Artículos

Inge Morath

Inge Morath


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Inge Morath, hija de un científico, nació en Austria el 27 de mayo de 1923. La familia se mudó a la Alemania nazi y cuando era adolescente fue enviada al campo de trabajos forzados en Tempelhof por negarse a unirse a las Juventudes Hitlerianas.

Morath se graduó de la Universidad de Berlín en 1944. Después de la Segunda Guerra Mundial, trabajó como intérprete para el Servicio de Información de los Estados Unidos antes de unirse a la red de radio RWR. Morath también contribuyó con artículos a la revista literaria Der Optimist.

En 1950 Morath se trasladó a Francia donde trabajó con los fotógrafos austríacos Ernst Haas y Erich Lessing. Esto implicó escribir leyendas de texto para los dos fotógrafos. Al año siguiente encontró trabajo como fotoperiodista con Publicación de imágenes, una revista con sede en Londres.

El primer libro de Morath fue, Fiesta En Pamplona (1954). Después de la publicación de un ensayo fotográfico sobre los sacerdotes trabajadores franceses por Morath en 1955, Robert Capa la invitó a unirse a la agencia fotográfica Magnum. Otros libros de Morath incluidos Venecia observada (1956), Trae a los niños (1960), Túnez (1961) y De Persia a Irán (1961).

Morath se casó con Arthur Miller en 1962 y juntos publicaron el libro.En Rusia (1969). Esto fue seguido por Mi hermana vida (1973) con poemas de Boris Pasternak, En el país (1977), Encuentros chinos (1979), Vendedor en Beijing (1984), Retratos (1987), Sacudiendo el polvo de las edades (1998), una autobiografía, La vida como fotógrafo (1999), Mascarada (2000) y Espacios fronterizos; Último viaje (2002).

Inge Morath murió de cáncer linfático el 30 de enero de 2002.


Inge Morath

Si desea reproducir una imagen de una obra de arte en la colección del MoMA, o una imagen de una publicación o material de archivo del MoMA (incluidas vistas de instalación, listas de verificación y comunicados de prensa), comuníquese con Art Resource (publicación en América del Norte) o Scala Archives (publicación en todas las demás ubicaciones geográficas).

Todas las solicitudes de licencia de secuencias de audio o video producidas por el MoMA deben dirigirse a Scala Archives en [email & # 160protected]. MoMA / Scala no puede autorizar las imágenes fijas de películas cinematográficas o las imágenes en movimiento de películas de la Colección de películas del MoMA. Para la concesión de licencias de metraje de películas cinematográficas, se recomienda solicitarla directamente a los titulares de los derechos de autor. Para acceder a imágenes fijas de películas cinematográficas, comuníquese con el Centro de estudios cinematográficos. También hay más información disponible sobre la colección de películas y la Biblioteca de videos y películas en circulación.

Si desea reproducir el texto de una publicación del MoMA, envíe un correo electrónico a [email & # 160protected]. Si desea publicar texto de los materiales de archivo del MoMA, complete este formulario de permiso y envíelo a [email & # 160protected].

Este registro es un trabajo en progreso. Si tiene información adicional o detectó un error, envíe sus comentarios a [email & # 160protected].


Con las elecciones de 2020 acercándose, vea el árbol genealógico de Trump.

A punto de enviar cuatro astronautas a la ISS. Vea el árbol genealógico de Elon Musk aquí en FameChain

Vicepresidente de Estados Unidos.

Meghan y Harry ahora residen en EE. UU. FameChain tiene sus increíbles árboles.

El aspirante a presidente del Partido Demócrata. Ver el árbol genealógico de Joe Biden

Candidato demócrata a la Vicepresidencia de Estados Unidos.

Se convertirá en el próximo juez de la Corte Suprema. Descubra el árbol genealógico de Coney Barret

Siga con nosotros

VIDEOS

Toda la información sobre relaciones y antecedentes familiares que se muestra en FameChain se ha compilado a partir de datos del dominio público. De fuentes en línea o impresas y de bases de datos de acceso público. Se cree que es correcto en el momento de la entrada y se presenta aquí de buena fe. Si tiene información que entra en conflicto con algo que se muestra, háganoslo saber por correo electrónico.

Pero tenga en cuenta que no es posible estar seguro de la genealogía de una persona sin la cooperación de la familia (y / o pruebas de ADN).


Los antiguos poemas y textos médicos acadios revelan los universales del dolor

es investigadora junior en Wolfson College, Universidad de Oxford, donde investiga y enseña los idiomas y la historia de la antigua Mesopotamia. Se especializa en la historia de la ciencia y la medicina en la antigua Mesopotamia, pero ha escrito para revistas académicas y populares, entre ellas Historia hoy, sobre diversos temas de la cultura cuneiforme.

