Artículos

Emilia Dilke

Emilia Dilke


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Emilia Francis Strong, la cuarta de los seis hijos de Henry Strong, un oficial retirado del ejército indio, y su esposa, Emily Weedon Strong, nació en Ilfracombe el 2 de septiembre de 1840. Fue educada en casa y su tutor le dio una buena educación. en francés, alemán, latín y griego. (1)

Emilia provenía de una familia artística y cuando era joven conoció a John Ruskin, John Everett Millais y William Holman Hunt (quien le propuso matrimonio en 1859, pero fue rechazado). Ruskin la animó a estudiar en la Escuela de Diseño del Gobierno en South Kensington, donde se convirtió en estudiante durante dos años. (2)

Emilia Strong fue una buena estudiante, con un interés especial por el dibujo anatómico. Como mujer, se le negó el acceso a clases formales de dibujo de la vida en South Kensington, pero en 1859, desafiando las convenciones, recibió clases particulares de William Mulready para dibujar desnudos. "Al igual que muchas otras artistas femeninas de la época, protestó contra la exclusión de las mujeres de lo que se consideraba el área más prestigiosa de la educación artística. Más tarde, retiró una oferta para fundar una beca para estudiantes de arte en la Royal Academy. Escuelas cuando las autoridades se negaron a admitir su condición de que la educación de las mujeres incluyera el dibujo desnudo ". (3)

Edward Poynter, el primer director de la Slade School of Art, señaló: "Desafortunadamente, existe una dificultad que siempre ha impedido que las estudiantes adquieran ese conocimiento profundo de la figura que es esencial para la producción de una obra de alto nivel. clase; y eso es, por supuesto, que están excluidos del mismo estudio completo del modelo que está abierto a los estudiantes varones ... Pero siempre he estado ansioso por instituir una clase donde se pueda estudiar el modelo a medio cubrir , para dar a aquellas damas que desean obtener una sólida instrucción en el dibujo de la figura, la oportunidad de adquirir los conocimientos necesarios ". (4)

En junio de 1861, Emilia Strong se comprometió con el académico de 48 años Mark Pattison, rector del Lincoln College. La pareja se casó el 10 de septiembre de 1861. El matrimonio de los Pattison fue muy infeliz y la llevó a pasar períodos cada vez mayores en Francia, donde continuó sus estudios de arte. También escribió para una variedad de revistas sobre el tema. Esto incluía un artículo, Arte y moralidad Para el Revisión de Westminster. (5)

En 1872 se convirtió en secretaria de la rama de Oxford de la Sociedad Nacional para el Sufragio de la Mujer. Emilia se convirtió en el primer sindicato de mujeres, la Liga de Protección y Previsión de Mujeres (más tarde llamada Liga de Sindicatos de Mujeres). Fundado por Emma Paterson, el sindicato representaba a modistas, tapiceros, encuadernadores, fabricantes de flores artificiales, estilistas de plumas, trabajadores del tabaco, mermeladas y encurtidos, dependientes y mecanógrafos. (6)

Emilia continuó escribiendo sobre arte y en 1873 fue empleada como editora de The Academy. Ella también fue la autora de El Renacimiento del Arte en Francia (1879). Como ha señalado Hiliary Fraser, "las señas de identidad de su erudición ya son evidentes: su meticulosa investigación de archivos de fuentes primarias e inéditas; su interés en la organización institucional de las artes y en las condiciones políticas, económicas y sociales en las que se fueron producidos; y su profunda convicción de la profunda conexión de las obras de decoración, mobiliario, pintura, grabado, escultura y arquitectura de una época ". (7)

En 1882 publicó una biografía de Frederic Leighton. Emilia no siguió la convención generalizada del anonimato periodístico y publicó bajo la firma "E. F. S. Pattison". Se alegó que la 'S' se refería a su apellido Strong, ya que era su "deseo de algún reconocimiento de la existencia independiente de la mujer, y en cierta resistencia a la antigua doctrina inglesa de la fusión completa en el marido". (8)

Mark Pattison murió el 30 de junio de 1884. Poco después se involucró con Charles Wentworth Dilke, un miembro del gobierno dirigido por William Gladstone. Dilke había apoyado durante mucho tiempo el sufragio femenino. Dilke era uno de los miembros más izquierdistas del Partido Liberal y había molestado a la Cámara de los Comunes con varios discursos quejándose del costo de la familia real y sugirió que el país debatiera los méritos de la monarquía. (9)

En junio de 1885, Gladstone dimitió después de que los partidarios del Gobierno autónomo irlandés y el Partido Conservador unieran fuerzas para derrotar la Ley de Finanzas de su gobierno liberal. Se esperaba que Gladstone se retirara de la política y se consideraba que Dilke era un posible candidato para el liderazgo. Esta especulación llegó a su fin cuando Virginia Crawford, la esposa de 22 años de Donald Crawford, abogada y también cuñada del hermano de Dilke. Virginia afirmó que Dilke la sedujo en 1882 (el primer año de su matrimonio) y luego mantuvo una relación intermitente con ella durante dos años y medio. Virginia también le dijo a su esposo que Dilke la había involucrado en un ménage-à-trois con una sirvienta, Fanny Gray (ella negó la historia). Virginia dijo que se había resistido a esto, pero el diputado, a quien retrató como un monstruo sexual, la obligó a cooperar. "Me enseñó todos los vicios franceses", dijo. "Solía ​​decir que yo sabía más que la mayoría de las mujeres de 30". (10)

