargo, el tiempo de Cuthbert en Lindisfarne fue corto. Deseaba la paz de una vida de contemplación, y en 676 el abad le concedió permiso para retirarse y dedicarse a la vida sencilla de ermitaño. No se sabe exactamente dónde eligió Cuthbert para su retiro. Algunas tradiciones dicen que el lugar era el islote rocoso de la isla de St. Cuthbert, cerca de Lindisfarne. Otras tradiciones lo ubican en St. Cuthbert's Cave, cerca de Howburn. En cualquier caso, no se quedó mucho tiempo y pronto se trasladó a Farne Island, frente a Bamburgh.

Después de varios años de vida austera en Farne, Cuthbert fue persuadido a regañadientes de volver a un papel más activo en la iglesia y se convirtió en obispo de Lindisfarne. Su consagración se llevó a cabo en York en la Pascua de 685. Regresó a Lindisfarne, pero su tiempo fue corto. En la Navidad de 686 sintió que se acercaba la muerte, y Cuthbert renunció a su sede y regresó a Farne Island. Murió el 20 de marzo de 687.

Pero la historia de Cuthbert no termina ahí. Fue enterrado en Lindisfarne Priory, donde su tumba se convirtió rápidamente en un imán para los peregrinos. De hecho, se informó de milagros en su tumba, tan numerosos fueron los milagros reportados que Cuthbert fue llamado el "trabajador de las maravillas de Inglaterra".

En 875, los monjes de Lindisfarne se alarmaron ante la amenaza de una invasión danesa. Huyeron de la isla, llevándose consigo sus posesiones más preciadas, incluidas las reliquias de San Cuthbert. Los monjes de Lindisfarne vagaron durante siete años completos, arrastrando los huesos del santo con ellos, hasta que en 883 les dieron una iglesia en Chester-le-Street, cerca de Durham. Irónicamente, su benefactor era un rey danés que se había convertido al cristianismo.

A finales del siglo X amenazó con una nueva invasión danesa, por lo que los huesos de Cuthbert se trasladaron de nuevo, esta vez a Ripon, más de 300 años después de haber llegado por primera vez a la gran abadía como maestro. Después de solo unos meses en Ripon, Cuthbert fue una vez más llevado. La intención era devolver al santo a Chester-le-Street, pero en el camino los huesos yacían en Durham, donde aparentemente se mostraron carteles que indicaban que este era el lugar donde el santo deseaba ser enterrado.

Se construyeron una serie de iglesias para albergar las reliquias. La primera iglesia de piedra se construyó en el lugar de la actual catedral, y fue consagrada alrededor de 999. Durante el "Arrenamiento del Norte" de Guillermo el Conquistador (1069), los huesos se trasladaron a Lindisfarne por seguridad, pero pronto regresaron a Durham.

En 1104 finalmente se trasladaron a la nueva catedral de Durham, donde se había preparado un santuario adecuado. Durante este movimiento final, se encontró que el cuerpo estaba incorrupto (es decir, perfectamente conservado) al igual que la cabeza de St. Oswald, que había sido colocada con el cuerpo de Cuthbert por seguridad. Es a partir de este punto que se adoptó la cabeza de St. Oswald como símbolo de St. Cuthbert.

A lo largo de la Edad Media, el santuario de Cuthbert siguió siendo uno de los lugares de peregrinación más populares del norte de Inglaterra. Durante la Reforma inglesa, la tumba de Cuthbert fue saqueada, pero parece que los monjes tenían una advertencia y habían escondido el cuerpo de Cuthbert. En 1827 se encontró una tumba secreta en la Catedral. ¿Estaba el cuerpo contenido en él el cuerpo de St. Cuthbert? La cuestión nunca se ha resuelto adecuadamente, aunque los huesos ahora se muestran como auténticos dentro de la catedral.

San Cuthbert también está asociado con los Evangelios de Lindisfarne. Este manuscrito iluminado fue realizado por Eadfrid, obispo de Lindisfarne, en el siglo VIII. Es sin duda uno de los mejores ejemplos que se conservan de la caligrafía y la ilustración celtas tradicionales. Eadfrid colocó el evangelio en el santuario de Cuthbert, donde permaneció hasta que los monjes huyeron del priorato.

En un cuento encantador, que debería ser cierto incluso si no lo es, el evangelio se perdió por la borda cuando los monjes cruzaron el Mar de Irlanda. Mientras los monjes se desesperaban, una visión de Cuthbert apareció ante ellos y les dijo dónde encontrar el libro. Fue encontrado en la orilla tres días después, en el lugar predicho por Cuthbert, intacto salvo por algunas pequeñas manchas del agua de mar. Cuando más tarde se analizó el evangelio (ahora en el Museo Británico), se encontró marcado con manchas que parecen provenir de agua salada. Entonces, el cuento romántico contiene más que un poco de verdad.


Un retiro a la soledad

Sin embargo, el tiempo de Cuthbert en Lindisfarne fue breve. Deseaba la paz de una vida de contemplación, y en 676 se le concedió el permiso para retirarse y emprender la vida sencilla de ermitaño. No se sabe exactamente dónde eligió Cuthbert para su retiro. Algunas tradiciones dicen que el lugar era el islote rocoso de la isla de St Cuthbert, cerca de Lindisfarne. Otras tradiciones lo sitúan en St Cuthbert's Cave, cerca de Howburn. En cualquier caso, no se quedó mucho tiempo y pronto se trasladó a Farne Island, frente a Bamburgh, que era más remota.


Pastor, Soldado, Prior, Santo

San Cuthbert, el pastor

Cuthbert, como muchos santos, es un hombre de leyenda y los detalles de su nacimiento no son una excepción. Si bien el registro histórico, o la falta de él, explica la discrepancia en las fechas (634 o 635), lo más probable es que sea la leyenda la que nos da la historia de una herencia real (a menudo se rumorea que Cuthbert es el hijo de un rey irlandés).

