Artículos

La batalla de Bemis Heights

La batalla de Bemis Heights



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En el otoño de 1777, las tropas británicas al mando del general John Burgoyne avanzaban hacia el sur desde Canadá hacia Nueva York a lo largo de la ruta fluvial del lago Champlain, el lago George y el río Hudson. Se enfrentaron con una fuerza mayor de soldados estadounidenses liderados por el general Horatio Gates en Freeman's Farm el 19 de septiembre en la Primera Batalla de Saratoga, pero se retiraron después de no poder penetrar la línea estadounidense. El 7 de octubre, el segundo ataque de Burgoyne se encontró con una feroz resistencia estadounidense, encabezada por el mayor general Benedict Arnold, en la zona boscosa de Bemis Heights al sur de Saratoga. Conocida como la Batalla de Bemis Heights, o la Segunda Batalla de Saratoga, esta victoria estadounidense resultó ser un punto de inflexión importante en la Guerra de Independencia.

Burgoyne avanza hacia el sur desde Canadá

Después del fracaso de la invasión estadounidense de Canadá en 1775-6, las tropas británicas comandadas por el general John Burgoyne se prepararon para moverse hacia el sur desde la región del río San Lorenzo para unir fuerzas con los hombres del general William Howe cerca del río Hudson. El objetivo de este avance británico de dos frentes era separar Nueva Inglaterra (donde la Revolución Americana tenía el apoyo más popular) de las colonias del sur, que proporcionaban gran parte de los suministros del ejército rebelde.

A principios de julio de 1777, Burgoyne y unos 8.000 casacas rojas forzaron la rendición de Fort Ticonderoga, en el lago Champlain. Dejando a unos 1.000 soldados para proteger el fuerte, Burgoyne se trasladó al área del lago George y el río Upper Hudson, capturando Fort Edward a fines de julio y acampando cerca de Saratoga. A pocas millas de distancia, se reunieron las fuerzas continentales al mando de Horatio Gates, que ya contaban con unos 12.000 hombres. Mientras tanto, las fuerzas británicas de Howe se apartaron del plan original, moviéndose hacia el sur para enfrentarse a las fuerzas estadounidenses en Pensilvania. A pesar de obtener victorias decisivas en las batallas de Brandywine y Germantown y de ocupar Filadelfia en el invierno de 1777, el cambio de planes de Howe dejaría a las fuerzas de Burgoyne en Nueva York expuestas y solas, incluso cuando el general George Washington ordenó a las milicias estatales y locales que se unieran al Continental regular. ejército en la región.

Las batallas de Saratoga

El 19 de septiembre de 1777, los ejércitos de Burgoyne y Gates se reunieron en Freeman's Farm, a unas 10 millas al sur de Saratoga. Cuando Burgoyne intentó flanquear a los rebeldes, un destacamento dirigido por el general Benedict Arnold y francotiradores al mando del general Daniel Morgan infligió numerosas bajas a las fuerzas británicas; los británicos perdieron dos hombres por cada estadounidense asesinado. Con sus hombres rodeados por las fuerzas enemigas, Burgoyne pidió consejo a sus oficiales superiores. Aunque los que hablaron abogaron por retirarse hacia Canadá, Burgoyne fue en contra de su consejo y ordenó otro ataque, tratando desesperadamente de romper la línea de Gates y avanzar hacia Albany.

En el lado estadounidense, Gates había recibido aún más refuerzos, y los soldados rebeldes ahora superaban en número a los casacas rojas por dos a uno. El 7 de octubre, Burgoyne condujo a 1.500 de sus hombres con 10 piezas de artillería en una misión de reconocimiento. Los exploradores trajeron noticias del acercamiento británico a Gates, quien envió una brigada de soldados para atacar la izquierda británica, apoyados por el regimiento de Daniel Morgan. Las fuerzas se reunieron en Bemis Heights, una meseta densamente arbolada al sur de Saratoga. Arnold jugó un papel importante en el ataque, cargando al frente y liderando a las fuerzas estadounidenses en la batalla. Condujeron a las fuerzas británicas de regreso a su campamento, infligiendo nuevamente grandes pérdidas.

Punto de inflexion

Tras la batalla de Bemis Heights, unos 20.000 soldados estadounidenses rodearon a los 5.000 casacas rojas restantes de Burgoyne en Saratoga. Con la escasez de suministros, Burgoyne entregó sus fuerzas el 17 de octubre. En conjunto, las dos Batallas de Saratoga fueron vistas como un punto de inflexión crucial en la Guerra Revolucionaria. Como resultado de la victoria, Francia reconoció oficialmente la causa de la independencia estadounidense y comenzó a brindar abiertamente ayuda militar a los rebeldes.

Después de la aplastante derrota en Saratoga, Burgoyne regresó a Gran Bretaña y nunca recibió otro comando. Las fuerzas de Howe ocuparon Filadelfia, pero no lograron asestar un golpe aplastante contra las tropas de Washington, que luego pasaron un duro invierno en Valley Forge. Francia declaró oficialmente la guerra a Gran Bretaña en junio de 1778, y en el otoño de 1781, el ejército continental de Washington y los soldados franceses comandados por el general Jean Baptiste de Rochambeau se movieron contra las fuerzas británicas en Yorktown, Virginia; una flota de 36 buques de guerra franceses en alta mar impidió el refuerzo británico o la evacuación. Lord Charles Cornwallis de Gran Bretaña se vio obligado a entregar todo su ejército, marcando efectivamente el final de la Guerra Revolucionaria (aunque los combates no terminaron oficialmente hasta 1783).


Etiqueta: Bemis Heights

Burgoyne no tuvo más remedio que capitular, entregando todas sus fuerzas el 17 de octubre, una devastadora derrota para la causa británica que finalmente puso a Francia del lado de los estadounidenses. El ejército estadounidense se había enfrentado cara a cara con el ejército más poderoso del planeta, y todavía estaba en pie.

A tres horas del pueblo de Sleepy Hollow, en el estado de Nueva York, en los bosques de Schuylerville, se encuentra la estatua de una pierna. Una bota, en realidad, una bota de montar para hombre, junto con una charretera y un cañón de cañón apuntando hacia abajo, que denota la muerte de un general. Parece el lugar más solitario del mundo en el bosque, con nada más que un sendero desgastado en el suelo del bosque para llevarte allí.