Donald Crawford presentó una demanda de divorcio y el caso fue escuchado el 12 de febrero de 1886. Virginia Crawford no estuvo en el tribunal y la única prueba fue el relato de su marido sobre la confesión de Virginia. También hubo algunos relatos de los criados, que fueron tanto circunstanciales como insustanciales. Dilke negó rotundamente los cargos, aunque su posición se complicó desde el principio por el hecho de que había sido, tanto antes como después de su primer matrimonio, el amante de su madre, Martha Mary Smith. Dilke fue advertido por su equipo legal de no declarar ante el tribunal. (11)

Betty Askwith ha señalado que "tal como estaba la ley inglesa ... la confesión de una esposa a su esposo es prueba de su culpabilidad, pero no conlleva el corolario de que el co-demandado a quien ella acusa también es culpable". (12) Como resultado, el juez dictaminó que "no puedo ver ningún caso en absoluto contra Sir Charles Dilke" y ordenó a Crawford que pagara las costas, pero Virginia fue declarada culpable y el juez concedió a Crawford su divorcio. El juez parecía estar diciendo "que la Sra. Crawford había cometido adulterio con Dilke, pero que él no lo había hecho con ella". (13)

El espectador informó que el caso podría poner fin a su carrera política: "No hubo corroboración de esos cargos, excepto en algunas fechas; y por todo lo que se probó, podrían ser meros inventos, o los sueños de una mujer que sufre de una forma bien conocida de alucinación. Pero entonces, no hubo refutación, y el juez aceptó la confesión como sustancialmente cierta. El abogado de Sir Charles Dilke no llamó a testigos, intentó no interrogar al Sr. Crawford y aconsejó a su cliente que no entrar en el estrado de los testigos, y así defenderse a sí mismo y a la señora Crawford, no sea que "las primeras indiscreciones se acumulen", obviamente una mera excusa. El mundo es lo suficientemente tolerante, si no demasiado tolerante, y ninguna indiscreción podría haber perjudicado Sir Charles Dilke como la confesión, si se probara, sería suficiente. Como resultado, el Sr. Juez Butt, aunque expresó expresamente que creía en el informe de la confesión del Sr. Crawford, aceptó la confesión como tan cierta, que aunque casi sin corroborar, se basa en es un decr ee de divorcio contra la Sra. Crawford ". (14)

William T. Stead inició una campaña contra Dilke por no ir al estrado de los testigos. En abril, esto lo había convencido de que debía intentar reabrir el caso haciendo que interviniera el Proctor de la Reina. La segunda investigación comenzó el 16 de julio de 1886. Dilke supuso falsamente que su abogado podría someter a Virginia Crawford a un contrainterrogatorio devastador. En cambio, ambos testigos fueron examinados por el supervisor de la reina. Christina Rogerson también prestó testimonio y testificó que Virginia Crawford había confesado su adulterio con Dilke y había mantenido otra relación adúltera con el capitán Henry Forster, encontrándose a veces con él en la casa de Rogerson. Virginia Crawford confirmó bajo juramento la evidencia de su amiga y también informó al tribunal que Dilke le había dicho que Rogerson era otra de sus ex amantes. (15)

El biógrafo de Dilke, Roy Jenkins, ha argumentado: "El resultado fue un desastre. Él demostró ser un testigo muy malo, ella muy buena. El resumen del presidente de la División de Sucesiones, Divorcios y Almirantazgo fue muy desfavorable para Dilke. El veredicto del jurado - en la forma de que el divorcio debe mantenerse, de hecho, que la Sra. Crawford fue testigo de la verdad y que Dilke no lo fue - se alcanzó rápida y unánimemente ". Jenkins está convencido de que Virginia Crawford mintió en la corte y fue parte de una conspiración para poner fin a su carrera política. (dieciséis)

Algunos periódicos pidieron que Charles Dilke fuera procesado por perjurio. "Los detalles repugnantes del caso de divorcio de Crawford, que terminó ayer con un veredicto a favor del Sr. Crawford, en otras palabras, contra Sir Charles Dilke. Si ese veredicto es cierto, Sir Charles Dilke debe haber sido culpable de una forma particularmente vil de perjurio, y por perjurio, por supuesto, debe ser procesado de inmediato ... Que cualquier hombre pueda escapar sin un castigo severo por la culpa de todos estos perjurios, que, si es que son perjurios, son perjurios de los más viles y viles bondadosos, perjurios no cometidos en defensa de la mujer a la que había seducido, sino con el propósito de hacerla parecer aún peor de lo que realmente era, serían un escándalo para la justicia inglesa del que difícilmente es posible que esta generación agotara a todos los miserables Consecuencias". (17)

Brian Cathcart, investigó recientemente el caso y cree que Charles Dilke era inocente de los cargos. "Esto no quiere decir que el político liberal fuera puro como la nieve. Tenía 42 años en ese momento y era soltero, era conocido como un mujeriego y entre sus amantes anteriores estaba la madre de Virginia. Pero Virginia también tenía un historial sexual. Hija de un constructor naval de Tyneside, a la edad de 18 años se vio obligada contra su voluntad a casarse con Donald Crawford, un hombre que le doblaba la edad. Con una hermana casada, Helen, se dedicó a buscar consuelo con amantes, particularmente entre los médicos. estudiantes en el Hospital de St George. Tanto ella como Helen también tuvieron aventuras con un capitán del ejército, Henry Forster, a quien conocían con frecuencia en un burdel en Knightsbridge, y los amigos de Dilke más tarde presentaron pruebas de que las dos jóvenes compartían la atención de varios hombres, posiblemente en la misma cama al mismo tiempo ".