Al igual que el rey bíblico David, Cuthbert ayudó a criar ovejas cuando era niño. Sin duda, esta tarea le venía bien al joven Cuthbert, ya que era un alma compasiva que mostraba bondad tanto con los humanos como con los animales. Un presagio de lo que vendría, cada vez que Cuthbert apartaba la mirada de sus ovejas, el monasterio de Melrose estaba allí en el horizonte. Al igual que el rey David, Cuthbert fue apartado para lograr grandes cosas. La señal vino, no a través de una unción de aceite, sino supuestamente, a través de una deslumbrante visión en la noche.

La visión tuvo lugar en agosto de 651. El significado de la fecha puede que no lo entendamos ahora, pero fue una época bulliciosa para las fronteras escocesas y el norte de Inglaterra: hostilidades paganas, el asalto de un castillo, el asesinato de un rey, y la muerte de un querido monje misionero. El monje se llamaba Aidan. También fue el fundador del monasterio en Lindisfarne y se le atribuye la restauración del cristianismo en Northumbria. Su muerte fue un reflejo de su vida: falleció en la noche apoyado en la pared de la iglesia local. Era la noticia de este monje, incluso más que los rumores de guerra, lo que sacudiría a Cuthbert hasta la médula.

De vuelta en Melrose, Cuthbert vigilaba a su rebaño por la noche, la misma noche de la muerte de Aidan. Entonces, de repente, según lo registrado por el venerable Beda, un largo haz de luz iluminó la noche, interrumpiendo las diligentes oraciones de Cuthbert y sorprendiendo a las ovejas. Cuthbert observó atentamente cómo aparecía una hueste celestial que descendía a la tierra para reunir a otro espíritu entre ellos. Este espíritu, quienquiera que fuera, era notablemente brillante, y los ángeles los escoltaron a su hogar celestial, dejando atrás solo la luz de las estrellas parpadeantes.

No hace falta decir que Cuthbert estaba atónito. Sin embargo, el asunto quedó claro para él a la mañana siguiente, cuando se enteró de la muerte de Aidan, creyó haber visto cómo el alma de Aidan era llevada al cielo. Fue en ese momento que supo que el monasterio ya no sería una sombra en el horizonte sino su hogar.

San Cuthbert, el soldado

Desafortunadamente, los rumores de guerra se hicieron realidad, alejando a Cuthbert de su vocación por un tiempo mientras servía en el ejército. Se desconocen sus acciones precisas en el ejército de Northumbria, pero se cree que participó en sus batallas contra Mercia, el enemigo pagano y amargo rival de Northumbria. Sobrevivir incluso a una sola batalla de la época fue una hazaña en sí misma. La guerra fue constante y cargada de derramamiento de sangre, frenética con espadas y aterradora en su total brutalidad. Para el pastorcillo que prefería ofrecer oraciones a Dios, debe haber sido una perspectiva sombría ofrecer almas paganas al filo de una espada. Quizás incluso más inquietantes para Cuthbert hubieran sido los numerosos informes de monjes asesinados, las personas a las que deseaba tan desesperadamente unirse. No es de extrañar que Beda dijera de él que "prefería el monasterio al mundo".

San Cuthbert el monje

Después de la guerra, Cuthbert finalmente pudo unirse a la vida monástica a la que se sintió llamado, y viajó varios días para llegar a Melrose. Era invierno, y uno puede imaginarse copos de nieve pegados a su capa, cómodamente envueltos sobre sus hombros. Cabalgaba por un largo tramo de camino sin habitantes, él y su caballo eran los únicos seres vivos que vagaban por la fría tierra ese día. No tenía más comida con él, y no había casa donde pudiera mendigar refugio. Cuthbert miró a lo lejos y vio una cabaña de pastor en ruinas.

Mientras Cuthbert se refugió allí para pasar la noche, uno debe preguntarse si pensó en sus propios días de pastoreo, que debieron parecer una eternidad atrás, una paz imposible, después de la experiencia de la guerra. Cuando Cuthbert se dispuso a descansar un poco, dijo sus oraciones, luego tomó un puñado de paja del techo de paja para alimentar a su caballo, con el estómago vacío y gruñendo. La leyenda dice que de la paja cayó a sus pies un bulto de tela que contenía pan y carne recién horneados. Cuthbert dio gracias al Señor por Su provisión milagrosa, luego se dice que partió la hogaza de pan con su caballo, en lugar de alimentarlo con paja rancia.

Con el estómago lleno y el corazón calentado, Cuthbert y su caballo desafiaron el clima invernal una vez más y llegaron a su destino: el monasterio de Melrose. Mientras Cuthbert cabalgaba hacia el monasterio, se dice que un monje en la puerta gritó: “¡Mirad! ¡Un siervo del Señor! " Habló con sinceridad, porque Cuthbert fue más allá de los deberes que se le presentaban: en oración, estudio y trabajo. Casi se puede escuchar a Bede reír cuando dice de Cuthbert: "¡Los superó bastante a todos!" Para Cuthbert no hubo competencia, aunque no estaba tratando de superar a nadie, solo estaba siendo él mismo. Se le ha descrito como afable, agradable e increíblemente manso cuando se le pide que divulgue sus experiencias milagrosas.

San Cuthbert, el prior

En 662, Cuthbert fue nombrado prior en Melrose después de que un ataque de peste hubiera matado al anterior anterior. Debe haber sido una experiencia agridulce para Cuthbert: habría estado dolido por la muerte de un amigo, pero tomando un rebaño bajo su protección y llegando a llamarlos suyos. Durante este tiempo de dificultades, Cuthbert también se enfermó. Al igual que sobrevivir a una batalla, sobrevivir a la plaga podría considerarse un milagro, ya que el 80 por ciento de los que la contrajeron moriría en ocho días. Tan pronto como Cuthbert se recuperó, salió al campo, ayudando a otras víctimas de la plaga. El ascenso de rango de monje a prior no había aumentado su orgullo sino su espíritu de sirviente.

Cuthbert siguió continuamente el mandato de Cristo de ir y predicar al mundo. Durante años viajó de aldea en aldea, sirviendo a la gente y predicando la Palabra de Dios; incluso viajó a las aldeas de montaña desamparadas que fácilmente podrían haber sido descuidadas. Cuthbert no solo viajó a esos lugares, sino que vivió entre la gente durante semanas, incluso un mes a la vez, demostrando el amor de Cristo a través de sus acciones, tanto como lo hizo a través de sus palabras. El hecho de que Cuthbert no discriminara entre ricos o pobres al brindar ayuda u orientación hizo que los que lo conocían lo quisieran aún más.