Era el 7 de octubre de 1777, el último día de la batalla de Saratoga. El general Horatio Gates estaba al mando general de las fuerzas estadounidenses, una posición que excedía en gran medida sus capacidades. Gates fue cauteloso hasta el punto de la timidez, generalmente creyendo que sus hombres estaban mejor detrás de las fortificaciones preparadas que tomando la ofensiva.

General Benedict Arnold

Gates y el subordinado # 8217, el general Benedict Arnold, no podrían haber sido más diferentes. Arnold era imaginativo y atrevido, un tomador de riesgos que poseía un coraje físico que rayaba en la imprudencia. La pareja había sido amigos personales en algún momento. Para entonces, los dos estaban a menudo en desacuerdo.

El general británico John & # 8220Gentleman Johnny & # 8221 Burgoyne lideró una invasión conjunta por tierra y agua de 7.000 tropas británicas y de Hesse hacia el sur a lo largo del lado neoyorquino del lago Champlain, por el valle del río Hudson.

Había comenzado bien para él con la captura incruenta de Fort Ticonderoga, pero Burgoyne se topó con una sierra circular en las afueras de Bennington, Vermont, perdiendo casi 1.000 hombres ante los rebeldes de New Hampshire del general John Stark y una unidad de milicia encabezada por Ethan Allen. llamándose a sí mismo & # 8220Green Mountain Boys & # 8221.

Burgoyne tenía la intención de continuar hacia el sur hasta Albany, uniéndose a las fuerzas de Sir William Howe y cortando las colonias por la mitad. Las 10.000 tropas coloniales situadas en un terreno elevado cerca de Saratoga, Nueva York, fueron todo lo que se interpusieron en su camino.

Las fuerzas estadounidenses seleccionaron un sitio llamado Bemis Heights, a unas 10 millas al sur de Saratoga, y pasaron una semana construyendo obras defensivas con la ayuda del ingeniero polaco Thaddeus Kosciusko. Era una posición formidable: cañones que se apoyaban mutuamente en crestas superpuestas, con campos de fuego entrelazados. Burgoyne sabía que no tenía más remedio que detenerse y dar batalla en la posición estadounidense, o ser cortado en pedazos tratando de evitarlo.

La Batalla de Freeman & # 8217s Farm, la primera de las dos batallas por Saratoga, ocurrió el 19 de septiembre. Técnicamente, una derrota de los Patriot ya que los británicos mantuvieron el terreno al final del día, fue una victoria costosa. Las bajas inglesas fueron casi dos a uno. Peor aún, la columna británica estaba al final de una línea de suministro larga y tenue, mientras que hombres y suministros frescos continuaban moviéndose hacia la posición estadounidense.

Freeman & # 8217s Farm podría haber sido mucho peor para la causa Patriot, pero para Benedict Arnold & # 8217s anticipando los movimientos británicos y tomando medidas para bloquearlos por adelantado.

La animosidad personal entre Gates y Arnold se desbordó en los días siguientes. El informe de Gates al Congreso no mencionó las contribuciones de Arnold en Freeman & # 8217s Farm, aunque los comandantes de campo y los hombres involucrados en el día y # 8217 lucharon por unanimidad dando crédito a Arnold por los éxitos del día y # 8217. Una pelea a gritos entre Gates y Arnold resultó en que este último fuera relevado del mando y reemplazado por el general Benjamin Lincoln.

La segunda y decisiva batalla de Saratoga, la Batalla de Bemis Heights, ocurrió el 7 de octubre de 1777.

El regimiento de granaderos de Hesse del teniente coronel Heinrich Christoph Breymann formó el ancla derecha de la línea de Burgoyne & # 8217, manejando una fortificación de madera de unos 250 & # 8242 de ancho por 7 & # 8242 de alto. Era una posición estratégicamente importante, sin nada entre él y el campamento principal del regimiento en la retaguardia.

Aunque relevado del mando, Benedict Arnold estaba en el campo, dirigiendo la batalla por la derecha estadounidense. Cuando la posición de Hesse comenzó a derrumbarse, el general Arnold dejó a sus tropas de cara al Reducto de Balcarre a la derecha, cabalgando entre el fuego de ambos ejércitos y uniéndose al ataque final en la retaguardia del puesto alemán. Arnold recibió un disparo en la pierna izquierda durante los momentos finales de la acción, rompiéndose la misma pierna que apenas había sanado después de la misma lesión en la Batalla de la ciudad de Quebec, casi dos años antes.

Habría sido mejor en el pecho, dijo, que haber recibido tal herida en esa pierna.

Burgoyne no tuvo más remedio que capitular, entregando todas sus fuerzas el 17 de octubre. Fue una derrota devastadora para la causa británica, que finalmente puso a Francia del lado estadounidense. Un ejército colonial se había enfrentado cara a cara con los militares más poderosos del planeta, y todavía estaba en pie.

Un oficial británico describió la batalla: & # 8220El coraje y la obstinación con los que lucharon los estadounidenses fueron el asombro de todos, y ahora nos convencimos plenamente de que no son ese enemigo despreciable que hasta ahora los habíamos imaginado, incapaces de enfrentar un combate regular, y que solo lucharían detrás de ellos fuertes y obras poderosas.”

Tres años más tarde, Benedict Arnold traicionó las fortificaciones estadounidenses en West Point para John André. El nombre de uno de nuestros mejores guerreros de la era de la Revolución, un General a quien uno de sus propios soldados describió más tarde como & # 8220 el genio de la guerra & # 8221, se convirtió en el de Traidor.

Uno de los contemporáneos de Arnold comentó que, si los Patriots alguna vez lo atrapaban, lo colgarían y luego enterrarían su pierna con todos los honores militares.