Cathcart continúa explicando por qué fue incriminado: "Han circulado varias teorías. Políticamente, era importante y controvertido y muchas personas, liberales y conservadoras, se alegraron de verlo caer. La reina Victoria estaba particularmente divertida, ya que él era el líder republicano de su tiempo ... Virginia estaba desesperada por divorciarse, pero con la esperanza de evitar la publicidad sobre su pasado sexual y proteger a su verdadero amante, Forster, decidió nombrar a otro hombre inocente. Su elección recayó en Dilke por su relación pasada con su madre y porque fue alentada por una amiga, Christina Rogerson, quien sintió que Dilke la había dejado plantada en el amor ". (18)

Se cree que una de las razones por las que Christina Rogerson prestó testimonio contra Dilke es que esperaba convertirse en su esposa. Sin embargo, cuando se dio cuenta de que planeaba casarse con Emilia, decidió declarar en su contra en el caso de divorcio. Emilia se casó el 3 de octubre de 1885.

En 1886, tras la muerte de Emma Paterson, Emilia se convirtió en presidenta de la Liga Sindical de Mujeres. Emilia dijo que estaba orgullosa "de ocupar el puesto de líder en una cruzada contra la tiranía de la tradición social y la insensibilidad de la indiferencia social" y durante los próximos años habló "en reuniones públicas en todo el país, asistiendo y dirigiéndose regularmente a la reunión anual. Trades Union Congress como parte de su promoción de la cooperación entre hombres y mujeres de la clase trabajadora y redacción para los periódicos de la liga y la prensa en general ". (19)

Charles Wentworth Dilke perdió su escaño en las elecciones generales de 1886. Aunque había sido un activista durante mucho tiempo por los derechos de la mujer, un grupo de mujeres activistas, entre ellas Annie Besant, Millicent Garrett Fawcett, Elizabeth Garrett Anderson, Elizabeth Blackwell, Frances Buss y Eva McLaren, intentaron impedir que regresara a la Casa de Los comunes. (20)

Emilia y Charles Dilke eran amigos cercanos de Richard Pankhurst y su esposa Emmeline Pankhurst y ambos continuaron dando dinero a organizaciones que apoyaban el sufragio femenino. Sin embargo, muchos de los líderes del movimiento no querían asociarse con Dilke debido al caso Crawford. Elizabeth Wolstenholme-Elmy estaba muy convencida de esto, ya que "claramente no simpatizaba en absoluto con su historia extramarital poco ortodoxa". (21)

Emilia Dilke continuó publicando libros sobre pintura, incluidos Arte en el estado moderno (1888) y su obra más ambiciosa, un estudio enciclopédico en cuatro volúmenes del arte francés del siglo XVIII, donde buscaba "rastrear la acción de aquellas leyes sociales bajo la presión de las cuales se configuran las artes". (22)

En 1892, Charles Dilke fue elegido para representar al Bosque de Dean. Dilke mantuvo sus creencias radicales y durante los siguientes diez años continuó abogando por políticas progresistas: "Logró una gran popularidad local, particularmente entre los mineros de lo que entonces era una pequeña cuenca carbonífera separada pero significativa. Persiguió vigorosamente sus intereses y los de los trabajadores en general. , además de ser un experto parlamentario independiente en cuestiones militares, coloniales y extranjeras, y fue un vínculo importante con los miembros laboristas y sindicalistas ". (23)

Charles y Emilia estaban más preocupados por el sufragio universal que por el derecho al voto limitado de las mujeres. La principal razón de esto fue el temor de que la mayoría de las mujeres de clase media votaran por el Partido Conservador. En 1903 dejó el Partido Liberal y se unió al Partido Laborista Independiente. (24)

Emilia Dilke, de sesenta y cuatro años, murió tras una breve enfermedad el 24 de octubre de 1904 en su casa de Surrey, Pyrford Rough cerca de Woking.

Después de completar su educación artística, Strong regresó a Oxford, donde se comprometió con el erudito de 48 años Mark Pattison (1813-1884), rector del Lincoln College, en junio de 1861, y se casó con él en la iglesia de Iffley el 10 de septiembre de 1861. A pesar de su marginación intelectual como mujer en Oxford, Francis Pattison inició una vida de erudición seria, centrándose en el estudio de la historia cultural y el arte franceses. Al mismo tiempo, tuvo una figura llamativa socialmente, desarrollando un círculo artístico e intelectual más acorde con los salones de la Francia del siglo XVII —en los que se estaba estableciendo como una autoridad— que con la sofocante cultura masculina de la vida universitaria de Oxford. Según los relatos contemporáneos, y según la evidencia del primer retrato de la Sra. Pattison pintado por su amiga Pauline, Lady Trevelyan, en 1864, su vestimenta y comportamiento general eran particularmente elegantes y pintorescos. El matrimonio de los Pattison fue famoso por su infelicidad, supuestamente el modelo de las mésalianzas de Dorothea Brooke y Edward Casaubon en George Eliot's Middlemarch (1871-2) y de Belinda y el profesor Forth en Rhoda Broughton's Belinda (1883), y una posible fuente del poema "Bad Dreams" de Robert Browning en Asolando (1889). Sus miserias y su propia mala salud llevaron a Pattison a pasar cada vez más períodos de tiempo en Francia, donde pudo perseguir sus intereses de investigación con mayores recursos y más independencia ...