Mientras Cuthbert estaba en Melrose, sin embargo, hubo conflictos en la comunidad de la iglesia en general. Desde que todos pueden recordar, Northumbria había seguido las prácticas de la Iglesia Celta, pero luego el rey se casó con una mujer de la Iglesia Romana. Las dos iglesias parecían ser compatibles, pero terminaron teniendo algunas diferencias clave. La Iglesia celta favorecía la autonomía, tenía una fecha diferente de la Pascua, y las diferentes liturgias, estas cosas fueron vistas como especialmente problemáticas por la Iglesia Romana. Se formó un consejo para resolver el asunto y finalmente ganó la Iglesia Romana. Cuthbert, anteriormente celta, debió estar de acuerdo con el cambio, porque se le pidió que presentara las nuevas prácticas en Lindisfarne. Fue visto como un buen candidato para la tarea debido a su fuerte liderazgo, mostrando amorosamente el camino con la palabra y el ejemplo. Cuthbert aceptó la tarea y se convirtió en prior en el monasterio de Lindisfarne en 670.

Curiosamente, el alma que Cuthbert había visto ascender al cielo también estaba entrelazada con este siguiente paso en su viaje, porque Aidan había sido el primer obispo de Lindisfarne, quizás comenzando su mandato allí en el mismo momento en que nació Cuthbert. Este hecho no podía pasar desapercibido para Cuthbert, y podría haberlo aliviado en su decisión de dejar a su amada Melrose. Quizás sintió que era una renovación de esa señal deslumbrante que había recibido años atrás cuando era un mero pastorcillo.

En Lindisfarne, Cuthbert se enfrentó a su desafío más difícil hasta el momento. Trató de enseñar a los monjes allí las costumbres romanas, pero fue objeto de burlas a cambio. Las antiguas costumbres no debían abandonarse tan fácilmente. Sin embargo, Cuthbert era un hombre paciente y, según Beda, nunca perdió los estribos con sus quejumbrosos monjes. Con perseverancia, logró convertirlos a las nuevas doctrinas y prácticas populares.

Como en Melrose, Cuthbert no se limitó a los muros del monasterio de Lindisfarne, sino que siguió evangelizando, continuando con su sagrada obra misionera. Se informó que Cuthbert también realizó milagros como los Apóstoles de la antigüedad, incluidas curaciones, exorcismos y evitar desastres a través de la oración. Se hizo conocido como el "Taumaturgo de Gran Bretaña". Cuthbert se mantenía tan ocupado que rara vez dormía, el descanso solo llegaba en forma de siestas irregulares. Incluso detestaba hacer esto, y animó a sus monjes a que lo despertaran para que luego pudiera "¡hacer o pensar en algo útil!"

San Cuthbert, el ermitaño

Sin embargo, seis años de trabajo ininterrumpido pasaron factura a Cuthbert (como lo harían con cualquier hombre), y comenzó a desear una vida de soledad y contemplación pacífica. Quizás se encontró anhelando esos días felices en los que oraba rodeado no por muros sino por la naturaleza, con ovejas silenciosas en lugar de estudiantes-monjes como compañía. Logró este sueño mudándose a Inner Farne, una isla remota y desierta no muy lejos de Lindisfarne. Aunque planeaba una vida de soledad, el hospitalario Cuthbert no pudo evitar construirse tanto una casa para él como una segunda casa más grande para los huéspedes que pudieran aventurarse en su isla. (Y se aventuraron a hacerlo). Las piedras que Cuthbert usó para sus estructuras eran demasiado grandes para que un solo hombre las pudiera levantar, por lo que se ha registrado como otro milagro: debe haber sido ayudado por ángeles en la construcción.

Aunque algunos atravesaron el mar para comunicarse con Cuthbert, y él nunca los rechazó, las olas mantuvieron a muchos a raya. Así, su principal compañía, una vez más, fue de la variedad animal pero también de carácter milagroso. Bede registra el arrepentimiento de un cuervo que robó paja del techo de paja de la casa de huéspedes de Cuthbert. Una vez que Cuthbert reprendió al pájaro negro en el nombre del Señor, el cuervo inclinó la cabeza, se fue volando y regresó con un trozo de manteca de cerdo que Cuthbert y sus invitados podrían usar para lustrar sus zapatos. Una leyenda particularmente dulce afirma que las nutrias marinas se sentaban a los pies de Cuthbert, manteniendo al hombre de Dios abrigado en un clima helado.

Cuthbert no solo recibió ayuda de la vida silvestre, sino que también ofreció protección a la vida silvestre. ¡Reunió un rebaño, no de ovejas ni de monjes, sino de patos eider, dándoles un santuario en su pequeña isla y convirtiéndolo en el primer conservacionista de la vida silvestre! Es una imagen agradable imaginar a Cuthbert rodeado de sus amigos animales durante sus oraciones y alabanzas a su Creador. Hoy en día, el pato eider, con su pico amarillo, plumaje blanco y negro y ojos expresivos, es llamado cariñosamente "pato de Cuddy" en reconocimiento a su protector. (¡La población actual es enorme y está lejos del espectro "en peligro"!)

Cuthbert debe haberse sentido en casa y en paz en su isla, comprometido en oración y en la mayordomía de la creación de Dios. Sin embargo, después de una década de este retiro, fue llamado a ser obispo de Lindisfarne. Cuthbert se mostró reacio, pero después de mucha persuasión estuvo de acuerdo, aunque se dice que hizo el acuerdo mientras derramaba lágrimas. Como lo había hecho toda su vida, Cuthbert asumió el nuevo llamado con fervor, predicando y viajando extensamente. Aunque era obispo, continuó viviendo como monje en cuanto a vestimenta y dieta. Al igual que su ascenso de monje a prior, su ascenso a obispo no hizo nada para dañar su humilde corazón. Dio de comer a los hambrientos y pobres, y se preocupó por los oprimidos, predicando siempre el arrepentimiento y el perdón.