Editado por Christian Jarrett

A lo largo de un canal seco del río Éufrates en el actual Irak, ladrillos de barro rotos sobresalen de las vastas y polvorientas ruinas. Son los restos de Uruk, el lugar de nacimiento de la escritura más conocida en la cultura popular actual como la ciudad que una vez gobernó el legendario rey Gilgamesh, el héroe de una epopeya sobre su lucha con la vida, el amor y la muerte. A veces llamada la historia más antigua del mundo, la Épica de Gilgamesh continúa resonando en el público moderno más de 3.000 años después de que un erudito babilónico llamado Sîn-leqi-unninni tomó su lápiz de caña y, en los diminutos tetraedros de la escritura cuneiforme, imprimió una versión estandarizada de la epopeya en 12 tablillas de arcilla. Escrita en un dialecto literario del idioma acadio hablado en la antigua Mesopotamia, es esta versión la que ha sobrevivido en copias fragmentarias de arcilla, algunas tan grandes como un iPad y otras tan pequeñas como la punta de un dedo, descubiertas en sitios de lo que ahora es Irak, Siria y Países vecinos.

La historia es a partes iguales el viaje del héroe y el curso acelerado de la cosmología mesopotámica, mientras Gilgamesh sigue los ríos Tigris y Éufrates hasta su origen más allá del mundo conocido en busca de un superviviente del diluvio apocalíptico llamado Uta-napishti. Básicamente, habla de la transformación de Gilgamesh de un rey cruel a un rey bondadoso. Para esto es fundamental su relación con Enkidu, un hombre salvaje que fue enviado por los dioses para moderar el gobierno tiránico de Gilgamesh, y que se convierte en su mejor amigo y amante. La pareja emprende una serie de aventuras juntas que culminan con la matanza del Toro del Cielo, una criatura ardiente arrancada de la constelación de Tauro. Por este acto, los dioses deciden castigarlos quitándole la vida a Enkidu y, en muchos sentidos, aquí es donde comienza la epopeya, ya que la muerte de Enkidu lanza la búsqueda de Gilgamesh del secreto antediluviano de la inmortalidad. Esa búsqueda lo ve atravesar el paisaje mítico de la antigua Mesopotamia y el paisaje lingüístico de angustia emocional de la región. Seguir el viaje de Gilgamesh le recuerda a cualquiera que haya lamentado que no está solo: la experiencia de una pérdida extrema trasciende la brecha milenaria entre lo que significaba ser humano entonces y lo que significa ahora.

La reacción inicial de Gilgamesh a la muerte de Enkidu es una imagen desgarradora de miseria. Mirando fijamente el cuerpo fresco, grita: "¿Y ahora qué sueño te ha atrapado?" Y extiende la mano para sentir el latido del corazón. Cuando no encuentra nada, pone un velo sobre el rostro de Enkidu. Camina de un lado a otro como una leona que ha perdido a sus cachorros, se arranca el pelo y se arranca la ropa. Durante siete días y siete noches, llora por Enkidu y se niega a permitir que lo lleven al entierro hasta que un gusano sale de la nariz del cadáver en descomposición. Después de un funeral elaborado, sigue llorando amargamente y comienza a vagar por la estepa salvaje fuera de los muros de Uruk. "El dolor ha entrado en mi vientre", declara. "Le tuve miedo a la muerte y me fui a vagar por la naturaleza". Cualquiera que haya sufrido el dolor de la pérdida se verá a sí mismo en esta escena.

El dolor de Gilgamesh permite vislumbrar lo que hacía la gente cuando se sentía triste. Lloraron, se lamentaron, vagaron y, en algún momento, buscaron ayuda.

El lenguaje inicial del dolor de Gilgamesh concuerda con las respuestas de duelo y los rituales establecidos de la época, que incluyen el llanto, los lamentos, arrancarse el cabello y la ropa y separarse de la civilización hasta que se complete el proceso. El deambular de Gilgamesh en particular evoca un motivo de angustia en la antigua Mesopotamia, como se describe en los textos médicos de la época. Uno compuesto casi al mismo tiempo que la versión de Sîn-leqi-unninni de Gilgamesh, el cuneiforme Manual de diagnóstico, o Sakikkû como se conocía en la antigüedad, describe a lo largo de 40 tabletas de arcilla dolencias tan variadas como convulsiones y lesiones cutáneas. Un estado depresivo, fiebre, llanto, náuseas y habla ininteligible se describen en una sección fragmentaria de la séptima tableta, junto con "deambular con regularidad". Una exégesis académica muy posterior sobre esa sección equipara "deambular con regularidad" con "locura". El dolor de Gilgamesh se superpone con el vocabulario de la angustia emocional en los textos médicos para dar una idea de lo que la gente, desde reyes legendarios hasta pacientes anónimos, hacían cuando se sentían tristes. Lloraron, se lamentaron, deambularon y, en algún momento, buscaron ayuda, generalmente de un médico en lugar de un hombre primordial y distante.

El vagabundeo de Gilgamesh no solo delata su confusión interior, sino que también estimula su búsqueda del secreto de la vida inmortal, inspirado en parte por su dolor y en parte por su miedo a encontrarse con el destino de Enkidu. Quién mejor para aprender este secreto que su antepasado antediluviano, Uta-napishti, que vive más allá de las fronteras del mundo conocido en la mítica "desembocadura de los dos ríos" (Tigris y Éufrates). Para llegar allí, Gilgamesh debe atravesar el monte Mashu, las puertas cósmicas del horizonte donde el dios sol sale y se pone. Dos monstruosos centinelas mitad humanos, mitad escorpión vigilan el sol, y Gilgamesh debe abrirse paso a través de ellos. Los fragmentos supervivientes de la epopeya conservan las últimas líneas de su discurso, una referencia entrecortada a su "dolor" y "agotamiento".