Fue bajo este nombre que Pattison publicó su primer libro, El Renacimiento del Arte en Francia (1879), en la que ya son evidentes las señas de identidad de su erudición: su minuciosa investigación archivística de fuentes primarias e inéditas; su interés por la organización institucional de las artes y por las condiciones políticas, económicas y sociales en las que se produjeron; y su profunda convicción de la profunda conexión de las obras de decoración, mobiliario, pintura, grabado, escultura y arquitectura de una época.

Simulación de trabajo infantil (notas para el maestro)

Ley de reforma de 1832 y la Cámara de los Lores (comentario de respuesta)

Los cartistas (comentario de respuesta)

Las mujeres y el movimiento cartista (comentario de respuesta)

Benjamin Disraeli y la Ley de Reforma de 1867 (Respuesta al comentario)

William Gladstone y la ley de reforma de 1884 (comentario de respuesta)

Richard Arkwright y el sistema de fábrica (comentario de respuesta)

Robert Owen y New Lanark (Respuesta al comentario)

James Watt y Steam Power (Respuesta al comentario)

El transporte por carretera y la revolución industrial (comentario de respuesta)

Canal Mania (Respuesta al comentario)

Desarrollo temprano de los ferrocarriles (comentario de respuesta)

El sistema nacional (comentario de respuesta)

Los luditas: 1775-1825 (Respuesta al comentario)

La difícil situación de los tejedores manuales (comentario de respuesta)

Problemas de salud en las ciudades industriales (comentario de respuesta)

Reforma de la salud pública en el siglo XIX (comentario de respuesta)

(1) Hiliary Fraser, Emilia Francis Dilke: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(2) Elizabeth Crawford, El movimiento por el sufragio femenino: una guía de referencia 1866-1928 (2000) página 169

(3) Hiliary Fraser, Emilia Francis Dilke: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(4) Edward Poynter, discurso en la Slade School of Art (2 de octubre de 1871)

(5) Revisión de Westminster (Enero de 1869)

(6) Charles Wentworth Dilke, Memoria (1905) página 54

(7) Hiliary Fraser, Emilia Francis Dilke: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(8) Charles Wentworth Dilke, Memoria (1905) página 19

(9) Paul Thomas Murphy, Disparar a Victoria: locura, caos y el renacimiento de la monarquía británica (2013) página

(10) Kali Israel, Nombres e historias: Emilia Dilke y la cultura victoriana (1999) página 207

(11) Christopher Howse, El Telégrafo diario (10 de enero de 2009)

(12) Betty Askwith, Lady Dilke: una biografía (1969) página 149

(13) Roy Jenkins, Dilke: una tragedia victoriana (1965) páginas 238-9

(14) El espectador (20 de febrero de 1886)

(15) David Nicholls, El primer ministro perdido: una vida de sir Charles Dilke (1995) página 307

(16) Roy Jenkins, Charles Wentworth Dilke: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(17) El espectador (24 de julio de 1886)

(18) Brian Cathcart, El independiente (15 de abril de 1995)

(19) Hiliary Fraser, Emilia Francis Dilke: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(20) Roy Jenkins, Dilke: una tragedia victoriana (1965) página 376

(21) Elizabeth Crawford, El movimiento por el sufragio femenino: una guía de referencia 1866-1928 (2000) página 169

(22) Hiliary Fraser, Emilia Francis Dilke: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(23) Roy Jenkins, Charles Wentworth Dilke: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(24) Elizabeth Crawford, El movimiento por el sufragio femenino: una guía de referencia 1866-1928 (2000) página 169


Lady Dilke (1840-1904), nacida como Emilia Francis Strong, fue autora, historiadora del arte y sindicalista. Cuando era niña, se animó a emprender actividades culturales ya que su padre estaba activo en los círculos artísticos de Oxford, donde la familia entró en contacto con figuras importantes del mundo del arte victoriano, incluidos John Ruskin y William Holman Hunt.

Se mudó a Londres en 1858 y estudió durante dos años en la Escuela de Diseño del Gobierno en South Kensington. Estaba especialmente interesada en el dibujo anatómico, pero se le negó el acceso a las clases de dibujo natural porque era mujer; en cambio, tomó clases privadas. Al finalizar sus estudios regresó a Oxford donde se casó en 1861 con su primer marido Mark Pattison (1813-1884). Después de su matrimonio, realizó una seria beca en los campos de la historia cultural y el arte franceses. El matrimonio fue infeliz y pasó cada vez más tiempo en Francia, donde pudo concentrarse en sus intereses de investigación.

Desde mediados de la década de 1860 escribió artículos y reseñas sobre arte para la prensa periódica y entre 1873 y 1883 fue editora de arte de The Academy. En 1879 se publicó su primer libro The Renaissance of Art in France, que fue bien investigado. Siguieron más estudios importantes del arte francés, la Colección Wallace tiene sus cuatro libros sobre arte y arquitectura franceses.

También se le pidió a Lady Dilke que escribiera el prefacio del primer Catálogo de la Colección Wallace en 1897, y escribió la introducción de lo siguiente: Molinier, & Eacutemile, The Wallace Collection (objets d'art) en Hertford House, Londres: Goupil & amp Co. París: Manzi, Joyant & amp Co., 1903.

En los últimos años de su vida se involucró en la Liga de Sindicatos de Mujeres, convirtiéndose en su presidenta en 1886. Tras la muerte de Pattison se volvió a casar, siendo su segundo marido el político liberal radical Sir Charles Wentworth Dilke (1843-1911).


Biografía de Emilia Francis, Lady Dilke.