Permaneció como obispo durante solo dos años antes de que se le concediera permiso para regresar a su retiro, donde probablemente era el más feliz que había estado con la naturaleza y Dios. Lamentablemente, pocos meses después de su regreso a Inner Farne, Cuthbert se enfermó y supo que se estaba muriendo. Un sacerdote amigo se quedó con Cuthbert y dijo que pasó su último día “en la expectativa de felicidad futura”, y más tarde esa noche se fue a casa para estar con su Señor y Salvador.

Santidad

Después de su muerte el 20 de marzo de 687, Cuthbert fue enterrado en el monasterio de Lindisfarne. Sus monjes, que antes habían sido tan problemáticos, ahora estaban encantados de tener sus huesos allí, ya que los consolaba pensar que, en cierto modo, Cuthbert todavía estaba con ellos. Su legado de piedad y milagros siguió vivo, y finalmente fue venerado como santo. Hoy en día, a menudo se le considera el santo favorito de Inglaterra. Inspirándose en Cuthbert, se copiaron los famosos Evangelios de Lindisfarne. Son copias bella e intrincadamente iluminadas de los Cuatro Evangelios hechas por el obispo de Lindisfarne "para Dios y San Cuthbert".

Se descubrió que el cuerpo de Cuthbert, exhumado once años después de su muerte, estaba intacto, lo que alentó a que se hicieran muchas peregrinaciones para ver el cuerpo, con la esperanza de recibir curación y perdón. Durante las redadas vikingas, el cuerpo de Cuthbert fue llevado a la catedral de Durham para su custodia, que es el lugar donde sus restos yacen pacíficamente enterrados hoy, debajo de una humilde lápida que habría sido del agrado de Cuthbert. Solo lee: Cuthbertus.

Siga los pasos de Saint Cuthbert & # 8217s

Hoy en día, todavía se puede visitar la isla sagrada de Lindisfarne, donde vivió Cuthbert. Pase la noche en Holy Island para experimentar la soledad que sienten los monjes en la isla, mientras la marea sube y separa la isla del continente. En marea baja, camine hasta St Cuthbert & # 8217s Island, un pequeño islote frente a Lindisfarne donde Cuthbert pasó muchos días como ermitaño (asegúrese de hacer esto solo durante la hora más baja de la marea, ya que puede quedarse varado cuando llega la marea en). También puede hacer una excursión de un día a Seahouses, desde donde puede unirse a un viaje en barco a Inner Farm, para ver la capilla de Saint Cuthbert y # 8217 en la isla.


/> La vida de Cuthbert />

635AD - 687AD
Cuthbert nació en el norte Northumbria aproximadamente en el año 635, el mismo año en que Aidan fundó el monasterio en Lindisfarne. Provenía de una familia inglesa acomodada y, como la mayoría de los niños de esa clase, lo colocaron con padres adoptivos durante parte de su infancia y le enseñaron las artes de la guerra. No sabemos nada de su padre adoptivo, pero le tenía mucho cariño a su madre adoptiva, Kenswith.

Según las historias sobre su infancia, parece que se crió como cristiano. Se le atribuyó, por ejemplo, haber salvado con sus oraciones a algunos monjes que estaban siendo arrastrados al mar en una balsa. Existe alguna evidencia de que, a mediados de su adolescencia, estuvo involucrado en al menos una batalla, lo que habría sido bastante normal para un chico de su entorno social.

Su vida cambió cuando tenía unos 17 años. Estaba cuidando las ovejas de un vecino en las colinas. (Como ciertamente no era un pastorcillo, es posible que estuviera montando una guardia militar, ¡una ocupación adecuada para un joven guerrero!) Mirando el cielo nocturno, vio una luz descender a la Tierra y luego regresar, escoltando, creía, un alma humana al Cielo. La fecha era el 31 de agosto de 651 d.C., la noche en que murió Aidan. Quizás Cuthbert ya había estado considerando una posible vocación monástica, pero ese fue su momento de decisión.

Fue al monasterio de Melrose, también fundado por Aidan, y pidió ser admitido como novicio.

Durante los siguientes 13 años estuvo con los monjes Melrose. Cuando Melrose recibió tierras para fundar un nuevo monasterio en Ripon, Cuthbert fue con el grupo fundador y fue nombrado maestro invitado. Cuando tenía veintitantos años, regresó a Melrose y descubrió que su antiguo maestro y amigo, el anterior Boisil, se estaba muriendo de plaga. Cuthbert se convirtió en prior (segundo al abad) en Melrose.

En 664 d.C., el Sínodo de Whitby decidió que Northumbria debería dejar de buscar en Irlanda su liderazgo espiritual y, en cambio, dirigirse al continente en que los monjes irlandeses de Lindisfarne, con otros, regresaron a Iona. Posteriormente, el abad de Melrose se convirtió también en abad de Lindisfarne y Cuthbert en su prior.

Cuthbert parece haberse mudado a Lindisfarne alrededor de los 30 años y vivió allí durante los siguientes 10 años. Dirigió el monasterio, fue un misionero activo, fue muy solicitado como guía espiritual y desarrolló el don de sanación espiritual. Era una persona extrovertida, alegre y compasiva y sin duda se hizo popular. Pero cuando tenía 40 años creyó que estaba siendo llamado a ser ermitaño y a hacer el trabajo de ermitaño de luchar contra las fuerzas espirituales del mal en una vida de soledad.

Después de un breve período de prueba en el pequeño islote contiguo a Lindisfarne, se mudó a la isla más remota y más grande conocida como 'Inner Farne' y construyó una ermita donde vivió durante 10 años. Por supuesto, la gente no lo dejaba solo, salían en sus barquitos para consultarlo o pedirle curación. Sin embargo, muchos días del año los mares alrededor de las islas son simplemente demasiado agitados para cruzar y Cuthbert se quedó en paz.

A la edad de unos 50 años, tanto Church como King le pidieron que dejara su ermita y se convirtiera en obispo. Él aceptó de mala gana. Durante dos años fue un obispo viajero activo como lo había sido Aidan. Parece haber viajado mucho. En una ocasión, estaba visitando a la Reina en Carlisle (al otro lado del país desde Lindisfarne) cuando supo por segunda vista que su marido, el rey, había sido asesinado por los pictos en batalla en Escocia.