Así es que hay una estatua de una pierna en el bosque al sur de Saratoga, dedicada a un Héroe de la Revolución que no tiene nombre. En la parte posterior del monumento están inscritas estas palabras:

el soldado más brillante de la

quien estaba desesperadamente herido

en este lugar el puerto de salida de

BURGOYNES GRAN REDUCCIÓN OCCIDENTAL

ganando para sus compatriotas

la batalla decisiva del

y para sí mismo el rango de

Hoy en día, el campo de batalla de Saratoga y el sitio de la rendición de Burgoyne se conservan como el Parque Histórico Nacional de Saratoga. En los terrenos del parque se encuentra un obelisco que contiene cuatro nichos.

Tres de ellos sostienen estatuas de héroes estadounidenses de la batalla. Hay uno para el general Horatio Gates, uno para el general Philip John Schuyler y otro para el coronel Daniel Morgan.

El cuarto nicho, donde habría ido la estatua de Benedict Arnold, permanece vacío hasta el día de hoy.


La batalla de Bemis Heights

A principios de octubre de 1777, la disputa entre Horatio Gates, el comandante del Ejército Continental en el Valle de Hudson, y su mejor general, Benedict Arnold, llegó a un punto crítico. Arnold estaba furioso porque Gates no lo había mencionado en los despachos a Washington sobre la victoria en Freeman's Farm, una victoria que se debió únicamente al agresivo Arnold. Gates lo confinó en su tienda y Arnold se ofreció a regresar a Washington en Pensilvania, pero no lo hizo.

La batalla en Freeman's Farm impidió que el general Burgoyne atacara Bemis Heights, donde Gates había atrincherado su ejército, bloqueando el paso hacia el sur a Albany. A Burgoyne le faltaban todo tipo de suministros, especialmente alimentos. La batalla de Bennington lo había despojado de sus aliados indios, que perdieron la fe en Burgoyne después de la derrota de Hesse allí. Además, los fusileros de Daniel Morgan eran leñadores expertos y hostigaban a las formaciones británicas día y noche, y peor aún, impedían que los grupos de búsqueda de Burgoyne recorrieran el campo en busca de suministros. Burgoyne decidió esperar el alivio de las columnas de Henry Clinton que supuestamente atacarían el valle de Hudson desde la ciudad de Nueva York. Pero Clinton no llegaría hasta dentro de dos semanas. El ejército de Burgoyne moriría de hambre antes de esa fecha. Como era de esperar, Burgoyne convocó a un consejo de guerra con sus oficiales, y casi todos abogaron por retirarse a Canadá. El orgulloso Burgoyne se negó. Decidió atacar. Todo el ejército atravesaría el flanco izquierdo de Gate en Bemis Heights y continuaría hasta Albany, mientras el Ejército Continental se recuperaba del asalto.

En la mañana del 7 de octubre de 1777, Burgoyne lanzó un reconocimiento de 1500 hombres en vigor para identificar los puntos débiles en el flanco izquierdo de Gate. Los estadounidenses, hinchados por la milicia de los alrededores después de las recientes victorias, superaron en número a los británicos por casi 2-1 y Gates vio la oportunidad de mejorar aún más las probabilidades.

Gates atacó a la fuerza británica. Los fusileros de Morgan, sin infantería ligera británica o indios que se opusieran a su movimiento a través del bosque, se escabulleron a su retaguardia y cobraron un precio espantoso entre los oficiales y suboficiales británicos y de Hesse. Los hombres de Morgan casi matan a Burgoyne, quien mientras observaba la batalla desde lejos todavía tenía un agujero en su abrigo, sombrero y silla de los fusileros. Gates casi destruyó la fuerza y ​​estaba preparado para regresar a las trincheras: un día de trabajo bien hecho. Pero luego apareció Arnold.

Arnold hizo avanzar la fuerza contra las órdenes de Gates y atacó el campamento británico. Gates no tuvo más remedio que reforzar a los agresivos Arnold y Morgan mientras asaltaban los reductos británicos. La lucha fue feroz, pero los refuerzos en forma de los hombres de Benjamin Lincoln de la mitad derecha de los atrincheramientos de Bemis Heights triunfaron. En los momentos finales, el caballo de Arnold fue golpeado y, cuando cayó, aplastó la pierna de Arnold. El mensajero de Gates finalmente alcanzó a Arnold, quien regresó a su tienda, llevado por sus hombres en una litera.

Cuando cayó la noche, Burgoyne se dio cuenta de que no podía mantener el campamento contra un decidido ataque estadounidense al día siguiente. Se retiró a Saratoga, acosado por Morgan todo el tiempo. Inicialmente, Gates no pudo seguir, sus dos mejores comandantes de línea, Arnold y Lincoln, estaban heridos y el ejército estaba desorganizado. Pero no importaba, Burgoyne no podía ir a ninguna parte, estaba rodeado y sin suministros.

El 17 de octubre de 1777, Burgoyne entregó su mando en Saratoga a Gates. 5900 tropas británicas, alemanas y canadienses marcharon hacia el cautiverio estadounidense. Gates y Arnold se trasladaron al sur para hacer frente a la excursión de Clinton por el valle de Hudson, y las tropas británicas y canadienses alrededor del lago Champlain y Fort Ticonderoga se retiraron de regreso a Canadá.

La victoria estadounidense en Saratoga conmovió a todo el mundo. La noticia de la victoria llegó a París en diciembre y, en febrero, Benjamín Franklin convenció al rey Luis XVI de Francia para que apoyara a la naciente república estadounidense contra la monarquía británica.


Preparaciones americanas

El Departamento del Norte del Ejército Continental bajo el mando del mayor general Philip Schuyler había estado en un estado de retirada constante después de la captura de Burgoyne & rsquos de Fort Ticonderoga.

Esto llevó a muchos en el Congreso a estar descontentos con el general Schuyler, lo que resultó en que se le asignara una asignación diferente y que el general de división Horatio Gates tomara el mando.

Una vez que Gates estuvo al mando, las fuerzas continentales comenzaron a levantarse basadas en muchos hechos, como la muerte de Jane Mcrae, los gobernadores locales alentando el apoyo de la milicia, el éxito de la Batalla de Bennington y el Comandante en Jefe George Washington enviando muchas de sus fuerzas a Gates para mantener a Burgoyne bajo control.

El general Washington decidió vigilar de cerca a Howe, que estaba en Filadelfia, por lo que envió a Gates a algunos de sus mejores hombres.