Palabras clave: biografía, escritoras, historia del arte

Cómo citar:

Fraser H., (2019) “Emilia Francis, Lady Dilke (2 de septiembre de 1840-24 de octubre de 1904)”, 19: Estudios interdisciplinarios en el largo siglo XIX 2019 (28). doi: https://doi.org/10.16995/ntn.862

207 Vistas

37 descargas

Publicado en 03 junio 2019
Licencia
Reconocimiento 4.0 de Creative Commons

La historiadora del arte y sindicalista Emilia Dilke (Fig. 1) creció en Iffley, cerca de Oxford. Bautizada como Emily Francis Strong, prefirió usar su segundo nombre masculino. Fue educada en casa y, a través de conexiones familiares, conoció a figuras destacadas del mundo del arte victoriano. En 1858, John Ruskin la animó a estudiar en la Escuela de Diseño del Gobierno en South Kensington, Londres, lo que tuvo una influencia formativa en su posterior beca como historiadora del arte.

Pauline, Lady Trevelyan (de soltera Jermyn) y Laura Capel Lofft (más tarde Lady Trevelyan), Emilia Francis (de soltera Strong), Lady Dilke, c. 1864, óleo sobre cartulina, 25,4 × 18,1 cm. © Galería Nacional de Retratos, Londres.

Después de completar su educación artística, Strong regresó a Oxford, donde se casó con el erudito de 48 años Mark Pattison, rector del Lincoln College, Oxford en junio de 1861. A partir de entonces, produjo su beca más seria, centrando su investigación en la historia cultural francesa. Y arte. El matrimonio de los Pattison fue famoso por su infelicidad, supuestamente el modelo para el mésalliance de Dorothea Brooke y Edward Casaubon en George Eliot's Middlemarch. Comenzó a escribir reseñas, artículos y notas sobre arte para la prensa periódica desde mediados de la década de 1860, y se convirtió en la editora de arte asalariada de la Academia de 1873 a 1883. Publicó su primer libro, El Renacimiento del Arte en Francia, en 1879. Se publicó una breve biografía de Sir Frederic Leighton en la serie Biografías ilustradas de artistas modernos (1882), a la que siguió su estudio principal, Claude Lorrain: sa vie et ses œuvres (1884).

Después de la muerte de su esposo en 1884, se casó con el político liberal y propietario de una publicación periódica, Sir Charles Wentworth Dilke (1843-1911). Como Emilia Dilke, publicó más estudios importantes sobre el arte francés, que culminaron con su estudio enciclopédico de cuatro volúmenes sobre el arte francés del siglo XVIII (1899-1902). En estos volúmenes se preocupó, entre otras cuestiones, del papel de la mujer en las artes como productora y sujeto, trazando paralelismos entre las limitaciones sociales e institucionales que afectaban a las artistas femeninas anteriores y contemporáneas. También llamó la atención sobre los determinantes políticos del arte y la economía de producción dentro del mercado del arte moderno en su país. Arte en el estado moderno (1888).

El compromiso de Pattison con la reforma social y con la mejora de las condiciones laborales de la mujer la llevó a participar, desde sus inicios, en la Liga Sindical de Mujeres, de la que se convirtió en su primera presidenta en 1886 hasta su muerte.


Emilia, Lady Dilke

Emilia, Lady Dilke (2 de septiembre de 1840, Ilfracombe, Devon & # x2013 23 de octubre de 1904), nacida como Emily Francis Strong, fue una autora, historiadora del arte, feminista y sindicalista inglesa.

Emilia Francis Strong, la hija de Henry y Emily Weedon Strong, fue llamada por su segundo nombre, con su ortografía masculina, durante su infancia y juventud. Se crió en Iffley, cerca de Oxford, y asistió a la Escuela de Arte de South Kensington en Londres en su adolescencia. Se casó con Mark Pattison, Rector del Lincoln College, Oxford, en 1861, entonces se la conocía como Francis Pattison, Sra. Mark Pattison o, en algunas de sus publicaciones, como E. F. S. Pattison. Después de la muerte de Mark Pattison en 1884, se casó con Sir Charles Dilke, y posteriormente fue conocida como Lady Dilke o Emilia Dilke. Sus dos matrimonios fueron temas de discusión pública.

Se convirtió en colaboradora de Saturday Review en 1864 y posteriormente fue durante muchos años crítica de bellas artes de la Academia y desde 1873 su editora de arte, y publicó en muchas otras revistas en Gran Bretaña y Francia. Además de numerosos ensayos firmados y sin firmar, y sus principales obras de historia del arte, escribió ensayos sobre política francesa y sobre sindicalismo de mujeres y trabajo de mujeres. También publicó dos volúmenes de cuentos (una tercera parte apareció póstumamente). Estuvo involucrada con la Women's Protective and Provident League, más tarde la Women's Trade Union League (WTUL), desde cerca de su inicio en 1874 y se desempeñó como presidenta de la WTUL durante muchos años hasta su muerte. Su sobrina, Gertrude Tuckwell (hija de su hermana Rosa y su cuñado el reverendo William Tuckwell) trabajó estrechamente con ella en sus actividades feministas y sindicalistas.