Sintiendo la proximidad de la muerte, se retiró a la ermita del Inner Farne donde, en compañía de los monjes de Lindisfarne, murió el 20 de marzo de 687 d.C.


San Cuthbert en Lindisfarne - Historia

Cuthbert finalmente se trasladó a las remotas Islas Farne (676), que se encuentran a nueve millas de la costa de Northumbria. Allí se construyó una pequeña choza, una capilla y una granja de subsistencia donde (después de un año de cosecha fallida) cultivó cebada en el segundo año. Rodeó su ermita con un enorme muro de tierra para que no pudiera ver nada más que el cielo y allí vivió en dichosa soledad durante muchos años.

En 684 hubo un Sínodo regional en Twyford que fue convocado con el propósito de ocuparse de la administración de la Iglesia en Northumbria, que había crecido a tal grado que la diócesis se había dividido en 678. El obispado de Hexham había quedado vacante ( como St. Eata era en ese momento obispo de Lindisfarne). El rey y la iglesia local eligieron por unanimidad a Cuthbert, aunque cuando viajaron al Farne para informarle de su elección, se negó a irse de la ermita. Solo el rey Egfrith y un grupo muy grande de clérigos llegaron al Farne y todos se arrodillaron ante él, implorándole en nombre de Dios que ocupara el obispado, a lo que él consintió. Sin embargo, Cuthbert no estaba familiarizado con la diócesis de Hexham y, en cambio, arregló para hacerse cargo de Lindisfarne, que había conocido desde joven, y Eata se transfirió a Hexham.

Cuthbert sirvió como obispo modelo durante solo dos años. En 686 enfermó y regresó a su ermita en el Farne, donde murió el mismo día que su querido amigo el abad Herefred (20 de marzo de 687). Él imploró a sus seguidores que lo enterraran en su retiro de la isla, pero poco antes de la muerte consintió en el entierro en la abadía de Lindisfarne. Su tumba fue el lugar de muchos milagros, algunos de los cuales fueron registrados por San Beda y son especialmente dignos de mención ya que, a diferencia de los relatos de muchos de los milagros medievales, Beda realizó una investigación exhaustiva sobre ellos entrevistando personalmente a aquellos que fueron los objetos de la maravilla de Cuthbert. -trabajando, muchos de los cuales aún estaban vivos cuando Beda escribió su historia.

Cuando su cuerpo fue desenterrado en 698 y trasladado a una tumba sobre el suelo, se encontró que su cuerpo estaba perfectamente incorrupto. St. Cuthbert fue quizás el santo más querido del norte de Inglaterra antes de St. Thomas a 'Becket.


¡Santos vivos! | San Cuthbert de Lindisfarne

San Cuthbert de Lindisfarne nació en la actual Escocia en el seno de una familia humilde y trabajó como pastor cerca del monasterio de Melrose Abbey. Un compañero de juegos infantil profetizó que algún día se convertiría en obispo. Y un día, mientras cuidaba de sus ovejas, San Cuthbert vio en una visión el alma de San Aidan, el obispo de Lindisfarne, llevado al cielo por ángeles. Esta experiencia mística le inspiró el deseo de convertirse en monje.

Después de pasar un tiempo como soldado defendiendo su región natal de Northumbria contra ataques, llegó a caballo, armado con una lanza, buscando la entrada al monasterio. Fue recibido y se convirtió en monje en la tradición cristiana celta. He grew in holiness and learning, and after serving as prior he withdrew from the community into the lifestyle of a solitary hermit.

After several years of a quiet life of prayer and penance, he was persuaded to return to active life as the Bishop of Lindisfarne. A year later he became sick and died. Miracles were reported at his grave in fact, so numerous were the reported miracles that Cuthbert was called the “Wonder-worker of England.”

Throughout the Middle Ages the shrine of Cuthbert remained one of the most popular places of pilgrimage in northern England.


Contenido

Origins and background Edit

Cuthbert was born (perhaps into a noble family) in Dunbar, then in Anglo-Saxon Northumbria, and now in East Lothian, Scotland, in the mid-630s, some ten years after the conversion of King Edwin of Northumbria to Christianity in 627, which was slowly followed by that of the rest of his people. The politics of the kingdom were violent, and there were later episodes of pagan rule, while spreading understanding of Christianity through the kingdom was a task that lasted throughout Cuthbert's lifetime. Edwin had been baptised by Paulinus of York, an Italian who had come with the Gregorian mission from Rome, but his successor Oswald also invited Irish monks from Iona to found the monastery at Lindisfarne where Cuthbert was to spend much of his life. This was around 635, about the time Cuthbert was born. [10]

The tension between the Roman and Celtic Christianity, often exacerbated by Cuthbert's near-contemporary Wilfrid, an intransigent and quarrelsome supporter of Roman ways, was to be a major feature of Cuthbert's lifetime. Cuthbert himself, though educated in the Celtic tradition, followed his mentor Eata in accepting the Roman forms, apparently without difficulty, after the Synod of Whitby in 664. [11] [12] [13] [c] The earliest biographies concentrate on the many miracles that accompanied even his early life, but he was evidently indefatigable as a travelling priest spreading the Christian message to remote villages, and also well able to impress royalty and nobility. Unlike Wilfrid, his style of life was austere, and when he could, he lived the life of a hermit, though still receiving many visitors. [14] [15]

In Cuthbert's time the Anglo-Saxon Kingdom of Northumbria included, in modern terms, part of northern England as well as parts of south-eastern Scotland on an intermittent and fluid basis as far north as the Firth of Forth. Cuthbert may have been from the neighbourhood of Dunbar at the mouth of the Firth of Forth in modern-day Scotland, though The Lives of the Fathers, Martyrs and Other Principal Saints ("Butler's Lives"), by Alban Butler records that he was fostered as a child near Melrose. Fostering is possibly a sign of noble birth, as are references to his riding a horse when young. One night while still a boy, employed as a shepherd, he had a vision of the soul of Aidan being carried to heaven by angels, and later found out that Aidan had died that night. Edwin Burton finds it a suggestion of lowly parentage that as a boy he used to tend sheep on the hills near that monastery. [16] He appears to have undergone military service, but at some point he joined the very new monastery at Melrose, under the prior Boisil. Upon Boisil's death in 661, Cuthbert succeeded him as prior. [16] Cuthbert was possibly a second cousin of King Aldfrith of Northumbria (according to Irish genealogies), which may explain his later proposal that Aldfrith should be crowned as monarch. [17] [18]