Envió a un agresivo general de campo llamado Benedict Arnold, un cuerpo de fusileros de élite recién formado bajo el mando de Daniel Morgan, el general Benjamin Lincoln y 750 hombres de Israel Putnam & lsquos men.

A su llegada, Gates y sus hombres se dirigieron hacia Bemis Heights.


Sociedad Bemis Heights, NSCAR

La Sociedad Bemis Heights, de la Sociedad Nacional de Niños de la Revolución Estadounidense, fue organizada el 6 de junio de 1896 por Jeannie Monteith Wilson Lathrop, (Sra. George Perkins Lawton) y se emitió la carta número 7. Fue patrocinado por el Capítulo de Saratoga, NSDAR de Saratoga Springs.

El 12 de mayo de 1896, Jeannie Lathrop Lawton, miembro del Capítulo de Saratoga, Hijas de la Revolución Estadounidense, fue nombrada Presidenta Organizadora de la Sociedad de Niños de la Revolución Estadounidense. El 6 de junio de 1896 se formó la Sociedad Bemis Heights con 16 miembros fundadores, la Sra. Lawton se desempeñó como Presidenta hasta 1901 y luego como Presidenta Honoraria vitalicia. La Sociedad se organizó en "Pine Grove" en North Broadway en una de las residencias más antiguas de la ciudad, durante años la casa de la Sra. Ellen Hardin

Walworth, una de las tres Fundadoras de la Sociedad Nacional Hijas de la Revolución Americana.

Los fundadores de la Sociedad de Niños fueron los difuntos: la Sra. Walworth y la difunta Sra. Lawton, la Sra. Daniel Lothrop, fundadora de nuestra Sociedad Nacional, Niños de la Revolución Americana, y su presidente nacional estuvieron presentes e incorporaron a la Sra. Lawton en el cargo.

Además de la Sra. Lothrop, otros invitados distinguidos fueron el Obispo Newman, Promotor del Estado, la Sra. James r. McKee, Tesorero Nacional, la Sra. Mary Lockwood, el General Horace Porter y la Sra. Robedeau Buchanan, Primer Vicepresidente General de las Hijas de la Revolución Americana.

La Sociedad eligió su nombre de la Batalla de Bemis Heights, como se llamó la Primera Batalla de Saratoga que tuvo lugar en Freeman's Farm en Bemis Heights, el 19 de septiembre de 1777, lo que condujo a la acción del 7 de octubre. Esos hombres que eran el centro inflexible de la línea en Bemis Heights, atacaron a Arnold por la izquierda y salvaron su país y sus instituciones de pago para el mundo.

Se registró en 1897 que dos de los primeros oficiales fueron: la presidenta, la Sra. Jeannie Lathrop Lawton, y la secretaria, Alice L Church.

La primera reunión pública de la Bemis Heights Society tuvo lugar en el Grand Rally en Saratoga, el 6 de julio de 1896 en relación con la celebración del 120 ° aniversario del Día de la Independencia por parte de los Hijos e Hijas de la Revolución Americana, siendo el primero en Boston, MA, 4 de julio de 1895 en la Old South Meeting House, el segundo en Washington, DC, 22 de febrero de 1896.

Poco después de las diez de la noche, una banda de niños vestidos de blanco y portando banderas entró en el salón y subió a la plataforma, donde cantaron “Yankee Doodle”, acompañados por la profesora Kelsey en el piano. Después de la canción, el reverendo Dr. Durant ofreció una oración, se hizo el saludo a la bandera y los niños cantaron el “Star Spangled Banner”, al final de la cual la Sra. George P Lawton, presidenta de la sociedad de la Sociedad Bemis Heights hizo un discurso de bienvenida, presentando a la Sra. Daniel Lothrop de Concord, MA. La Sra. Lawton dijo: “Aquí, en nuestra hermosa Saratoga con sus asociaciones históricas, sentimos el impulso de realizar mayores esfuerzos en nombre de nuestro país. Qué podría ser más apropiado que esta reunión de Hijos de HÉROES en el histórico terreno de Saratoga, donde se obtuvo la primera gran victoria aseguró la independencia que ahora celebramos ".

Bemis Heights Society ha contribuido mucho a la historia y al historial patriótico de la comunidad. Tuvo brillantes carrozas en los desfiles florales, destacando entre ellos el Barco del Estado, que representa a la Sociedad, el 1 de septiembre de 1896 en uno de los desfiles más elborados de esa época inolvidable. El fue el No. 1 y tirado por ocho bueyes.

En 1896, la sociedad estableció un premio de $ 5.0 para el papel en una revisión de la historia estadounidense, y había continuado esta costumbre durante 50 años. El informe de 1909 de Frank Bond, vicepresidente nacional, señaló que "el superintendente de escuelas de Saratoga Springs había declarado que, en los casos en que quienes volvían a evaluar una posición del 80% anteriormente, apenas había un centavo en ese estudio, para el año 1908, este la condición había cambiado tanto que las tres cuartas partes de los que tomaron el examen de Historia Estadounidense se ubicaron en un 90% por encima ".

El año de la Guerra Hispanoamericana, 1898 fue un año de gala en la Actividad de Niños de la Revolución Americana, la Sociedad Bemis Heights recaudó $ 300 que se contribuyeron a los Veteranos de la Guerra Española. La sociedad envió mil piezas de fruta a la señorita Reubena. Hyde Walworth hizo el sacrificio supremo en esa guerra muriendo de la fiebre contraída mientras atendía a los pacientes en las salas de contagio.

Sra. Lawton, la Presidenta fue delegada a la Convención Nacional del C.A.R. en Washington cuando la Sociedad Nacional por su trabajo de guerra. Sesenta y dos miembros tenían derecho a recibir certificados de reconocimiento de trabajos o servicios patrióticos al Ejército o la Marina.

Cuando la sexta conferencia estatal anual de las Hijas de la Revolución Americana se reunió en esta ciudad el 20 de junio y el 21 de 1901, la difunta Sra. Frederic Menges, entonces presidente de CAR, la representó en una recepción ofrecida por el Sr. y la Sra. Julius Carryl, entusiasta hijo y hija de la Revolución Americana, en su casa, la histórica Mansión Jumel en Circular Street.