Revisar

Kali Israel Nombres e historias contribuye de manera importante al género naciente de la biografía historiográfica. [Aquí], la vida de Dilke es tratada por primera vez como parte de un proceso de representación sostenido, históricamente consciente y críticamente consciente de sí mismo. Israel logra sus objetivos declarados con claridad y, a menudo, brillante, utilizando su estudio de la vida de Dilke para embarcarse en excursiones cuidadosamente mapeadas en varios temas relacionados con la vida espiritual, cultural y política victoriana. - Estudios victorianos

El libro no es meramente biográfico, sino que es rico en crítica literaria, historia estética e investigación cultural, ya que investiga el espectro completo del pensamiento y las costumbres británicas del siglo XIX. - Revista Michigan Alumnus

Este es un trabajo notable de erudición interdisciplinaria. Al explorar las representaciones narrativas de la vida de la extraordinaria victoriana Emilia Dilke, el profesor Israel trastorna lo que a menudo es la forma más conservadora de escribir historia: la biografía. Esta es una escritura 'biográfica' en una clave verdaderamente posmoderna. El autor utiliza Dilke como un sitio complejo para abordar cuestiones importantes sobre género, clase, política, desempeño social, el cuerpo, el deseo erótico y cómo le damos sentido histórico a tales cosas. El estudio de Kali Israel es controvertido en el mejor sentido e invita a los lectores a repensar los métodos de interpretación y comprensión. - James Epstein, profesor de historia, Universidad de Vanderbilt

Nombres e historias es una fructífera alianza de investigación detallada y generosa de fuentes primarias con sofisticadas lecturas posmodernas de textos de la historia tradicional y del "giro literario" y de la biografía y la historia cultural. Parte de la nueva escuela de escritura feminista de historias de vida que rechaza un recital continuo y unificado de su tema, el libro de Israel sobre Emilia Dilke (en todas sus encarnaciones) es, sin embargo, maravillosamente minucioso en la recuperación de miles de textos (incluidas casi una docena de novelas, empezando con Middlemarch) tejida alrededor de su vida. Lo leí con fascinación. - Ellen Ross, profesora de Historia y Estudios de la Mujer, Ramapo College of New Jersey


La colección se ha organizado de la siguiente manera en las siguientes series y subseries:

DILKE / I - Interiores
DILKE / I / 1 - Arabescos y cantantes
DILKE / I / 2 - Boiseries y paneles pintados - Varias ubicaciones
DILKE / I / 3 - Boiseries - Palais de l'Élysée y Chateau de Beroy
DILKE / I / 4 - Bronces D'Ameublement
DILKE / I / 5 - Detalles e interiores - Varias ubicaciones
DILKE / I / 6 - Detalles e interiores - Petit Trianon y Grand Trianon
DILKE / I / 7 - Detalles e interiores - Versalles
DILKE / I / 8 - Mobiliario
DILKE / I / 9 - Tapices, Biombos y Tapicería

DILKE / E - Exteriores
DILKE / E / 1 - Ejercicios - École Militaire
DILKE / E / 2 - Exteriores - París
DILKE / E / 3 - Exteriores - Varias ubicaciones


¿Lo que hay en un nombre? El legado de archivos de Emilia Francis Strong / Pattison / Dilke

Por Jessica Gregory, Curatorial Support Officer for Modern Manuscripts, 1601 - 1950. Los documentos de Emilia Francis Dilke (Née Strong, anteriormente Pattison) se puede encontrar en Add MS 43903-43908. La correspondencia de Emilia Francis Dilke y Gertrude Tuckwell se encuentra en Add MS 49610-49612. La biblioteca británicaExposición de Asuntos pendientes: la lucha por los derechos de la mujer, explora la historia de la mujerActivismo por los derechos humanos y ya está abierto.

Emila Francis (de soltera Strong), Lady Dilke de Sir Hubert von Herkomer, 1887.
(NPG 5288, © Galería Nacional de Retratos, Londres)

Durante demasiado tiempo, los logros de las mujeres del pasado se han perdido, muchas de las cuales han hecho contribuciones significativas en varios campos se recuerdan solo en relación con los hombres en sus vidas. Trazar sus propias historias a través de colecciones de archivos puede ser una tarea difícil: dentro de los papeles de su esposo, sus legados ya están enmarcados por los nombres que heredan y la proximidad al poder que les fue otorgado. Volver a contar los logros de las mujeres del pasado a menudo nos obliga a reconstruir y unir sus vidas a través de sus legados de archivo dispares, tan a menudo mapeados de acuerdo con sus nombres heredados.

Uno de esos casos es el de Emilia Francis Strong. Se convertiría en ensayista, autora, historiadora del arte y activista por los derechos de las mujeres, pero a pesar de su variada producción intelectual, hay una sorprendente falta de material primario preservado. La Biblioteca Británica tiene algunos de sus documentos en el archivo de su segundo marido: The Charles Dilke Papers. También hay algunos elementos de correspondencia dentro de las colecciones de otros hombres poderosos, pero ella tiene, para adaptar la famosa frase de Woolf, no & # 0160Archive of her Own.
 
El matrimonio de Strong con Dilke y su clase social aseguró que su nombre se conservara en la historia, pero sus variadas actividades intelectuales se vieron ensombrecidas por el escándalo sexual de su marido, que incluso ahora tendría a los editores de los tabloides lamiéndose los labios. (Y en el que, lamentablemente, tengo que adentrarme para contextualizar su vida). & # 0160

Sir Charles Dilke y Emilia Dilke, 1894, por W. & amp D. Downey, publicado por Cassel and Company, Ltd. (NPG x8701. © National Portrait Gallery, Londres)

Charles era un diputado liberal con una agenda radical, pero el descubrimiento de sus relaciones extramaritales con la suegra de su hermano, seguidas por la cuñada de su hermano, Virginia Crawford, solo estaba rascando la superficie de sus fechorías. Cuando el juicio de divorcio del Sr. Crawford apareció en los titulares, el juez declaró a Virginia Crawford culpable de adulterio, pero, paradójicamente, encontró a Charles Dilke inocente del mismo delito. Además de esto, Dilke se encontró perseguido por un periodista de investigación con rencor, y pronto se vio obligado a entrar en un caso en un esfuerzo por limpiar su nombre, lo que resultó catastróficamente contraproducente cuando sus diarios de enlace, gravemente mutilados, se exhibieron en el tribunal. Los diarios rasgados y autocensurados parecían demostrar el adulterio de Charles Dilke y se convirtió en una figura de burla por sus desesperados intentos por encubrir sus indiscreciones. Emilia had defended Charles at the trial, but the damage was done. His reputation crumbled and his love-life was the talk of the town for many years to come.