Career Edit

Cuthbert's fame for piety, diligence, and obedience quickly grew. When Alchfrith, king of Deira, founded a new monastery at Ripon, Cuthbert became its praepositus hospitum or guest master under Eata. When Wilfrid was made abbot of the monastery, Eata and Cuthbert returned to Melrose. Illness struck the monastery in 664 and while Cuthbert recovered, the prior died and Cuthbert was made prior in his place. [19] [20] He spent much time among the people, ministering to their spiritual needs, carrying out missionary journeys, preaching, and performing miracles.

After the Synod of Whitby, Cuthbert seems to have accepted the Roman customs, and his old abbot Eata called on him to introduce them at Lindisfarne as prior there. His asceticism was complemented by his charm and generosity to the poor, and his reputation for gifts of healing and insight led many people to consult him, gaining him the name of "Wonder Worker of Britain". He continued his missionary work, travelling the breadth of the country from Berwick to Galloway to carry out pastoral work and founding an oratory at Dull, Scotland, complete with a large stone cross, and a little cell for himself. He is also said to have founded St Cuthbert's Church in Edinburgh. [21]

Hermit's life Edit

Cuthbert retired in 676, moved by a desire for the contemplative life. With his abbot's leave, he moved to a spot which Archbishop Eyre identifies with St Cuthbert's Island near Lindisfarne, but which Raine [22] thinks was near Holburn, at a place now known as St Cuthbert's Cave. Shortly afterwards, Cuthbert moved to Inner Farne island, two miles from Bamburgh, off the coast of Northumberland, where he gave himself up to a life of great austerity. [16] At first he received visitors, but later he confined himself to his cell and opened his window only to give his blessing. He could not refuse an interview with the holy abbess and royal virgin Elfleda, the daughter of Oswiu of Northumbria, who succeeded St Hilda as abbess of Whitby in 680. The meeting was held on Coquet Island, further south off the Northumberland coast. [23]

Election to the bishopric of Lindisfarne and death Edit

In 684, Cuthbert was elected Bishop of Hexham at a synod at Twyford (believed to be present-day Alnmouth), [24] but was reluctant to leave his retirement and take up his charge it was only after a visit from a large group, including king Ecgfrith, that he agreed to return and take up the duties of bishop, but instead as Bishop of Lindisfarne, swapping with Eata, who went to Hexham instead. He was consecrated at York by Archbishop Theodore and six bishops, on 26 March 685. But after Christmas 686 he returned to his cell on Inner Farne Island, where he died on 20 March 687, after a painful illness. [2] He was buried at Lindisfarne the same day, and after long journeys escaping the Danes his remains chose, as was thought, to settle at Durham, causing the foundation of the city and Durham Cathedral. The St Cuthbert Gospel is among the objects later recovered from St Cuthbert's coffin, which is also an important artefact.

After Cuthbert's death, numerous miracles were attributed to his intercession and to intercessory prayer near his remains. In particular, Alfred the Great, King of Wessex, was inspired and encouraged in his struggle against the Danes by a vision or dream he had of Cuthbert. Thereafter the royal house of Wessex, who became the kings of England, made a point of devotion to Cuthbert, which also gave a useful political message, as they came from opposite ends of the united English kingdom. Cuthbert was "a figure of reconciliation and a rallying point for the reformed identity of Northumbria and England" after the absorption of the Danish populations into Anglo-Saxon society, as Michelle Brown puts it. [25] [26] The 8th-century historian Bede wrote both a verse and a prose life of St Cuthbert around 720. He has been described as "perhaps the most popular saint in England prior to the death of Thomas Becket in 1170." [27] In 698 Cuthbert was reburied at Lindisfarne in the decorated oak coffin now usually meant by St Cuthbert's coffin, though he was to have many more coffins. [d] In 995 the "community of Cuthbert" founded and settled at Durham, guided by what they thought was the will of the saint, as the wagon carrying his coffin back to Chester-le-Street after a temporary flight from a Danish invasion became stuck hard on the road.

Cuthbert's cult had appealed to the converted Danes who now made up much of the population of Northumbria, and was also adopted by the Normans when they took over England. Cuthbert's shrine at Durham Cathedral was a major pilgrimage site throughout the Middle Ages, until stripped by Henry VIII's commissioners in the Dissolution of the Monasteries.

During the medieval period, Cuthbert became politically important in defining the identity of the people living in the semi-autonomous region known as the Liberty of Durham, later the Palatinate of Durham. Within this area the Bishop of Durham had almost as much power as the king of England himself, and the saint became a powerful symbol of the autonomy the region enjoyed. The inhabitants of the Palatinate became known as the haliwerfolc, which roughly translates as "people of the saint", and Cuthbert gained a reputation as fiercely protective of his domain. [28] For example, there is a story that at the Battle of Neville's Cross in 1346, the Prior of the Abbey at Durham received a vision of Cuthbert, ordering him to take the corporax cloth of the saint and raise it on a spear point near the battlefield as a banner. Doing this, the Prior and his monks found themselves protected "by the mediation of holy St Cuthbert and the presence of the said holy Relic". [29] Whether the story of the vision is true or not, the banner of St Cuthbert was regularly carried in battle against the Scots until the Reformation, and it serves as a good example of how St Cuthbert was regarded as a protector of his people. A modern interpretation of the Banner, designed by Northumbria University academic Fiona Raeside-Elliott and embroidered by local textile artist Ruth O'Leary, is now on display at the saint's shrine in Durham Cathedral.

Relics Edit

According to Bede's life of the saint, when Cuthbert's sarcophagus was opened eleven years after his death, his body was found to have been perfectly preserved or incorrupt. [30] This apparent miracle led to the steady growth of Cuthbert's posthumous cultus, to the point where he became the most popular saint of Northern England. Numerous miracles were attributed to his intercession and to intercessory prayer near his remains.