La Sra. Menges le obsequió a la Sra. Carryl una hebilla de cinturón plateada de su diseño, el sello de los Estados Unidos rodeado por una banda de esmalte azul, tachonado de estrellas plateadas. En el reverso estaban grabadas las palabras: "Presentado por Bemis Heights Society, Children of the American Revolution al Sr. y la Sra. Julius H Carryl con saludos amorosos, 21 de junio de 1901".

La Sra. Eliza Jumel Carryl fue miembro honorario de Bemis Heights y nombró a State C.A.R. promotor, 1908. Murió en 1915.

Cuando la sociedad se reunió el 7 de agosto de 1902, para la fiesta de su sexto cumpleaños en la casa de su presidenta, la Sra. Menges, la Sra. William Cummings Story, más tarde presidenta general de la Hija de la Revolución Americana, fue la oradora.

En una reunión de la sociedad el 14 de febrero de 1903 con la anfitriona de la Sra. George F. Comstock en su casa de Nort Broadway, la Sra. Carryle, sobrina de la hermosa Madame Jumel, entregó una atractiva pancarta silen a la sociedad.

En 1913, durante la presidencia de la Sra. Arthur L Stiles (entonces Sra. Frank a Cook), la pancarta se presentó en el Memorial Continental Hall en Washington DC, donde todavía se exhibe en la sala Children of American Revolution como el emblema de la segunda sociedad. organizado por la Sra. Lothrop. Es un estandarte exquisito forjado por la difunta señorita Estelle Wetsel de esta ciudad sobre un fondo de azul intenso.

La historia de la sociedad ha sido rica en homenajes a hombres y mujeres que han logrado grandes hazañas. El 4 de julio de 1905 se inauguró en High Rock Spring, después de dos años de trabajo de los niños, una roca de granito de Quincy de 7 pies de alto y 2 1/2 de ancho, con un acabado rugoso y con un peso de 4.000 libras. Hijos e Hijas de la Revolución Americana se unieron a los niños en esta celebración patriótica.

En su anverso, la tablilla de bronce dice:

Llamado por los indios Mohawk

"El manantial medicinal del

El primer hombre blanco en visitar este

La primavera fue Sir William Johnson

General Geroge Washington

Visitó al general Philip Schuyler

Erigido por Bemis Heights Society

La señorita Dorothy Ford Mayhew, ahora bibliotecaria de la Universidad de Harvard, sobrina de la señora George S. Andrews, dio a conocer la tableta.


La batalla de Saratoga: Las batallas de Freeman & # 8217s Farm y Bemis Heights

Conocida como el punto de inflexión de la Guerra Revolucionaria, la Batalla de Saratoga se libró el 19 de septiembre y el 7 de octubre de 1777. Sus dos batallas también se conocen como la Batalla de Freeman & # 8217s Farm y la Batalla de Bemis Heights, de donde tomaron lugar, en el norte del estado de Nueva York, cerca de Saratoga.

Benedict Arnold, el primer traidor de Estados Unidos, como algunos lo llaman, hizo su mayor posición en esta pelea.

La batalla de Saratoga como punto de inflexión

En septiembre de 1777, los británicos controlaban Nueva York, Rhode Island y Canadá. Los nativos americanos y los alemanes habían decidido ponerse del lado de los británicos. El general Howe estaba a punto de tomar Filadelfia, la autoproclamada capital de los nuevos Estados Unidos de América.

La marcha del general británico John Burgoyne por el río Hudson y del general Henry Clinton por el río Hudson pareció significar el fin de la resistencia estadounidense.

Esto parecía aún más seguro cuando el general Burgoyne comenzó su marcha capturando fácilmente el fuerte Ticonderoga.

El plan británico

El plan del general John Burgoyne era marchar desde Canadá, bajar por el río Hudson y capturar Albany. Con los británicos ya en control de Nueva York, Burgoyne pensó que sería un juego de niños tomar el valle del río Hudson entre las dos ciudades una vez que Albany estuviera asegurada.

La marcha por el río Hudson

Él y sus fuerzas capturan Ft. Ticonderoga sin problemas, pero el viaje por el valle del río Hudson resultó más difícil de lo esperado.

La lentitud no fue el único problema. El general Burgoyne envió tropas a Vermont para obtener suministros y ganado, pero fueron atacados y derrotados, lo que le costó a Burgoyne mil hombres. Un contingente de nativos americanos decidió regresar a casa, disminuyendo aún más su número. Y además de todo eso, el general Lincoln, un patriota de Virginia, había reunido a un grupo de hombres de hasta 750 personas que fueron a luchar contra los británicos por la espalda. Al eliminar a las filas británicas de detrás de los árboles, debilitaron considerablemente al ejército de Burgoyne.

Los problemas le dieron tiempo al ejército estadounidense para establecer defensas en el río en Bemis Heights, al sur de Saratoga.

La primera batalla de Saratoga en Freeman & # 8217s Farm

Los británicos dependían del río para transportar suministros, pero con Lincoln detrás y fortificaciones patriotas y cañones por delante, Burgoyne intentó deslizar un destacamento de soldados tierra adentro. Allí, en la granja de un tal John Freeman (un leal que apoyaba a los británicos), se encontraron con las tropas estadounidenses bajo el control del general Horatio Gates.

Oficialmente, la batalla en la granja de Freeman # 8217, la primera batalla de Saratoga, fue una victoria para los británicos. A pesar de estar paralizados y de ser atacados por francotiradores estadounidenses, finalmente expulsaron a los estadounidenses del campo de batalla con la ayuda de refuerzos alemanes que llegaron durante el día.

Sin embargo, durante la batalla en Freeman & # 8217s Farm, Burgoyne perdió a dos hombres por cada rebelde.

Aún con la esperanza de recibir refuerzos del general Howe en Nueva York, Burgoyne decidió establecer un campamento y mantener lo que había ganado. Los patriotas, expulsados ​​del campo de batalla una vez, lo dejaron hacerlo.

Pero los británicos no obtendrían sus refuerzos.