no hay escasez de palabras en acadio que expresan dolor. El que se usa aquí, nissatu, es el mismo que se usa para referirse al llanto que hacen las personas en los rituales de duelo y a un tipo de depresión severa por la cual las personas recibían terapias médicas de la época. En una casa de Ashur, una ciudad a lo largo del río Tigris que fue la capital del imperio asirio durante más de 1.000 años, se descubrió una larga recopilación de estas diversas terapias administradas para mejorar la felicidad de un paciente. Es parte de una colección de tabletas pertenecientes a un exorcista médico llamado Kisir-Ashur e incluye instrucciones para un tratamiento a base de hierbas "para que el dolor no se acerque a un hombre". (La misma palabra acadia, nissatu, también encuentra su camino en las terapias médicas como una droga cuyo nombre se traduce literalmente como "planta para el dolor", que el cuneiformista británico temprano R Campbell Thompson identificó una vez provisionalmente con el cannabis, dado su uso en pacientes deprimidos).

Lo que sea que Gilgamesh diga sobre su dolor y agotamiento convence a la gente escorpión de dejarlo pasar a una región oscura como la boca del lobo más allá del monte Mashu que tarda exactamente 12 horas en atravesar. Al trascender esta región, Gilgamesh sale de los límites del mundo conocido y entra en una terra incognita en la geografía cósmica mesopotámica. Emerge a un bosquecillo de árboles tachonados de piedras preciosas, con cornalina, lapislázuli y coral en plena floración, que atraviesa para llegar a la orilla del mar. Allí, encuentra una posada dirigida por una mujer llamada Shiduri que conoce el camino a Uta-napishti. Al ver al héroe cansado, repite la declaración anterior de Gilgamesh cuando le pregunta: "¿Por qué hay dolor en tu estómago?" En la versión de Sîn-leqi-unninni, él responde preguntando por qué, después de todo lo que ha pasado, hay no debería ser.

El desconsolado Gilgamesh y el desconsolado Nabû-tabni-usur usan expresiones de dolor y estrés que aún resuenan hoy.

Una versión más antigua de la epopeya ubica el dolor de Gilgamesh no en su vientre, sino en el corazón. "Mi corazón está enfermo por mi amigo", le dice al posadero, "mi corazón está enfermo por Enkidu." El corazón, o libbu en acadio, es el órgano del pensamiento y la emoción que puede reflexionar, tramar, hablar y sentir. Como hoy, también puede experimentar una variedad de orientaciones y estados de ánimo cuando las cosas van mal. A principios de la década de 1950, un grupo de arqueólogos turcos y británicos excavó un sitio asirio conocido hoy como Sultantepe que produjo alrededor de 400 tabletas escritas por una familia de sacerdotes eruditos entre 718 a. C. y 611 a. C. Una de las tablas describe a un paciente cuyo corazón se siente asustado, deprimido y reflexiona sobre la insensatez. El tratamiento es un ritual complejo que implica, entre otras cosas, verter betún caliente sobre las figuras de las brujas culpadas de la enfermedad.

El corazón, como sabemos, también se puede romper. En una tablilla médica cuneiforme de la biblioteca del último gran rey asirio Ashurbanipal, del siglo VII a. C., una persona con el corazón roto también se siente irritable, se ve triste y sufre de libido baja. Un texto médico similar del cercano Ashur describe la angustia con síntomas como terror y miedo, mientras que otro agrega dolor y pensamientos tontos, que también se originan en el corazón. Una carta de un médico llamado Nabû-tabni-usur se queja de su estrés mientras servía en la corte real en la época del rey Ashurbanipal. "Si bien todos mis asociados son felices", escribe, "me muero de un corazón roto". Si estaba ansioso o deprimido en la antigua Mesopotamia, se decía que sufría de angustia. Extraído de los cientos de miles de textos cuneiformes supervivientes, el afligido Gilgamesh y el desconsolado Nabû-tabni-usur utilizan expresiones de dolor y estrés que aún resuenan hoy. Lejos de los lujos modernos que a veces se les atribuye, estos dolores y tensiones son experiencias tan antiguas como humanas.

Volviendo al viaje de Gilgamesh, Shiduri, el posadero, finalmente cede a sus demandas y dirige al héroe a las "aguas de la muerte" que debe cruzar para encontrar a Uta-napishti. Como hizo Shiduri antes, Uta-napishti también nota la apariencia salvaje y miserable de Gilgamesh, como alguien lleno de dolor que se ha alejado de su ciudad. Podemos imaginar a un anciano barbudo, sacudiendo la cabeza hacia el joven héroe que tiene delante y preguntando: "¿Por qué, Gilgamesh, persigues constantemente el dolor?". nissatu ha seguido a Gilgamesh desde el comienzo de su viaje en Uruk hasta el mundo más allá del horizonte y, al seguir su viaje, somos testigos de algunas de las primeras expresiones conocidas del sufrimiento humano.