In 875 the Danes took the monastery of Lindisfarne and the monks fled, carrying St Cuthbert's body with them around various places including Melrose. [20] After seven years' wandering it found a resting place at the still existing St Cuthbert's church in Chester-le-Street until 995, when another Danish invasion led to its removal to Ripon. Then the saint intimated, as it was believed, that he wished to remain in Durham. A new stone church—the so-called "White Church"—was built, the predecessor of the present grand Cathedral. In 1069 Bishop Æthelwine attempted to transport Cuthbert's body to Lindisfarne to escape from King William at the start of the Harrying of the North [31]

In 1104 Cuthbert's tomb was opened again and his relics translated to a new shrine behind the altar of the recently completed Cathedral. When the casket was opened, a small book of the Gospel of John, measuring only 138 by 92 millimetres (5.4 × 3.6 inches), now known as the Saint Cuthbert Gospel (now British Library Additional MS 89000, formerly known as the Stonyhurst Gospel), was found. This is the oldest Western book to have retained its original bookbinding, in finely decorated leather. [32] Also recovered much later were a set of vestments of 909-916, made of Byzantine silk with a "Nature Goddess" pattern, with a stole and decoration in extremely rare Anglo-Saxon embroidery or opus anglicanum, which had been deposited in his tomb by King Æthelstan (r. 927-939) on a pilgrimage while Cuthbert's shrine was at Chester-le-Street. [33] [34]

Cuthbert's shrine was destroyed in the Dissolution of the Monasteries, but, unusually, his relics survived and are still interred at the site, although they were also disinterred in the 19th century, when his wooden coffin and various relics were removed. St Cuthbert's coffin (actually one of a series of several coffins), as reconstructed by Ernst Kitzinger and others, remains at the cathedral and is an important rare survival of Anglo-Saxon carving on wood. When the coffin was last inspected on 17 May 1827, a Saxon square cross of gold, embellished with garnets, in the characteristic splayed shape, used later as the heraldic emblem of St Cuthbert in the arms of Durham and Newcastle universities, was found.

Namesakes Edit

The flag of County Durham since 2013 features the Cross of St Cuthbert, counterchanged in the county colours of blue and gold. The flag of Kirkcudbrightshire in Scotland since 2016 likewise features the Cross of St Cuthbert, whose name is the origin of the county's name. The Cross of St Cuthbert features as the principal charge on the coat of arms of the University of Durham, granted in 1843, blazoned Argent, a Cross of St Cuthbert Gules, on a canton Azure, a chevron Or, between three lions rampant of the first ('A red Cross of St Cuthbert on a silver shield, with three silver fighting lions around a gold chevron on a blue square in the top left-hand corner'). The Cross also features in the arms of many of its constituent colleges. The University of Newcastle upon Tyne, formerly King's College in the University of Durham, also features St Cuthbert's Cross on its arms, originally granted in 1937. The Newcastle University arms are blazoned Azure, a Cross of St Cuthbert Argent, and on a chief of the last a lion passant guardant Gules. ('A silver Cross of St Cuthbert on a blue shield, with a red lion walking and looking towards you on the silver top third portion of the shield.') The cross of St Cuthbert also features on the badges of the two Anglican secondary schools of Newcastle, namely Dame Allan's Schools and Sunderland High School.

St Cuthbert's Society, a college of Durham University established in 1888, is named after him and is located only a short walk from the coffin of the saint at Durham Cathedral. The Society celebrates St Cuthbert's Day on or around each 20 March with a magnificent feast. "Cuth's Day", the annual college day, is celebrated in the Easter term with music, entertainment, festivities and drinking. Cuddy's Corse is a waymarked walking route between Chester-Le-Street and Durham Cathedral it marks the journey between two of the last resting places of the coffin.

Worksop College, founded as St Cuthbert's in 1895, was the last of the Woodard Schools to be opened.

St Cuthbert is also the namesake of St Cuthbert's College in Epsom, New Zealand St Cuthbert's Day on 21 March is a day of school celebration. The school's houses are named after important locations in the life of the saint: Dunblane (yellow), Elgin (green), Iona (purple), Kelso (blue), Lindisfarne (white), Melrose (red), York (orange) and Durham (pink).

St Cuthbert's High School, a Roman Catholic school in Newcastle upon Tyne, is named after the saint. St Cuthbert's Day is celebrated with Mass, and the school prayers include reference to their patron saint (always ending with the invocation "St Cuthbert, pray for us"). The school badge features a bishop's crook in reference to St Cuthbert's time as a bishop, as well as ducks, reflecting his love of the animals.

St. Cuthbert's Co-operative Society (now Scotmid) opened its first shop in Edinburgh in 1859, and expanded to become one of the largest co-ops in Scotland. Its dairy used horse-drawn delivery floats until 1985, and between 1944 and 1959 employed as a milkman Sean Connery, who later played James Bond.

The Roman Catholic Diocese of Hexham and Newcastle holds St Cuthbert as its patron saint, with the consecration of bishops in the diocese always taking place on 20 March, Cuthbert's feast day in the Catholic Church.

Many churches are named after Cuthbert. An Orthodox Community in Chesterfield, England has taken St Cuthbert as their patron. [35]

Fossilised crinoid columnals extracted from limestone quarried on Lindisfarne, or found washed up along the foreshore, which were threaded into necklaces or rosaries, became known as St. Cuthbert's beads.

In Northumberland, the eider duck is known as the cuddy duck. While on the Farne Islands, Cuthbert instituted special laws to protect the ducks and other seabirds nesting on the islands. [36] [37] They still breed in their thousands off the Northumberland coast. [37]

In Cumbria, the civil parish and hamlet of Holme St Cuthbert are named after him, as is the parish church. It is a rural area, with one larger village and numerous smaller hamlets.


Who was St Cuthbert and what is his connection to Durham?

St Cuthbert is a key figure from Durham's history and still figures in city life to this day - so who exactly was he?

St Cuthbert is sometimes referred to as the patron saint of northern England, and in particular the old region of Northumbria. But St Cuthbert's links to Durham are particularly strong, given that he is buried in Durham Cathedral after his body was carried to the site by monks.