Los refuerzos británicos no llegan

En la ciudad de Nueva York, el general británico Howe había dejado Nueva York para tomar Filadelfia. Dejó un contingente de regulares británicos allí bajo el mando del general Henry Clinton para defender la ciudad.

El general Clinton envió una carta a Burgoyne que fue recibida justo después de la batalla de la granja de Freeman. Prometió que subía por el Hudson con refuerzos de Nueva York. Desafortunadamente, lo más al norte que Clinton alcanzaría era Clermont, a casi 50 millas de Albany y 70 de Bemis Heights.

La segunda batalla de Saratoga en Bemis Heights

El 3 de octubre, el general Burgoyne se dio cuenta de que el general Clinton nunca llegaría a tiempo. Ya estaba obligado a poner a sus hombres en raciones limitadas y no quería rendirse a los estadounidenses, a quienes consideraba casi conquistados.

Se decidió por el flanco izquierdo de los Patriots & # 8217, que realizó el 7 de octubre.

Fue inútil. Mientras Burgoyne estaba perdiendo hombres ante los francotiradores estadounidenses, a los estadounidenses se les habían unido las fuerzas del general Lincoln y un flujo constante de milicianos. Detuvieron fácilmente el ataque británico y casi mataron al general Burgoyne, disparándole a su caballo, su sombrero y su chaleco.

Rechazados, los soldados británicos se reunieron detrás de un par de reductos (fortificaciones temporales), que se mantuvieron noblemente hasta que un participante inesperado rugió en medio de la batalla.

General Benedict Arnold en las batallas de Saratoga

Antes de que Benedict Arnold fuera un traidor, era un estadounidense leal, y en ningún lugar fue más efectivo que en la Batalla de Saratoga.

El general Arnold dirigió gran parte de la primera batalla en la granja de Freeman # 8217, pero las disputas con el general Gates lo llevaron a ser relevado del mando entre batallas.

Sin embargo, una vez iniciada la batalla, Arnold no pudo contenerse, a pesar de que Gates lo había confinado en su tienda. Cabalgando salvajemente hacia la batalla —hasta el día de hoy se rumorea que estaba bebiendo— dirigió el ataque a los reductos británicos, rompió la línea de fuerzas canadienses entre ellos y abrió un ataque en la retaguardia de los reductos por tropas estadounidenses.

Mientras tomaban el reducto, Arnold recibió un disparo y se rompió la pierna. Finalmente fue recuperado por el oficial que Gates había enviado tras él y regresó al campamento en una camilla.

Cayó la noche y el general Burgoyne condujo a sus asaltadas tropas en vuelo de regreso a Saratoga.

Resultado de la batalla de Saratoga

Las tropas estadounidenses reforzadas y rejuvenecidas sitiaron Saratoga, y Burgoyne, al darse cuenta de la desesperanza de la situación, se rindió el 17 de octubre de 1777.

Sin embargo, los estadounidenses lograron mucho más que salvar el valle del río Hudson y lograr que el general Burgoyne se rindiera & # 8230

Como resultado de la victoria estadounidense, los franceses ganaron la confianza suficiente para comenzar a apoyar militarmente a los estadounidenses. Ya habían proporcionado suministros, pero ahora proporcionarían soldados y se unirían al ejército patriota para resistir a los ingleses.

España también decidió ayudar en la guerra del lado estadounidense.

Claramente, la República recién establecida cambió el rumbo de la Guerra Revolucionaria cuando el general Burgoyne entregó sus tropas británicas a los estadounidenses en la Batalla de Saratoga. Tanto los franceses como los estadounidenses recibieron confianza y esperanza, y a Benedict Arnold, cuyo nombre es sinónimo de traición, también se le debe atribuir un papel importante en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.


Datos sobre la batalla de Saratoga (segundo) / Bemis Height's

  • Ejércitos - Las Fuerzas Estadounidenses estaban al mando del Mayor General Horatio Gates y estaban formadas por unos 15.000 soldados. Las fuerzas británicas estaban al mando del mayor general John Burgoyne y estaban formadas por unos 4.000 soldados.
  • Damnificados - Las bajas estadounidenses se estimaron en 90 muertos y 240 heridos. Las bajas británicas se estimaron en 440 muertos, 700 heridos y 6.222 capturados.
  • Salir - El resultado de la batalla fue una victoria estadounidense. La batalla fue parte de la Campaña de Saratoga de 1777.

Batalla de Bemis Heights, (Segundo Saratoga), 7 de octubre de 1777

Desde Freeman's Farm, la posición estadounidense se había fortalecido. Gates tenía ahora 11.000 hombres y superaba en número a Burgoyne por dos a uno. Burgoyne's plan was to punch through the American left wing, and by a rapid march reach Albany before Gates could react. Burgoyne was still hoping to find British troops at Albany, but General Clinton's attack from New York never reached Albany, stalling once it captured the Highland forts upriver from New York. A second weakness in the plan was that Burgoyne's army had shown no ability to move quickly, and was in very poor condition. Burgoyne's plan was a desperate attempt to avoid disaster.

Unsure of the American positions, Burgoyne decided to start the day by sending out a reconnaissance in force. Fifteen hundred men with ten artillery pieces advanced slowly towards the American lines. After an advance of three-quarters of a mile, they had discovered nothing. The advance was halted and the troops formed into a line, then stopped to wait.

It was now the Americans turn to act. Their scouting was far superior to the British, and news of the unsupported advance soon reached Gates, who ordered Poor's brigade (New Hampshire regulars) to attack the British left. This attack was supported by Daniel Morgan's regiment, which was able to reach the British rear. Also prominent in the American attack was Benedict Arnold. Although he had been relieved of his command by Gates, Arnold had remained with the army, and when battle developed Arnold dashed into the fray, and soon appears to have taken command of the American attack. As a battlefield commander he may have been the best on either side during the war. He led from the front, and the American troops were willing to follow him into battle in a way that few other commanders could imitate.

Under the stress of the repeated American attacks, the British line crumbled. General Simon Fraser was killed by sniper fire, ordered by Arnold, as was one of Burgoyne's aids sent to order a retreat. Burgoyne was initially able to get the main body of the army back into their entrenchments at Freeman's Farm in remarkably good condition, but once again Arnold came to the fore, leading a wild attack on the British right, which succeeded in capturing part of the British defences. However, after Arnold was forced off the field by a serious wound the American attacks began to tire, and the British managed to avoid total disaster.