Gilgamesh espera recibir la vida eterna de Uta-napishti, pero en cambio el antepasado le dice al héroe que vagar en busca de este objetivo inalcanzable en realidad está acortando su vida. Para los humanos, le dice a Gilgamesh, los dioses establecieron tanto la vida, que es frágil, como la muerte, que puede atacar en cualquier momento. "Nadie ve el rostro de la muerte", le recuerda a Gilgamesh, "nadie oye la voz de la muerte y, sin embargo, la muerte furiosa es la que corta al hombre". La muerte es inevitable. La vida eterna no radica en la supervivencia de Enkidu, Gilgamesh o cualquier otro individuo, sino en la supervivencia de la comunidad.

Aunque la búsqueda de la inmortalidad del héroe resulta en última instancia inútil, en cambio gana la sabiduría para aceptar que toda vida debe llegar a su fin, y que la mejor manera de preservar la memoria de Enkidu, y en última instancia la suya propia, es ser un buen rey que proteja a los seres humanos. vidas de sus súbditos. Finalmente puede dejar de llorar y seguir adelante. A su regreso a Uruk, Gilgamesh graba su relato en una tabla de piedra y la incrusta en el ladrillo de las murallas de la ciudad para que alguien la encuentre algún día.

El último manuscrito conocido de la Épica de Gilgamesh desde la antigüedad fue escrito por un astrónomo en formación llamado Bel-ahhe-usur en 130 a. C., pero la memoria de Gilgamesh no murió con la última pequeña cuña de esa tableta. El legendario rey estaría feliz de saber que después de miles de años, él y Enkidu han resucitado en una historia duradera sobre el dolor, la búsqueda y, en última instancia, la curación. La epopeya milenaria nos recuerda que dar sentido al dolor es tan antiguo como el escrito más antiguo del mundo, y que una parte trágica pero ineludible del ser humano es aprender a vivir sin los que amamos.


Museo Diocesano: Inge Morath: su vida y fotografías

Una exposición bastante interesante para un fotógrafo bastante interesante, en un lugar en particular como el de Milán. Museo Diocesano. INGE MORATH.La vita. La fotografia(INGE MORATH. Su vida y fotografías) está en el escenario con 150 documentos e imágenes originales, que cuentan su historia, tanto humana como profesional. Fue la primera mujer que se unió a Magnum Photos como fotógrafa en 1953.

Enmarcada en uno de los conjuntos monumentales más antiguos de Milán, la exposición dedicada a Inge Morath (Graz 1923 - Nueva York 2002) vuelve a dibujar su vida profesional y privada, desde sus inicios junto a Ernst Haas y Henri Cartier-Bresson y su colaboración con revistas como LIFE, Paris Match, Saturday Evening Post y Moda.

La muestra presenta sus reportajes de viajes, que solía planificar con el mayor (y casi maníaco) cuidado, estudiando el idioma y la cultura de cada región a la que se dirigía, como una etnógrafa. Por cierto, Morath estudió idiomas en Berlín y se convirtió en traductor y luego en periodista. Toda su vida, Morath siguió siendo una diarista, con un doble don: las imágenes y las palabras también.

Sobre el escenario, algunos de sus reportajes más conocidos, como el de Venecia (1953), donde retrataba a las personas en su dimensión cotidiana, según la tradición fotográfica de Magnum photos, Morath escribió: & # 8220La fotografía es esencialmente un asunto personal: la búsqueda de una verdad interior & # 8221. El itinerario de Inge Morath continúa hasta España. Visitó este país muchas veces: estaba allí desde 1954, cuando le encargaron reproducir unos cuadros para la revista de arte francesa L'Œil y retratar a la hermana de Pablo Picasso, Lola. Luego hay secciones sobre sus obras que tratan de algunos de los países comunistas, Austria, el Reino Unido y París. Inge Morath tenía el sueño de viajar a Rusia: en su primer viaje al país, en 1965, estaba con su esposo, Arthur Miller, el entonces presidente del club PEN, una asociación mundial de escritores. Lograron conocer a artistas e intelectuales rusos y de ese viaje surgió un extenso trabajo fotográfico. Otras secciones de la exposición incluyen sus reportajes en Irán y Nueva York, así como los retratos que realizó a lo largo de su carrera. Algunos de sus trabajos más importantes son los retratos, tanto de transeúntes como de celebridades, como Igor Stravinsky, Alberto Giacometti, Pablo Picasso, Jean Arp o Audrey Hepburn. En cualquier caso, estaba interesada en quiénes eran como seres humanos. Su estilo fotográfico tiene sus raíces en los ideales humanistas resultantes de la Segunda Guerra Mundial, así como en la fotografía del momento decisivo, como lo llamó Cartier-Bresson.

La exposición, comisariada por Brigitte Blüml - Kaindl, Kurt Kaindl y Marco Minuz, va acompañada de una publicación editada por Silvana Editoriale y forma parte del Milano PhotoFestival 15TH, el evento anual que reúne unas 140 exposiciones en Milán y algunas localidades cercanas, y de los programas culturales Aria di Cultura y I talenti delle donne, coordinados por Comune di Milano.

Paola Sammartano

Paola Sammartano es periodista, especializada en artes y fotografía, afincada en Milán.


Inge Morath Fotógrafa austríaca

Inge Morath estuvo casada anteriormente con Arthur Miller (1962 - 2002) y Jack Ernest Lionel Birch (1951 - 1954).