Today, St Cuthbert's presence is still felt in many aspects of Durham life, from his shrine being the focus of visits to Durham Cathedral, roads and societies named after him, and even his Cuthbert's Cross on the County Durham flag. But how did St Cuthbert become linked to Durham?

When and where was St Cuthbert born?

St Cuthbert was born around either Dunbar or Melrose, in what is now modern Scotland but that at the time was part of the Kingdom of Northumbria. The year was probably 634 - give or take a year. This was shortly after the King of Northumbria, Edwin, had converted to Christianity and Cuthbert was brought up as a Christian.

Like many boys in his social class, Cuthbert was looked after by a foster family for part of his early life.

Was St Cuthbert always religious?

No. At least, if he had thoughts in that direction then his early activities didn't show it. He was actually taught the arts of war and probably took part in some battles when he was in his teens - again, not unusual for boys in his position. He may have been fighting for the Kingdom of Northumbria, protecting it against attacks by King Penda of Mercia.

What changed?

Cuthbert's first noteworthy brush with religion came in 651 when he was allegedly looking after sheep on a hillside near Melrose Abbey (more likely, being from an army background he was on guard duty), and saw what he believed to resemble a human soul rising to heaven. The next day he learned of the death of St Aidan, and this gave him his first suggestion of a new direction in his life.

Cuthbert entered Melrose Abbey and his devotion and attitude quickly marked him out as something special. Cuthbert spent 13 years at Melrose Abbey, and when a new abbey was founded in Ripon, Cuthbert was an obvious choice to go with the founding party and became guestmaster.

That's good career advancement. So how did Cuthbert end up in what is now North East England?

There were two traditions in the Christian Church: Roman and Celtic. Cuthbert and his followers were of the Celtic tradition but when Ripon decided to adopt the Roman tradition and appointed Rome-supporting Wilfrid (of Hexham Abbey fame) as its prior, they headed back to Melrose Abbey, where Cuthbert took over following the death of his former teacher.

However, before Cuthbert could get too comfortable in his new role, the Synod debated the whole Celtic vs Roman schism and settled on the Roman side. Cuthbert, as was his nature, acquiesced with the decision, and was sent to Lindisfarne Priory to help with their transition to the new ways.

He was obviously well thought of. Where next?

Well, Cuthbert's next move was actually to become a hermit. When he was about 40, Cuthbert felt the calling and created a hermitage for himself, possibly first on St Cuthbert's Island, near Lindisfarne, then on Inner Farne on the Farne Islands. Still, people didn't leave him alone: he was a celebrated healer and people would take boats out to see him and ask for his advice.

Eventually, at around the age of 50, he was persuaded back into a more communal religious life and at Easter in 685 in York he was consecrated as Bishop of Lindisfarne.

Happily ever after, then?

Two years later, after an active and travelling life in his new role, Cuthbert felt death approach. He returned to his hermitage on the Farne Islands and died in 687.

So presumably that's where the story ends.

Not at all - Cuthbert's body was taken back to Lindisfarne. Pilgrims and worshippers went to Cuthbert's tomb, and the tales of miracles grew. The Lindisfarne monks clearly realised they had a potential saint on their hands.

Waiting 11 years after Cuthbert's death for his body to decompose so that they could make his relics available to pilgrims and elevate him to the status of saint, they opened his tomb and had a shock. Rather than decomposing, his body had not only remained uncorrupted but was also as flexible as that of a living person. The pilgrimages understandably increased.

So how did St Cuthbert end up in Durham?

In 793 the Vikings made their first attack. Over the next decades the attacks increased, and with monasteries being rich, unguarded targets, the monks made the decision in 875 to abandon Lindisfarne and head inland.

After seven years of wandering, they were first given a permanent home in Chester le Street by a Danish king who had converted to Christianity. They remained here for 100 years, but fears of new Viking attacks spurred St Cuthbert's followers to move once again.

They first headed to Ripon - St Cuthbert's old Abbey - before reaching Durham.

Two stories exist about how St Cuthbert's followers reached Durham one is that the cart carrying Cuthbert's body stopped and could not be shifted. St Cuthbert came to the leader, Bishop Aldhun, and told him to go to Dunholme. The monks did not know where this was, until they overheard a conversation between two young women about a lost cow, which had last been seen heading towards Dunholme. The monks decided to follow, and the cart began to move again.

The more prosaic but probably more accurate reason is that Aldhun had obtained lands for the church at Durham from his son-in-law Uchtred, Earl of Northumbria, and the peninsula provided a good defensive spot after the many years of evading Viking attacks. Uchtred would also presumably have welcomed the monks and their valuable pilgrim-magnet, because a monastery would provide a focal point and money for a new defensive settlement.

So they've reached Durham - what happened next?

You can read about what St Cuthbert's followers did next in our story describing what was on the site of Durham Cathedral before it was built.

In 1827, St Cuthbert's coffin was again opened and items were removed, which you can now see in the Durham Cathedral Open Treasure exhibition.

Is St Cuthbert still remembered today?

Mucho. His legacy continues for instance, his shrine in Durham Cathedral feretory is still a place of worship, and many things are named after him, from St Cuthbert's Society in Durham University through to churches and schools. St Cuthbert's Cross - based on the shape of the pectoral cross found with his remains - appears on the new design of the County Durham flag, created in 2013.

There is also a St Cuthbert's Festival, including an annual St Cuthbert's Procession where participants walk along the eight mile route taken by the monks from Chester le Street to Durham.


Ver el vídeo: Saint Cuthberts Way with Dr Emma Wells - Episode 3 Yeavering Bell to Lindisfarne (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Darry

    Nada especial.

  2. Nassor

    Mensaje incomparable, es interesante para mí :)

  3. Nikoshura

    En mi opinión usted comete un error. Discutámoslo. Escríbeme por PM, nos comunicamos.

  4. Jessee

    Realmente. ¿No me preguntará dónde puedo encontrar más información sobre esta pregunta?

  5. Dunos

    Por supuesto. Y me encontré con esto. Podemos comunicarnos sobre este tema.

  6. Maurits

    Bien hecho, excelente idea



Escribe un mensaje