Even so, the days fighting left the British position at Freeman's Farm untenable. What had started as an attempt to punch a hole in the American lines had ended with the British being forced to retreat from their own camp. Burgoyne was now faced with the inevitability of surrender.

Black, Jeremy, War For America: The Fight for Independence 1775-1783 . Provides a clear narrative of the war, taken year by year, with good chapters on some of the later years that are often skipped over. Also contains a good selection of quotes from participents in the conflict.

Middlekauff, Robert, The Glorious Cause, The American Revolution 1763-1789. A very well researched book that is especially strong on the events that led up to the Revolution, which take up the first third of the book. Unlike many similar books it also covers the years immediately after the war and up to the ratification of the U.S. Constitution.

Saratoga: Turning Point of America's Revolutionary War, Richard M. Ketchum. A well respected account of the Saratoga campaign that deals well with the individual clashes that gave the campaign much of it's character.

Bemis Heights

You are on the crest of Bemis Heights at the apex of the American defense lines. Nearby were a fortified barn, batteries, infantry breastworks, hospital, headquarters and encampment sites.

Erected by Saratoga National Historic Park, National Park Service.

Location. 42° 59.192′ N, 73° 38.448′ W. Marker is in Stillwater, New York, in Saratoga County. Marker can be reached from Park Tour Road, on the left when traveling south. Marker is located in Saratoga National Historic Park along the auto tour road. Touch for map. Marker is in this post office area: Stillwater NY 12170, United States of America. Touch for directions.

Other nearby markers. At least 8 other markers are within walking distance of this marker. Kosciuszko (about 300 feet away, measured in a direct line) John Neilson House and Farm (about 400 feet away) Unknown American Soldiers (about 400 feet away) New Hampshire Memorial (about 500 feet away) American Encampment and General Headquarters (about 500 feet away) Gates Headquarters (approx. 0.4 miles away) Asa Chatfield Farm (approx. 0.6 miles away) Site of Chatfield Farm (approx. 0.6 miles away). Touch for a list and map of all markers in Stillwater.

More about this marker. The left of the marker features a map of the American Encampment and forticifations on Bemis Heights in 1777.


Contenido

In June 1777, the British Army, under the command of General "Gentleman Johnny" Burgoyne, launched a two-pronged attack from Quebec. Burgoyne's objective was to split New England from the other colonies by gaining control of New York's Hudson Valley. The main thrust came south across Lake Champlain under Burgoyne's command the second thrust was led by Lt. Colonel Barry St. Leger and was intended to come down the Mohawk Valley and meet Burgoyne's army near Albany. [7]

St. Leger's expedition consisted of about 1,800 men who were a mix of British regulars, Hessian Jägers from Hanau, Loyalists, Rangers, and Indians of several tribes, including the Mohawk and Seneca of the Iroquois. They traveled up the Saint Lawrence River and along the shore of Lake Ontario to the Oswego River, which they ascended to reach the Oneida Carry in Rome, New York. They began to besiege Fort Stanwix, a Continental Army post guarding the portage. [8]

Tryon County's Committee of Safety head Nicholas Herkimer was warned of a possible British attack along the Mohawk River, and he issued a proclamation on July 17 warning of possible military activity and urging the people to respond if needed. [9] Oneida allies warned him on July 30 that the British were just four days from Fort Stanwix, and he put out a call-to-arms. The force raised totaled 800 from the Tryon County militia composed primarily of poorly trained farmers who were chiefly of Palatine German descent. They set out on August 4 and camped near the Oneida village of Oriska on August 5. A number of the militia dropped out of the column due to their lack of conditioning, but Herkimer's forces were augmented by a company of 60 to 100 Oneida warriors led by Han Yerry, a strong supporter of the Patriot cause. [10] That evening, Herkimer sent three men toward the fort with messages for the fort's commander Colonel Peter Gansevoort. Gansevoort was to signal the receipt of the message with three cannon shots and then sortie to meet the approaching column. [10] The couriers, however, had difficulty getting through British lines, and they did not deliver the message until late the next morning, after the battle was already underway. [11]

St. Leger learned on August 5 that Herkimer and his relief expedition were on their way from a messenger that Molly Brant had sent to her brother Joseph Brant, the Mohawk leader who led a portion of St. Leger's "Indian" contingent. [12] St. Leger sent a detachment of light infantry from Sir John Johnson's Royal Yorkers toward the position that evening to monitor Herkimer's position, and Brant followed early the next morning with about 400 Indians and Butler's Rangers. Many of the Indigenous allies were armed with muskets, while others carried only tomahawks and spears. [3]

Herkimer held a war council on the morning of August 6. He wanted to wait because he had not heard the expected signal from the fort, but his captains pressed him to continue, accusing him of being a Tory because his brother was serving under St. Leger. [13] He was stung by the accusations and relented, ordering the column to march on toward Stanwix. [14]

About six miles (9.6 km) from the fort, the road dipped more than 50 feet (15 m) into a marshy ravine with a stream at the bottom that was about three feet wide. [15] Seneca chiefs Sayenqueraghta and Cornplanter chose this place to set up an ambush [16] the King's Royal Yorkers waited behind a nearby rise and the Indigenous allies concealed themselves on both sides of the ravine. The plan was for the Yorkers to stop the head of the column, after which the Indigenous troops would attack the extended column. [15] At about 10 am, Herkimer's column descended into the ravine, crossed the stream, and began ascending the other side with Herkimer on horseback near the front. [12]

Contrary to the plan, the Indigenous troops lying in wait opened fire on the rear of the column and taking the column completely by surprise. Colonel Ebenezer Cox was leading the 1st Regiment (Canajoharie district), and he was shot off his horse and killed in the first volley. Herkimer turned his horse to see the action and was struck by a ball that shattered his leg and killed the horse. [17] Several of his officers carried him to a beech tree and urged him to retire from further danger. He defiantly replied, "I will face the enemy", and calmly sat leaning against the tree smoking a pipe and giving directions and words of encouragement to the men nearby. [18]