Sobre

La fotógrafa austriaca Inge Morath nació como Ingeborg Hermine Morath el 27 de mayo de 1923 en Graz, Austria y falleció el 30 de enero de 2002 en la ciudad de Nueva York, Nueva York, EE. UU. A los 78 años. Es más recordada por Love, Marilyn (2012). Su signo zodiacal es Géminis.

Inge Morath es miembro de las siguientes listas: Nacimientos en 1923, muertes en 2002 y Fotógrafos de mujeres.

Contribuir

¡Ayúdanos a construir nuestro perfil de Inge Morath! Inicie sesión para agregar información, imágenes y relaciones, participar en discusiones y obtener crédito por sus contribuciones.

Estadísticas de relaciones

EscribeTotalMás largoPromedioMás corto
Casado2 41 años, 6 meses 22 años 2 años, 7 meses
Total2 41 años, 6 meses 22 años 2 años, 7 meses

Detalles

Primer nombre Inge
Apellido Morath
Nombre de soltera Morath
Nombre completo al nacer Ingeborg Hermine Morath
Nombre alternativo Inge Morath, Ingeborg Morath, Ingeborg Hermine Morath
La edad 78 (edad al fallecer) años
Cumpleaños 27 de mayo de 1923
Lugar de nacimiento Graz, Austria
Murió 30 de enero de 2002
Lugar de la muerte Nueva York, Nueva York, EE. UU.
Causa de la muerte (cáncer)
Signo del zodiaco Geminis
Sexualidad Derecho
Etnicidad blanco
Nacionalidad austriaco
Texto de ocupación Fotógrafo estadounidense nacido en Austria
Ocupación Fotógrafo
Reclamar a la fama Con amor, Marilyn (2012)

Ingeborg Hermine Morath (escuche & # 160 27 de mayo de 1923 & # 8211 30 de enero de 2002) fue una fotógrafa estadounidense nacida en Austria. En 1953, se unió a la agencia de fotos Magnum, fundada por los mejores fotógrafos en París, y se convirtió en fotógrafa de la agencia en 1955. Morath también fue la tercera esposa del dramaturgo Arthur Miller, su hija es la guionista y directora Rebecca Miller.


Dancing Queens: Lost Images from a Grand Ball (Reinas del baile: imágenes perdidas de un gran baile)

En el invierno de 1955, la alta sociedad parisina zumbó en anticipación de un baile sobre hielo que realizarían miembros de las casas reales de Europa. Inge Morath, de 32 años en ese momento, y miembro recién creado de la agencia fotográfica Magnum, fue asignada para cubrir el evento de caridad, yendo detrás de escena para documentar a los glamorosos participantes mientras ensayaban para la noche de gala. Ella filmó 14 rollos en total, y el material fue procesado y distribuido a través de la red Magnum, pero nunca llegó a imprimirse.

En aquellos días, la agencia distribuía de forma rutinaria material filmado según las especificaciones a una lista de subagrupadores y publicaciones, en el entendimiento de que las copias serían devueltas. En muchos casos, eso nunca sucedió, las impresiones quedaron en archivos lejanos o acumularon polvo en los estantes de los destinatarios. Ahora, en un esfuerzo por recuperar la obra, la Fundación Magnum, en asociación con la revista de arte Esopus, ha iniciado un proyecto para buscar ese material perdido y otras obras realizadas por sus fotógrafos que nunca encontraron su camino a la vista del público. Llamado & # 8220Analog Recovery & # 8221, el proyecto está siendo editado por John Jacob, quien también es el director de Morath & # 8217s estate. El objetivo, dice Jacob, es reintroducir un portafolio de un fotógrafo de Magnum dos veces al año. Morath & # 8217s Bal d & # 8217Hiver, es el primero de la serie.

Jacob se había encontrado con las fotos de Bal d & # 8217Hiver mientras investigaba para otro proyecto sobre Magnum y el mundo de la moda. Para montar la pieza, utilizó las marcas que la propia Morath había dejado en las hojas de contactos. & # 8220 Ella realmente sabía lo que estaba haciendo con su edición & # 8221, dice. & # 8220 Rara vez necesitaba ir más allá de lo que ella había seleccionado. & # 8221 Qué apropiado, entonces, para el Esopus artículo de la revista en las fotos para honrar su ojo astuto y mdash el número incluye una reproducción desmontable de una de las 14 hojas de contactos, con las marcas de Morath & # 8217 aún visibles.


Fotografías y artículos de Inge Morath

El material fotográfico de la colección incluye hojas de contacto, diapositivas en color e impresiones fotográficas.

Las fotografías documentales de Morath representan personas y eventos en una amplia gama de países, incluidos Austria, China, Inglaterra, Francia, Alemania, India, Italia, Rumania, Rusia, España y Túnez, así como en todo México y Estados Unidos.

La colección incluye estudios de retratos de figuras públicas, incluidos Yul Brynner, Alexander Calder, Alberto Giacometti, Dustin Hoffman, Henry Moore, Anaïs Nin, Pablo Picasso, Andrei Voznesensky y Yevgeny Yevtushenko. También incluye proyectos con su colaborador desde hace mucho tiempo, el artista Saul Steinberg.

Los artículos de la colección incluyen listas de historias, leyendas, cuadernos, archivos generales y publicidad relacionada principalmente con su fotografía. La colección también incluye material audiovisual, archivos electrónicos y artefactos.