Engagement Book of Sir Charles Dilke, 1888,
Add MS 49402

Emilia’s legacy — like her life — is framed by this relationship.  The situation would not be much improved by remembering her as ‘Emilia Pattison, wife of Mark Pattison’, either her first marriage was so famously unhappy that she and her husband are said to be the real-life inspiration for the unhappy couple of Mr. Casaubon and Dorothea Brooke in George Eliot’s, Middlemarch.

A letter to Emilia Pattison from her friend, author George Eliot, 1870. Add MS 43907. British Library.

However, apart from her two marriages, Emilia sought to establish a name for herself through her own actions and writings. She studied at the South Kensington Art School in London. After her studies, she began contributing essays to the periodicals, such as La revisión del sábado. She studied and wrote on Art and became arts editor of The Academy diario. Married to Mark Pattison at this point, she signed her articles E. F. S. Pattison, adding the ‘S’ to signify her maiden name: Strong — to reflect an element of her independence from her husband. Emilia published on the subject of French Art and gained a reputation as a respectable historian and critic in her own right.

She was also interested in social reform and particularly in improving working conditions for women. She was a prominent figure in the Women’s Trade Union League, founded in 1874 and became its president in 1886. She wrote on the subject of women’s rights at work. En el libro Mujeres’s Work, she explores the idea that women are a feature of the modern workplace and that their low wages are damaging not just to women, but to men — who were having their wages undercut — too. She outlines her argument for a raise of women’s wages to be in line with those of men as follows:

It is only too clear that economic independence of women is very, very far from being accomplished…Even though a woman’s work may be as good and as rapid as a man’s, we have seen that her scale of payment is frequently inferior to his…it would seem, therefore, clearly to be in the interest of workman to promote legislation and such methods of organisation as will afford to women the same vantageground [sic] as men

Emilia examined many aspects of women’s work in her essays and opinion pieces, outlining issues of inequality and advocating for health reforms in various sectors — even speaking at the Trade Unions’ Congress. She advocated for women’s trade unionism and would continue to publish on this subject — as well as Fine Art — for the rest of her life. Emilia was also friends with Richard and Emmeline Pankhurst and supported their campaigns for women’s suffrage.

Header for an Article published in the North American Review, 1891.

Even more than this, Emelia also wrote fiction, publishing two volumes of short stories, called, The Shrine of Death and Other Stories (1886) and The Shrine of Love and Other Stories (1891). The preface to The Shrine of Love seems to reaffirm the importance of working for reform through life:

Nothing has troubled me more than the weight of retribution which often falls on those who revolt against any point of prevailing order.

Fly-page image from The Shrine of Death and Other Stories, 1886.

Hers are strange, allegorical tales, sometimes with a supernatural element, and a strong focus on morality and fate. They did not prove popular at the time, but these stories have recently been consolidated and republished for a new audience.

Considering this complex and varied legacy, it is a reductive to think of Emilia Dilke as simply the wife of MP Charles Dilke. Her many writing talents should have ensured her a more pronounced legacy than the one she currently holds. Compared to other women of the era, Emilia Dilke was privileged enough to be published and this has preserved many of her thoughts for the long-term. There is no doubt her work on women’s rights was an influence on other women, including her niece Gertrude Tuckwell, who advocated for women’s rights and women’s suffrage, becoming one of the first female magistrates in the UK. However, the lack of available archival material reflects a system of collecting that was very much centered on prominent men.

Gertrude Tuckwell, Emilia Dilke’s niece, women’s rights advocate and suffragist. Wikicommons.

The centuries of male dominance in society are reflected in the contents of historic archive collections. The exclusion of women from professional careers means that essential institutional records are primarily authored by men on the actions of men. Therefore, women of the past with intellectual careers and contributions to various fields, often find themselves excluded from many historical records. Without admittance into the professional sphere their work has often been side-lined as that of personal ‘interests’ or ‘hobbies’, and therefore, historically not deemed worthy of formal preservation. This may help explain the disparity between Charles Dilke’s archival collections and Emilia’s.

As well as this, the ability to trace individuals is also more complex for some than it is for others. Barring titles, ranks and self-administered change, the majority of male names will remain the same throughout life, whereas women’s names often change through marriage. Archivists make efforts to discover women’s maiden names so that they can link individuals’ relative outputs together and to help establish a full biography of a person, but sometimes these names are never found. Emilia went by many names during her life, she had her married names, but also preferred to call herself Francis over Emilia at times. As well as this, she would sometimes include her maiden name in signatures and sometimes prefer to author articles with differing initials. Given this abundance of known names, one might see how articles of her authorship may not be linked together.