The trap had been sprung too early and portions of the column had not yet entered the ravine. [17] Most of these men panicked and fled some of the Indigenous fighters pursued them, resulting in a string of dead and wounded that extended for several miles. [19] Between the loss of the column rear and those killed or wounded in the initial volleys, only about one half of Herkimer's men were likely still fighting 30 minutes into the battle. [17] Some of the attackers who were not armed with muskets waited for the flash of an opponent's musket fire before rushing to attack with the tomahawk. [17] [20] Mohawk Chief Louis Atayataronghta was fighting with Herkimer's men, and he shot one of the enemies whose fire had been devastatingly accurate, noting that "every time he rises up he kills one of our men". [21]

Herkimer's men eventually rallied, fighting their way out of the ravine to the crest just to its west. John Johnson was concerned about the militia's tenacity, so he returned to the British camp and requested some reinforcements from St. Leger, returning with 70 men. [22] A thunderstorm caused a one-hour break in the fighting, [18] during which Herkimer regrouped his militia on the higher ground. He instructed his men to fight in pairs while one man fired and reloaded, the other waited and then only fired if attacked. They were to keep at least one weapon loaded at all times to reduce the effectiveness of the tomahawk attacks. [20]

Ranger John Butler took time during the thunderstorm to question some of the captives, and thus learned about the three-cannon signal. Johnson and his reinforcements arrived, and Butler convinced them to turn their coats inside out to disguise themselves as a relief party coming from the fort. [23] When the fighting restarted, Johnson and the rest of his Royal Yorkers joined the battle, but Patriot Captain Jacob Gardinier recognized the face of a Loyalist neighbor. Close combat continued for some time, often hand-to-hand between men who were neighbors. [20] [24]

Sortie from Fort Stanwix Edit

Herkimer's messengers reached the fort at around 11 a.m., and Colonel Gansevoort organized the requested sortie. Lieutenant Colonel Marinus Willett led 250 men from the fort and raided the nearly deserted enemy camps to the south, driving away the few British and Indians left in them (including women) and taking four prisoners along the way. [25] They stole blankets and other personal possessions from the Indigenous camps, and they also raided John Johnson's camp, taking his letters and other writings (including an intercepted letter to Gansevoort from his fiancée). [26] [27]

One of the Indigenous allies guarding the camps ran to the battlefield to alert fellow warriors that their camps were being raided. [28] They disengaged with cries of "Oonah, oonah!", the Seneca signal to retire, and headed for the camps to protect their women and possessions. This forced the smaller number of German and Loyalist combatants to also withdraw. [20]

Patriots Edit

Herkimer was seriously wounded and many of his captains were killed, and the battered remnant retreated to Fort Dayton. His men carried him from the battlefield and his leg was amputated, but the operation went poorly and he died on August 16. [29] The Indigenous fighters who died on the battlefield were retrieved by the following day, but many dead and wounded Patriots were left on the field. Benedict Arnold's relief column marched through several weeks later, and the men were moved by the stench and grisly scene. [30]

General Philip Schuyler learned of the retreat from Oriskany and immediately organized additional relief to be sent to the area. Arnold's relief column arrived at Fort Stanwix on August 21, and he sent messengers into the British camp who convinced the British and Indian besiegers that his force was much larger than it actually was. [31] They abandoned their siege and withdrew.

Loyalists Edit

Loyalist John Butler was promoted to Lieutenant Colonel for his role in the battle, and he was authorized to raise a regiment that became known as Butler's Rangers. [32] After the siege was lifted, some Loyalists returned to Quebec while others joined Burgoyne's campaign on the Hudson, including numerous warriors from various tribes. [33]

Indians Edit

Brant and Seneca chief Sayenqueraghta proposed the next day to continue the fighting by pursuing the Patriots downriver toward German Flatts, New York, but St. Leger turned them down. [34] This battle marked the beginning of a war among the tribes in the Iroquois Confederacy, as it was the first time that they had fought against one other. The Mohawks, Senecas, Cayugas, and Onondagas were allied with the British, as were some Oneidas, and the Iroquois in St. Leger's camp met in council and decided to send the Patriot-allied Oneidas a bloody hatchet. [27] Brant's Mohawks raided and burned the Oneida settlement of Oriska later in the siege. In retaliation, the Oneidas plundered the Mohawk strongholds of Tiononderoge and Canajoharie. They later raided the Fort Hunter Mohawks, prompting most of the remaining Mohawks in central New York to flee to Quebec. [35]

Some people think that Brant's Indigenous allies tortured and ate some of their prisoners, [36] but modern historians debate this. It is likely that some of the prisoners were ritually killed (as that is what often happens in time battle), but there does not appear to be any evidence of cannibalism.

Winners and losers Edit

The battle was one of the bloodiest of the war, based on the percentage of casualties suffered. [37] About half of Herkimer's force were killed or wounded, as were about 15-percent of the British force. [4] [5] St. Leger claimed the battle as a victory, as he had stopped the American relief column, but the Americans maintained control of the battlefield after the withdrawal of the opposing Indians.

The British victory was tempered by the discontentment of the Indians after the battle. When they joined the expedition, they expected that the British forces would do most of the fighting, but they were the dominant fighters in this action, and some suffered the loss of their personal belongings taken during the American sortie from the fort. This blow to their morale contributed to the eventual failure of St. Leger's expedition. [38]

Blacksnake, a war chief of the Seneca nation, was interviewed many years afterwards. He recalled, "I thought at that time the Blood Shed a Stream running down on the decending [sic] ground." [39]

A monument was erected in 1884 to commemorate the battle at 43° 10.6′N 75° 22.2′W, [40] and much of the battlefield is now preserved in the Oriskany Battlefield State Historic Site. The site was recognized as a National Historic Landmark in 1962, [41] and added to the National Register of Historic Places in 1966. [42] The town of Herkimer (town), New York and Herkimer County, New York were named in Herkimer's honor. [43] The battle was honored by the name of aircraft carrier USS Oriskany, launched in 1945, [44] now an artificial reef, [45] and also by the issuance of a postage stamp in 1977. [46]


Ver el vídeo: The Battle of Bemis Heights (Agosto 2022).