Un conjunto de material impreso acompaña a la colección y consta de un conjunto incompleto de sus monografías, así como obras relacionadas con viajes, idiomas y otros temas.

La colección también narra la vida personal de Morath, incluido su matrimonio y su familia con el dramaturgo Arthur Miller, y proporciona documentación complementaria de su trabajo.

En esta guía de la colección, el personal de la biblioteca retuvo principalmente los títulos y la ortografía de Morath, mientras que las hojas de contacto incluyen formas autorizadas de nombres derivados de sus listas de historias.

Los arreglos cronológicos dentro de la colección reflejan la fecha de creación de la imagen, no la fecha en que se imprimió la fotografía. Las notas a lo largo de la colección incluyen los "números de las historias" de Morath, cuando el personal de la biblioteca los puede discernir fácilmente.

La Serie I, Fotografías, incluye la mayor parte del material fotográfico creado por Morath y sus fotografías personales y familiares, así como fotografías que recopiló por otros fotógrafos.

La Serie II, Papeles, consta de artículos que documentan la vida y obra de Morath, incluyendo leyendas de historias, cuadernos, correspondencia, recortes, registros financieros y premios.

La Serie III, Fotografías y documentos de la casa Morath-Miller, consta de material en la casa de Morath y Arthur Miller en Roxbury, Connecticut, inmediatamente antes de que la Biblioteca de libros raros y manuscritos de Beinecke adquiriera el material en 2014. Incluye fotografías personales y familiares , correspondencia, escritos y cuadernos de viaje, libretas de direcciones, tarjetas de visita, catálogos de exposiciones, material publicitario, arte y efímeros.

La Serie IV, Material Audiovisual, consta de grabaciones sonoras, videocasetes y películas de Morath o sobre ella, e incluye entrevistas con ella y documentación de sus exposiciones.

La Serie V, Archivos electrónicos, consiste principalmente en los archivos electrónicos creados por Morath, así como por la Fundación Inge Morath, incluidos los archivos de imagen y los archivos de respaldo, así como los archivos del sistema operativo y los programas de utilidad utilizados por ella.

La Serie VI, Objetos, consta de los artículos que Morath usó como fotógrafa, incluida una cámara, botes de película y sellos de tinta de caucho utilizados para marcar sus impresiones, así como otros efectos personales, como bufandas y una maleta.

Los materiales están abiertos a la investigación.

Cajas 717-719, 722-723 (material audiovisual): Material frágil restringido. Se pueden solicitar copias de referencia. Consulte Access Services para obtener más información.

Cajas 725-732 (archivos electrónicos): Material frágil restringido. Se pueden solicitar copias de referencia. Consulte Access Services para obtener más información.

Inge Morath Photographs and Papers es propiedad física de Beinecke Rare Book & amp Manuscript Library, de la Universidad de Yale. La Sra. Rebecca Miller, sus herederos y cesionarios conservan todos los derechos comerciales sobre fotografías y escritos de Morath. Los derechos literarios, incluidos los derechos de autor, de terceros pertenecen a los autores o sus herederos y cesionarios legales. Para más información, consulte al curador correspondiente.

La biblioteca de libros raros y manuscritos de Beinecke tiene el derecho limitado de autorizar a los académicos a reproducir hasta cinco de las imágenes de la Sra. Morath en una publicación académica.

Cualquier exhibición o reproducción de hojas de contactos o impresiones de obras de la Sra. Morath requiere su identificación como hojas de contactos o impresiones de obras.

La biblioteca de libros raros y manuscritos de Beinecke no reproducirá para ningún propósito fotografías o imágenes identificadas como "Fotografías de familia" en los recuadros 509-539, 612 y 701-703.

Las fotografías de la Sra. Morath de la "serie Mask" de fotografías comparten los derechos de autor con la Fundación Saul Steinberg, y cualquier uso de las mismas requiere la aprobación de la Fundación Saul Steinberg.


Exposición

El difunto dramaturgo Arthur Miller, hablando de su esposa Inge Morath, dijo: "Ella hizo poesía de las personas y sus lugares durante medio siglo". Este mes, Prestel Publishing y Magnum Foundation están lanzando “Inge Morath, Una biografía ilustrada”, escrita por Linda Gordon, profesora de historia en la Universidad de Nueva York. El autor presenta a Morath viajando por todo el mundo, a menudo como una mujer sola, desafiando en silencio pero con firmeza las convenciones de lo que era apropiado para las mujeres en ese momento. Sus fotografías muestran su cosmopolitismo, que surgió de su amor por la literatura, su fluidez en muchos idiomas y su repulsión contra la Alemania de Hitler, donde pasó su adolescencia. Su respeto por todas las culturas del mundo, desde España hasta Irán y China, la convirtió en una especie de etnógrafa visual.

Una de las primeras mujeres en unirse al colectivo Magnum, Morath fue una excelente retratista, particularmente atraída por artistas como el pintor Saul Steinberg, la escultora Louise Bourgeois y el escritor Boris Pasternak. Trabajó principalmente en blanco y negro, pero también usó películas en color de manera exquisita, incluso al principio de su carrera. A través de asignaciones de Magnum para documentar escenarios de películas, conoció a Arthur Miller y su matrimonio posterior duró cuarenta años. A pesar de la variedad de temas, el trabajo de Morath está unificado por la intimidad y la comodidad con las muchas culturas del mundo. Verdaderamente ciudadana del mundo, sus imágenes son a la vez universales y personales. En la siguiente entrevista, la autora de fotografía e historiadora Carole Naggar, directora de la serie de libros Magnum Legacy, habla de su obra.