A combination of structural bias and incidental loss has inhibited the collection of women’s archives for generations, but there is change in the air. Archival institutions now make efforts to correct imbalances in their archival collections. The efforts to brings the many untold lives of women back into history was a major feature of second-wave feminism. As well as this, the internet has provided a means of connecting and tying women’s narratives together, enabling the writing of fuller biographies and giving more credence to their achievements.

The legacy of Emilia Francis Dilke has certainly benefitted from these changes, and many of her works have even been digitised and so can be accessed by a wider range of scholars. Likewise, contemporary women have made efforts to recover Emilia Dilke’s legacy, with Professor Hilary Fraser writing her Oxford Dictionary of National Biography entry, and Dr. Kali Israel writing a  contemporary feminist biography of Emilia Dilke that explores her accomplishments on her own terms. But such work has had to be accomplished without a comprehensive archival legacy for Emilia’s life and work. Given all this, one can see how easily other women have been lost to history, especially without the privilege of access to publishing that Emilia enjoyed. So many legacies have been reduced to a few scraps of paper and given our current advances in the field of archives, it is essential that we make an effort today to ensure that female archival legacies are fuller, broader, and most importantly, present in the future.


Similar Items

  • Names and stories : Emilia Dilke and Victorian culture /
    by: Israel, Kali, 1962-
    Published: (1999)
  • Names and stories Emilia Dilke and Victorian culture /
    by: Israel, Kali, 1962-
    Published: (1999)
  • The Seven Lives of Lady Barker : author of Station Life in New Zealand /
    by: Gilderdale, Betty,
    Published: (2012)
  • Lady Mary Wortley Montagu /
    by: Grundy, Isobel.
    Published: (1999)
  • A Victorian marriage : Mandell and Louise Creighton /
    by: Covert, James Thayne.
    Published: (2000)
800 Lancaster Ave., Villanova, PA 19085 610.519.4500 Contact

Names and Stories: Emilia Dilke and Victorian Culture

"Emilia Dilke" (1840-1904) was christened Emily Francis Strong and known by her middle name throughout her childhood as the daughter of an army officer-cum-bank manager in Iffley, England, near Oxford, and her days as an art student in London. During her first marriage, she was Francis Pattison or Mrs. Mark Pattison, while her published works of art history and criticism w "Emilia Dilke" (1840-1904) was christened Emily Francis Strong and known by her middle name throughout her childhood as the daughter of an army officer-cum-bank manager in Iffley, England, near Oxford, and her days as an art student in London. During her first marriage, she was Francis Pattison or Mrs. Mark Pattison, while her published works of art history and criticism were neutrally signed E. F. S. Pattison. Later, in the 1870s, she privately changed her first name to Emilia, a switch made public when she remarried in 1885. By this second nuptial union she became Lady Dilke, the famous intellectual, feminist, art critic, author, and, eventually, the active and popular President of the Women's Trade Union League for nearly twenty years.

A rich work of biography, literary criticism, aesthetic history, and sociocultural inquiry, Names and Stories traces the life of this fascinating and remarkable woman as it was lived under many different appellations and guises. In doing so, the book investigates the full spectrum of nineteenth-century British thought and custom. By studying not only an individual life but the many stories that informed, determined, and challenged that life, author Kali Israel considers Dilke as both subject and object--author and character, player and pawn--in the Victorian world of which she was a part. As they are chronicled, explained, and contextualized in this book, these stories--however they were created, told, or interpreted--move through realms both historical and fictional. Israel's central character experienced not one but two highly visible marriages marked by rampant gossip, high-profile sex scandals, and inconclusive courtroom battles was considered by some to be the model for the character of Dorothea in Eliot's Middlemarch and similarly "appeared" in many other novels, plays, and even poems in her own time and up through the mid-twentieth century.

Names and Stories is not a conventional "life and times" book, even though it recounts a birth-to-death adventure that is both unique and epochal. Rather, the work utilizes Dilke's myriad narratives as the means to broader critical, historical, and theoretical engagements. Debating the very nature of life-study and biography-writing, Israel employs a wide array of published and primary sources to argue that the "names and stories" of Emilia Dilke can help us understand key conflicts and tensions within Victorian Britain, as well as ongoing cultural arguments. This book thus examines several nineteenth-century pressure-points in this light, among them gender, representation, authority, authorship, knowledge, and political thought. Israel's contemporary and cross-disciplinary study also illuminates such broader themes as the family, the body, narrative, figuration, and historical writing and reading.
. más


Agradecimientos

I could not write this blog without the local history books from all the little villages and towns throughout the province. I am indebted to the web site, Our Roots, for digitizing many Saskatchewan local history books, and to the libraries that preserve these rich resources on their book shelves.

I am sorry that Google News Archives is no longer searchable. It still provides free access to scanned newspapers, including full issues of the major Saskatchewan papers, going back to the 1800s, but it no longer has a search engine. You have to browse, which is not really practical for my research purposes.


Ver el vídeo: Emilia Francis Lady Dilke 1905 Spiritual Life custom leather book w. extra material author letter (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Tracey

    Gracias por responder todas las preguntas :) En realidad, aprendí muchas cosas nuevas. Es solo que no he descubierto qué y dónde final.

  2. Inachus

    cosa

  3. Prentice

    Esta situación es familiar para mi. Puedes discutir.

  4. Perryn

    Tal vez estaré de acuerdo con tu opinión.

  5. Momus

    Te pido disculpas, pero, en mi opinión, no tienes razón. Lo sugiero para discutir. Escríbeme por MP.

  6. Zular

    Está usted equivocado. Puedo probarlo. Escríbeme en PM.



Escribe un mensaje