La biografía de Inge Morath publicada por Prestel es extensa, con un importante número de imágenes y hojas de contacto junto al texto. ¿Qué puedes contar sobre el proceso de su elaboración?

Este ha sido un proceso largo y complejo, trabajar con la Fundación Magnum (Susan Meiselas y especialmente Kristen Lubben para este volumen), la editorial, la escritora, Linda Gordon, Tessa Hite, quienes me ayudaron a investigar en la Biblioteca Beinecke donde Inge Morath's Se conservan archivos, y Rebecca Miller, la hija de Inge Morath, quien también suministró varias cartas, documentos y fotografías. También trabajé en las hojas de contactos en blanco y negro de Inge Morath en la oficina de Magnum New York y encontré varias imágenes que nunca habían sido publicadas, como un retrato de Cartier-Bresson durante el viaje que hizo con Inge por Europa en 1953, fotografías de Inge madre y su hermana gemela, o una imagen de la iglesia donde se casaron sus abuelos, que fotografió cuando hizo un viaje a Austria y Europa del Este en busca de sus orígenes, siguiendo el curso del río Danubio.

Tessa Hite utilizó su investigación en Beinecke para escribir un texto sobre el archivo de Inge y una extensa biografía ilustrada, que en conjunto complementan el texto de Linda Gordon.

La escritora, Linda Gordon, conocida por su biografía de Dorothea Lange y su libro sobre el regreso del KKK, fue una participante muy activa y sugirió imágenes que funcionarían con su texto. Tuvimos numerosas discusiones en profundidad sobre su texto, sobre Magnum y sobre la fotografía en general, y ella se reunió con varios testigos (familiares, colegas y amigos) de la vida de Inge. El editor gerente Andrew Lewin también ayudó con numerosos aspectos del libro.

Hacer un libro, especialmente uno tan complejo como ese con cientos de notas extensas, es un esfuerzo de equipo. Es un poco como un rompecabezas, equilibrando texto, fotografías y documentos y encontrando una secuencia que permita ir y venir entre los componentes. Finalmente, el diseñador, Greg Wakabayashi, unió el libro con su diseño refinado y discreto que da igual juego al texto y las imágenes.

¿Cómo calificarías la fotografía de Inge Morath?

La fotografía de Inge Morath se resiste a la definición. Tiene un enfoque fresco, una composición clásica y versátil. Se siente igualmente cómoda con el reportaje, la moda y el retrato, y también tiene un sentido de la fantasía, como es obvio en su serie sobre las máscaras de Saul Steinberg o en su famosa imagen de un lama en Times Square. Su empatía, y quizás su pasado difícil en la Alemania nazi, le permitió comunicarse con casi cualquier persona, desde los niños de la calle de Irlanda o Rumania o un campamento en Gaza hasta los artistas o escritores más famosos como Henry Moore, Jean Arp, Louise. Bourgeois, Norman Mailer y muchos otros. Ella podía mezclarse en cualquier país y situación y era muy valiente, una viajera mundial que, por ejemplo, fue a Irán en 1956, una mujer sola. Fue una de las primeras fotógrafas en trabajar en color y sus fotografías en color de Londres, Irlanda y España, así como sus paisajes desérticos iraníes, son hermosas.

¿Dónde la colocarías en la historia de la médium?

La contribución de Morath a la historia del medio ha sido importante y en gran parte no reconocida. A pesar de que se han publicado varios libros sobre ella (en particular gracias a los esfuerzos de John Jacobs, quien también jugó un papel decisivo en la formulación del concepto de esta serie), es la primera vez que todos los aspectos de su vida y carrera son presentados juntos en un libro.

Junto con Eve Arnold, Morath fue la primera mujer en ingresar al “club de chicos” de Magnum Photos. A principios de la década de 1950. No se definió a sí misma como feminista, pero durante su vida alentó constantemente a las mujeres fotógrafos. The Inge Morath Award was created in her honor by her colleagues at Magnum Photos and recently a group of women photographers followed her trajectory along the Danube, creating new images of places she had visited.

I think that her most important contribution to the history of the medium is her capacity to create not only striking individual images but in-depth stories, a preoccupation that many contemporary photographers now share. This is what differentiates her from Cartier-Bresson whom she acknowledged as a mentor, and makes her thoroughly modern.

How would you describe the Magnum Legacy series of books? What it the intent with this series?

The Magnum Legacy series is co-published by the Magnum Foundation and Prestel. So far we have published volumes on Eve Arnold, Bruce Davidson and Inge Morath. The idea is not to produce a “classic” photobook with a portfolio of images nor a classic biography, but to tell a story, that of the life behind the pictures. What motivated them? Who influenced them? How do events in their life link to their images? To tell that story we rely heavily on archive. In Inge’s case this archive is especially rich, because she was a gifted writer as well as a photographer, and Tessa Hite and I found a number of letters, diaries, fragments of autobiographies, as well as family pictures, contact sheets, passports, press cards…Inge Morath did not censor her life and was very open about her relationships. She spoke eight languages. Before she went to a country such as Russia or China for instance, she immersed herself in that country’s culture, history and language: We found her exercise notebooks in Chinese, she learnt Russian with a tutor….

Could you tell us about forthcoming publications?

For now, we are planning on a volume on Josef Koudelka, with a text by Melissa Harris, who has been working on her text for the last two years. The publication is planned for 2020.


'Fall' Examines Playwright Arthur Miller's Secret Son

Playwright Arthur Miller was a giant of American theater and a champion of social justice. On stage, his iconic plays Death of a Salesman y All My Sons portrayed the American family with tight bonds and searing discord. Much of the tension he wrote about was between fathers and sons.

As it turns out, Arthur Miller was wracked by family turmoil of his own: He had a son with Down syndrome, and he and his wife kept the boy's existence a secret. That story is now a play, called Otoño, that's having its world premiere at Boston's Huntington Theatre.

Related NPR Stories

Teatro

After Decades On Stage, Arthur Miller's Works Defy The Final Curtain

Movie Interviews

Documenting The Offstage Life Of Playwright Arthur Miller (AKA Dad)

Otoño begins in 1966 Arthur Miller is the toast of high society, he's married to photographer Inge Morath and they're living with their little girl in a rambling home in Connecticut when Morath gives birth to their son Daniel. 27-year-old Nolan James Tierce plays Daniel — and like Daniel, Tierce himself has Down syndrome.

"My name is Daniel Miller," he says in the play. "Everyone calls me Danny. I'm a Yankees fan. I know every lyric to every Beatles song. I have Down syndrome."

Miller never got to know those aspects of his son. In the play, a doctor advises Miller and Morath to put Daniel in an institution. At first, Morath cajoles her husband to ignore doctor's advice and raise their son at home — "He's your son and my son!" she implores him. But instead, they find an institution close to their home.

In the play and in real life, Morath visited Daniel in the institution. Miller did not. (Years later, the institution — the Southbury Training School in central Connecticut — was cited for dangerous living conditions.) Vanity Fair magazine revealed the story of Arthur Miller's secret son in 2007 both Miller and Morath had died by then.

You can't say their motives were evil or anything like that. They did what they felt they had to do. And to demonize him would diminish the play.

Playwright Bernard Weinraub

Bernard Weinraub wrote Otoño, and he says it was important to him to not demonize the couple. "You can't say their motives were evil or anything like that. They did what they felt they had to do. And to demonize him would diminish the play, because I think you have to understand and try to get to the complexity of motives and marriage and what happened between them."

Weinraub based parts of the script on interviews he did with social workers at the institution. When he told Huntington Theatre Artistic Director Peter DuBois about the play, DuBois was enthusiastic. "I thought this is an incredibly important story to tell," he says. "This was someone who lectured us on right and wrong. And I felt this real deep passion about telling this story of human fallibility."

But when DuBois tried to partner with other theaters on the production, there were no takers. "There have been a lot of people that have said, 'I don't want to be the one to be launching this narrative in the theater' — that, you know, Arthur is too respected a writer." As it happened, Arthur Miller never wrote another masterpiece after Daniel was born.

Actor Nolan James Tierce plays Daniel Miller he has Down syndrome just like the character. T. Charles Erickson ocultar leyenda

Actor Nolan James Tierce plays Daniel Miller he has Down syndrome just like the character.

The real Daniel Miller is now 51 years old, thriving, and living with a foster family in Connecticut. Actor Nolan James Tierce has never met Daniel, but considers him an idol — in part for surviving in a now-notorious facility. And Tierce is well aware of that period in America, when it was common to house children with disabilities in institutions. "That history was, actually, at that time, barbaric. I feel so bad for those people who've been institutionalized for many years like Daniel," he says. And, he adds, he feels for Miller and Morath, "because of they didn't really get to know Daniel that well, except for Inge. She was there at the sidelines, and Arthur just completely shunned him out of his life . It is their loss — and a tragedy."

DuBois says he's proud to direct the world premiere of the play about Arthur Miller. "But I won't beat around the bush, I mean, I think this is about a hero who falls . I think he took a huge fall in his life when he decided not to make Daniel a part of it . I feel like he would have found something in his relationship with Daniel that I think would have affected his writing — in a good way."

The playwright and his son did meet, when Daniel was grown. And when Miller died, he left Daniel and his three other children equal portions of his estate.

This story was edited by Andrea de Leon, produced for radio by Andrea Hsu and Chad Campbell, and adapted for the Web by Petra Mayer.


Ver el vídeo: Masters of Photography: Inge Morath, photographer Danube (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Boukra

    Excusa, que interfiera, pero sugiero ir a otro.

  2. Gardagar

    Le sugiero que visite el sitio, con una gran cantidad de artículos sobre el tema que le interesa.

  3. Tojajora

    Está usted equivocado. soy capaz de demostrarlo.

  4. Sewati

    Totalmente comparto tu opinión. Pienso, que es excelente idea.

  5. Waller

    ¿Se envían mensajes personales a todos hoy?

  6. Month

    Opción de ganar :)

  7. Endre

    ¡Dulce!



Escribe un mensaje